La ilusión de Doña Manolita

Llega la Navidad, y con ella uno de los momentos del año más esperados: el sorteo de la Lotería Nacional. Son muchas las administraciones que se encargan de vender estos décimos de lotería, en concreto 4.000 en toda España, pero si hay una que sobresale entre todas es la Administración número 67 de Madrid. Sí, hablamos de Doña Manolita.

Manuela de Pablo, popularmente conocida como Doña Manolita, abrió su primera administración de loterías en 1904 en la calle San Bernardo, pero en 1931 se trasladó a la Gran Vía, lugar donde se convirtió en lo que es hoy en día: un emblema de la capital. En julio del 2011 la administración se trasladó al número 22 de la calle del  Carmen, para mejorar el trato con los clientes y que las colas avanzaran más rápido.“Hemos tenido que añadir cortes en la cola porque hay mucha gente esperando y así evitamos molestar a los accesos de otras tiendas”, cuenta para cuv3 uno de los encargados de vigilar el buen funcionamiento de este nuevo “método”.

Los números más demandados son los acabados en 13, 15 y 69

Una compra tradicional

Comprar un décimo para la lotería nacional es algo muy habitual, algo que pasa de generación en generación. “Es igual que comerse un polvorón en Navidad. Venir a Doña Manolita y aguantar la cola año tras año es algo que se hace por tradición”, comenta uno de los clientes que esperan pacientemente su turno para adquirir uno de estos billetes.

Aunque la crisis económica esté afectando mucho a los bolsillos de los españoles, nada acaba con la ilusión, con las ganas de salir adelante, con la expectación de que uno de los números  premiados sea el tuyo. Hasta el 22 de diciembre no sabremos qué número será el afortunado, si acabará en uno de los más solicitados como los terminados en 13, 15 y 69 o si será uno de los 67 millones de boletos que se venden al año en Doña Manolita, pero lo que sí que es seguro es que llenará de felicidad a los agraciados.

(Con información de Alejandra Martín)

About Iciar Muñoz Chamorro

Alumno de 4º de Periodismo de CUV.

Deja una respuesta