Rubalcaba: “No soporto las barbaridades que escriben sobre mí”

Cántabro de nacimiento, hijo de un aviador del bando sublevado en la Guerra Civil, nieto de republicano, profesor de química orgánica en distintas universidades y pieza clave en la política contemporánea española. Se llama Alfredo Pérez Rubalcaba, y es el secretario general del PSOEcuv3 se ha desplazado hasta el número 70 de la calle Ferraz de Madrid para entrevistarle. Y para hablar con él… y no sólo de política.

Viernes, 18 horas. Tras pasar por los controles de seguridad propios de la sede, las tres redactoras de cuv3 son acompañadas  hasta la puerta de su despacho. El líder del PSOE levanta la mirada de la pantalla del ordenador, deposita su taza de té sobre la mesa y se acerca a recibirlas.

La música clásica que suena de fondo crea un ambiente tranquilo. Acomodado en uno de los cuatros sofás que acondicionan un rincón de su despacho, espera pacientemente a que dé comienzo la entrevista.

[Vea la segunda parte de la entrevista a Rubalcaba, centrada en la situación política]

El despacho de Rubalcaba

A su derecha, sobre una alargada mesa de cristal, se observa una rosa roja, un montón de papeles y el último libro de Felipe González. Probablemente sea ahí donde se reúne con sus ayudantes para decidir sobre el futuro del partido.

Fotografías de los mejores momentos de su vida política adornan toda la estancia. En su escritorio no cabe ni un papel más; documentos, carpetas y libros apilados dan cuenta de cómo es el día a día de un político de esta talla antes de que él empiece a hablar.

Un químico en política

En un tono desenfadado, Rubalcaba responde a las primeras preguntas y bromea: “Claro, primero empezáis por lo personal para que me relaje y luego ya… Eso es una estrategia”.

Cuando finalizó el colegio decidió estudiar química pero nunca se imaginó que acabaría siendo político y mucho menos que llegaría a ser el líder del PSOE, el partido político al que se unió ya desde la universidad.

Su carrera universitaria le sirvió para dar clase durante varios años en diferentes universidades. Y esta actividad es algo que a día de hoy sigue echando de menos porque le llenaba mucho. De hecho, en su etapa de diputado volvió a ejercer de profesor pero tuvo que dejarlo por temas de terrorismo.

Un político muy criticado

En cuanto a su trayectoria en la política, que comenzó hace ya más de 20 años, cabe destacar que no ha sido siempre un camino de rosas. Pero él es consciente de que cuando uno se dedica a un mundo como éste va a haber gente que no te quiera. “Yo siempre digo a mis compañeros de partido, que a veces lo pasan muy mal, que si quieren que les aprecien se dediquen a ser médicos, sacerdotes o voluntarios… No a la política”, afirma convencido.

“Si quieren que les aprecien que se dediquen a ser médicos, sacerdotes o voluntarios… No a la política”

En su etapa de ministro, atravesó una enfermedad complicada que le mantuvo ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) durante un tiempo. Un día, una vez recuperado, mientras paseaba con su mujer, un hombre se paró a su lado y le dijo: “Bicho malo nunca muere”. Rubalcaba no contestó pero lo recuerda como una anécdota terrible que le hizo pensar durante todo el día.

No se avergüenza de reconocer que ciertos comentarios de la prensa le han hecho sufrir en numerosas ocasiones. Por ello, ha llegado al punto de no leer aquellas informaciones en las que sabe que arremeten contra él. “No soy un adicto a los periódicos. Si lo fuera algunas mañanas me costaría levantarme de la cama”, afirma.

“No es que no lea la prensa. Sé lo suficiente para hacer mi trabajo con dignidad y mi equipo me informa de las cosas importantes, pero ningún ser humano soportaría leer todas las barbaridades que se escriben sobre mí. ¿Gano algo leyendo lo que algunos escriben sobre mí? Sería puro masoquismo”, agrega.

Próximas elecciones

Cuando cuv3 intenta averiguar sus intenciones de cara a las próximas elecciones, el líder de los socialistas esquiva la pregunta. “He pensado muchas veces en jubilarme”, confiesa. Sin embargo, asegura que cuando se presentó le habría gustado ser presidente pero los españoles le dijeron que no. Esto no supuso una gran decepción para el ya que “no es lo mismo presentarse a unas elecciones pensando que vas a ganar y perder, que presentarse a unas sabiendo que vas a perder y perder”. Lo que sí tiene claro es que su partido, el PSOE, ganará.

(Con información de Cecilia Vizcaíno y Alejandra Santos)

About Isa Bermúdez

Alumna de 4º de Periodismo , Centro Universitario Villanueva Título Superior en Comunicación y Gestión de Empresas de Moda

1 comments

Deja una respuesta