La responsabilidad social, una forma de “reinventar” la marca

González-Andrío, durante su charla ante los alumnos de Publicidad de Villanueva (Foto: Íñigo Entrala)
González-Andrío, durante su charla ante los alumnos de Publicidad de Villanueva (Foto: Íñigo Entrala)

Cualquiera puede pensar que las empresas están para vender y para ganar dinero. Pero se puede ganar dinero consiguiendo también beneficios sociales, ya que ser socialmente responsable es rentable para las marcas. Este es el mensaje que lanzó Gabriel González-Andrío, antiguo director del Periódico de la Publicidad y actualmente socio de 1000friends, agencia especializada en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y marketing con causa social, durante una charla ante estudiantes de Publicidad del Centro Universitario Villanueva.

González-Andrío destacó que la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es un beneficio a largo plazo para las marcas. La creatividad siempre quiere ser eficaz, pero las agencias de publicidad de toda la vida deben plantearse su modelo de negocio y posicionarse para solucionar la crisis de las marcas.

Lo importante no es lo que una marca diga de sí misma en su publicidad, sino lo que diga la gente de ella. Y las redes sociales te pueden arruinar una campaña, ya que las marcas han perdido el control de la comunicación. Y eso supone que si no eres como dices que eres, corres el riesgo de suicidar tu marca.

“La época de estar calentito en el puesto de trabajo se acabó. Ahora hay que reinventarse continuamente”

Según Gabriel González-Andrío existen dos tipos de personas: los que hacen que pasen las cosas, y los que ven cómo suceden. Él se define como una persona que procura ayudar a que las cosas pasen. El miedo es un freno y en esta vida hay que arriesgar, pero se puede arriesgar con un margen amplio de seguridad. Nadie tiene la seguridad 100% de las cosas. “Queremos hacer que las cosas pasen”, explica el publicista.

Las marcas blancas ya son marcas

Como ejemplo de empresa que actualmente mejor puede trabajar la RSC citó a Mercadona. Sus dirigentes piensan en los empleados, para que tengan sueldo fijo, compaginen trabajo y familia, han fidelizado a su propia gente, que son sus propios evangelizadores de la marca. Porque las marcas blancas ya son marcas. La casualidad es que las empresas socialmente más responsables podrían ser Zara y Mercadona, que casualmente no hacen publicidad.

Por último Gabriel González-Andrío aseguró que estamos en el siglo de la creatividad, de la iniciativa. “La época de estar calentito en un puesto de trabajo se acabó. Ahora hay que reinventarse, reinventar todo”, concluyó.

About Íñigo Entrala

Estudiante de 4º de Publicidad y RRPP

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.