Nunca hay que dejar de luchar contra el cáncer

Úrsula Lopera, vencedora del cáncer de mama (fotografía de: Úrsula Lopera)
Úrsula Lopera, vencedora del cáncer de mama (fotografía de: Úrsula Lopera)

Hace cuatro años el MamoBus de la Comunidad de Madrid llegó a Rivas Vaciamadrid para realizar una mamografía a las mujeres de esta localidad madrileña. Úrsula Lopera asistió para hacerse la prueba sin la más mínima sospecha de que le verían una mancha en el pecho. Desde esa misma tarde el control se convirtió en algo permanente hasta que en el año 2012, en el Hospital Gregorio Marañón, le diagnosticaron cáncer de mama.

“En ese momento se te hace un mundo. Además ese día no me acompañó nadie. Nadie lo sabía. Fue horroroso”, recuerda Lopera. A medida que iba asimilando esta nueva realidad sentía más miedo, pero nunca dejó de mirar al frente. “Yo lo vi de una manera natural y eso es lo que me ha ayudado a mí”, dice.

Para ella recapitular esta parte de su vida es difícil. Por momentos permanece en silencio sin encontrar las palabras que definan cómo fue este proceso. Alguna lágrima se asoma por su rostro, pero tampoco faltan sonrisas que le devuelvan a su nuevo día a día.

Enfrentarse a los obstáculos de la vida

Después de que le extirparan el pecho comenzó la quimioterapia, acompañada de los demás pacientes que también iban a recibir su sesión. Para Úrsula, recorrer los pasillos del Marañón rodeada de este ambiente fue una de las peores partes. “Es un lugar donde todo el mundo se desahoga. Este ambiente te hace sentir triste”, añade con la voz afligida.

“Yo no quería ser fuerte, es que me ha tocado serlo”

Además la quimioterapia le producía anemia y le hacía sentir débil. Pero a pesar de ello, nunca dejó de ir a la compra, hacer recados, ni de asistir a las fiestas de la Casa de Andalucía donde está adscrita y a la que tiene tanto aprecio. Nada ha conseguido acabar con su rutina. “Los pasillos del supermercado se me hacían larguísimos. Y cuando los terminaba decía: hoy he llegado”, sostiene.

Cuestión de actitud

Para tratar de asimilar el cáncer que padecía con la mayor fortaleza posible, su carácter ha sido fundamental. Úrsula admite que su forma de ser ha sido muy importante para superar los obstáculos. Al mismo tiempo que lo pasaba mal, no quería demostrarlo a los demás. “Yo no quería ser fuerte – señala – es que me ha tocado serlo.”

Cuando el pasado mes de septiembre la doctora le comunicó que estaba a punto de recuperarse, rompió a llorar de felicidad. Tenía muchos sentimientos contenidos en su interior, de modo que no pudo evitar estallar de emoción. “¿Te vas a poner a llorar ahora que te estoy dando una alegría?”, le dijo la doctora mientras que juntas cerraban esta buena noticia en un abrazo.

“Voy ganando, tengo que ganar”, pensó en ese instante, y el 29 de octubre le informaron de que por fin está sana. Sentada en el salón de su casa, mira al pasado y es consciente de que ha ganado esta batalla. Al mismo tiempo que llora y sonríe, Úrsula añade: “Ha sido muy duro. No me ha quedado otra que salir adelante y seguir luchando”.

Una batalla ganada a los 67 años

Esta etapa ha enseñado a Úrsula Lopera a ver las cosas desde otra perspectiva y a disfrutar más la vida. “Por eso, cuando mis hijos o cualquiera me dicen “esto no lo hagas” digo: tengo 67 años y tengo que hacer lo que creo que debo de hacer y punto.  Ha llegado la hora de que yo sea yo y disfrutar lo poco o lo mucho que pueda”, dice con firmeza.

Ya completamente recuperada, afirma con valentía que su intención es quitarse el otro pecho para evitar que el cáncer de mama vuelva a invadir su cuerpo. Úrsula espera que en un futuro, cuando los médicos digan la palabra “cáncer”, los pacientes piensen en ella “como si fuera una gripe más” que se cura fácilmente. Ahora, ha logrado saltar este obstáculo que le ha puesto la vida para comenzar una nueva fase. Un nuevo periodo en el que respira tranquila, su pelo ha crecido y está fuerte, al igual que ella.

About Carolina de Toro García

Alumna de cuarto de Periodismo del Centro Universitario Villanueva. Interesada en radio y música.

1 comments

Deja una respuesta