Tengo cáncer de mama, ¿pido ayuda?

Un voluntario de la AECC
Un voluntario de la AECC

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 22.000 nuevos casos al año. Pero no es sólo una enfermedad física.

Para la mayoría de las mujeres el cáncer es la primera enfermedad grave ante la que se enfrentan. Conocer cómo se pueden sentir ante esta nueva situación y qué pueden hacer para sentirse mejor les puede ser de mucha ayuda.

Por ello, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) puede ayudar a las mujeres y a sus familias, disminuyendo el impacto causado por esta enfermedad y mejorando su vida.

cuv3 ha entrevistado a Esther Díez, responsable de Comunicación de la AECC, para conocer más a fondo cómo son las mujeres que se enfrentan al cáncer de mama y cómo puede ayudarles esta organización.

Pregunta: ¿Cómo están generalmente las personas que acuden a la Asociación?

Respuesta: No hay un perfil único ni un estado general que describa a las personas que se acercan a la AECC a pedir ayuda. La mayoría de las personas nos suelen llamar en los primeros momentos después del diagnóstico, pero también durante el proceso de tratamientos, al finalizarlo, durante el periodo de revisiones, en la fase avanzada de la enfermedad o durante el periodo de duelo (familiares). Dependiendo del momento en el que llamen, su estado emocional y sus necesidades pueden variar. Si bien cada persona es diferente, un diagnóstico de cáncer supone un impacto emocional muy fuerte tanto para el enfermo como para la familia. Lo primero es la sensación de “shock”, de incredulidad, de irrealidad, de “esto no me puede estar pasando a mí”, “mañana me despertaré y habrá sido un mal sueño”. Después aparece el miedo. La palabra cáncer tiene una serie de connotaciones que hacen que aparezca una sensación muy fuerte de amenaza, ante la que se reacciona con temor. Puede haber momentos incluso de negación de la enfermedad, “no puede ser verdad”, “seguro que los médicos se han equivocado”. Es normal que también aparezcan reacciones de rabia, de enfado, “¿por qué a mí?”, “no me lo merezco, “no es justo”. Y por supuesto, habrá momentos de estados depresivos, de tristeza, de dolor, de necesidad de aislamiento y de llanto. Todas estas reacciones son absolutamente normales y forman parte del proceso de adaptación a la enfermedad. Pero a veces la intensidad o la duración de estas emociones son excesivas, y esto puede interferir en el normal proceso de adaptación.

P: ¿Cuánto tarda una mujer en asumir que tiene cáncer de mama?

R: Depende de cada caso. Hay mujeres que desde el principio se ajustan muy bien a la situación a través de estrategias de afrontamiento adecuadas, y hay otras a las que les cuesta más. No olvidemos que un diagnóstico de cáncer no solamente implica asumir la enfermedad, sino que conlleva múltiples cambios en el día a día que hay que abordar (a nivel familiar, social, laboral, etc.).

“Un diagnóstico de cáncer supone un impacto emocional muy fuerte para el enfermo y la familia”

P: ¿Es fundamental el apoyo familiar?

R: El apoyo familiar es muy importante y, de hecho, es una de las fuentes de ayuda que los enfermos más valoran. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los familiares también se ven afectados por la situación, y que para ellos también resulta difícil. La intervención que prestamos desde la AECC siempre tiene en cuenta a todo el núcleo familiar, apoyándoles, asesorándoles y ofreciéndoles las pautas necesarias para poder hacer frente a la situación de la manera más adaptativa posible.

P: ¿Es fundamental la ayuda psicológica? ¿Cómo puede ayudar el tratamiento psicológico a estas mujeres?

R: Como hemos visto, hacer frente a un diagnóstico de cáncer no es fácil. Por tanto, la ayuda de un profesional puede beneficiar desde el primer momento. Sabemos que una parte de los enfermos oncológicos desarrolla algún trastorno psicológico, sobre todo trastornos de ansiedad o depresivos, por lo que un servicio de apoyo psicológico ayuda mucho. Pero, además, un psicólogo también puede prestar un servicio de asesoramiento a lo largo de todo el proceso de enfermedad, ofreciendo por ejemplo pautas de comunicación con la pareja, con los hijos, con los allegados, o ayudando al control de determinadas emociones en momentos puntuales.

“La ayuda psicológica puede beneficiar desde el primer momento”

P: ¿Puede ayudar el tratamiento psicológico también al cuerpo?

R: Conseguir un adecuado ajuste emocional a la enfermedad incide positivamente en la calidad de vida, ya que ayuda a que la persona se sienta más tranquila, más relajada, con mayor sensación de control, y eso conlleva que pueda cuidarse más, dormir y descansar, alimentarse adecuadamente, etc. En definitiva, que su estado general de salud sea mejor. Pero no hay evidencia científica reconocida de que un buen ajuste emocional incida directamente en la evolución de la enfermedad.

P: ¿Qué tipo de tratamiento psicológico resulta útil?

R: En la AECC ofrecemos un apoyo basado en los principios de la psicología cognitivo conductual. Sin embargo, la psicooncología abarca diferentes enfoques terapéuticos y técnicas de intervención. Los índices de eficacia (consecución de objetivos terapéuticos) son elevados.

(Visited 131 time, 1 visit today)

About María Palmero

Alumna de 4º de Periodismo del CU.V. (Universidad Complutense de Madrid)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.