I Love Techno 2013, pasión electrónica en Bélgica

Aspecto del público europeo en una sala de la Flanders Expo Fotografía de: I Love Techno (oficial)
Aspecto del público europeo en una sala de la Flanders Expo
Fotografía de: I Love Techno (oficial)

Cuando hablamos de festivales, es conocido que Europa se lleva la palma todos los años por tener los más populares del mundo. Eventos como el antiguo Monsters of Rock o el actual Rock am Ring han visto a miles de personas llegar de todas partes del mundo para disfrutar de buena música, y cada verano nuestro país disfruta de algunos de ellos, tales como el Sonisphere o el festival En Vivo. Festivales al aire libre y con instrumentos pero, ¿qué ocurre cuando la electrónica y los pabellones cerrados reúnen a todos los europeos en un mismo sitio? Es ahí donde nos encontramos con el I Love Techno.

La localidad de Gante, en la zona flamenca de Bélgica, recibió el 9 de noviembre a ingleses, franceses, españoles, y todo tipo de europeos para disfrutar de más de 10 horas con el mejor techno, drum&bass o dubstep del mundo. En los eventos principales se contó con actuaciones de la talla de The Bloody Beetroots, Knife Party o Laurent Garnier, artistas internacionalmente conocidos, aunque esta edición contó con mucho talento local, haciendo que se echase de menos a DJs de la talla de Vitalic, presente en antiguas ediciones.

El festival nació en 1995, momento en el que unos jóvenes Daft Punk pincharon ante tan solo 700 fans

Inicio y cambios

El festival nació en 1995, momento en el que unos jóvenes Daft Punk pincharon ante tan solo 700 fans, algo impensable a día de hoy para unos artistas que incluso han llegado a componer bandas sonoras para Disney, como la de película Tron Legacy. En pleno 2013, el festival recibió a 40.000 personas, con lo cual la organización de un evento de esta magnitud se debe llevar meticulosamente.

El Centro de Arte de la localidad de Vooruit recibió a la primera edición, pero desde entonces la subida masiva del aforo exige un cambio de localización. A día de hoy, el festival se celebra en el pabellón de la Flanders Expo, unas instalaciones inmensas con capacidad para miles de personas.

De una sala principal inmensa, se pasa a otras 5 (nombradas por colores: Yellow Room, Green Room, etc.) que contienen los conciertos en sí. En la central, uno puede ir a las zonas de descanso, comprar bebida o comida, o hacerse con una camiseta oficial del evento.

Festival imperfecto

Si se habla de contraste hay algo claro. La temperatura belga era muy distinta fuera del pabellón que dentro. Del frío del otoño en el norte europeo se pasaba a un edificio tan lleno de gente bailando y saltando, que el calor llegaba a ser insoportable por momentos. No pareció excusa para aquellos que llegaron a las actuaciones disfrazados completamente de muñecos de latex, o de los hermanos Mario y Luigi de Nintendo. Los refrescos y zonas de descanso se encargaban de dar un respiro a los asistentes, pero no fue lo único problemático de la noche.

Pocos festivales cuentan con un sistema de pago para algo tan sencillo como ir al servicio. Bien, el I Love Techno es uno de ellos, cobrando algo menos de un euro para permitir a la gente hacer sus necesidades. Tampoco fue una decisión muy popular el cerrar las salas, como cuando Knife Party pinchaba en directo en la Blue Room, debido a que ya existía en la sala un aforo demasiado grande que podría colapsar la sala.

Esto es una ventaja en seguridad cuando pensamos en la tragedia del Madrid Arena con Steve Aoki, pero una desventaja en cuanto a organización, pues la mitad de los fans de este dúo australiano pudieron perderse uno de sus momentos más esperados.

Impresión y futuro

Lo positivo estuvo sin duda en la locura que se desató con los mejores temas de la noche. A destacar la gran actuación de The Bloody Beetroots y la gran animación que le dieron a la locaclidad de Ghent con temas como Warp, formando pogos en todas las esquinas del pabellón. Además, el festival ya ha anunciado su siguiente edición.

El 8 de noviembre de 2014 Europa volverá a disfrutar de uno de los eventos protagonistas del año. Aún sin precio (60 años más gastos adicionales en 2013) y sin line-up confirmado, el I Love Techno se confirma un año más como uno de los mayores éxitos de los últimos años en el norte de este continente. No a todo el mundo le gusta la música de este estilo pero, a juzgar por las 40.000 personas asistentes, le quedan muchos años de vida y muchos decibelios de sonido para repartir entre todos sus fans.

About Diego Magaña Ibáñez

Alumno de 4º de Periodismo en Villanueva CU

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.