“Mi tarea es contar cosas que algunas personas no quieren que cuente”

Daniel Toledo
Daniel Toledo durante las Jornadas de “Comunicación y Poder” celebradas en el Colegio Mayor Santillana

“Las mejores historias se consiguen tomando un café, y no tanto de las redes sociales”. Daniel Toledo, periodista de El Confidencial, resaltó en la  XXVII Jornada de Comunicación celebrada en el Colegio Mayor Santillana (Madrid), bajo el lema “Comunicación y poder”, la importancia de saber aunar las nuevas con las las viejas costumbres periodísticas. Y es que, como asegura, “la prensa escrita se encuentra ahora mismo en un panorama apocalíptico y todo por el retraso en la monetización del digital”, circunstancia producida por la desconfianza de los editores.

Pero Toledo no ha querido construir su teoría sobre el aire sino que ha aportado datos que la sustentan. Según él, las deudas de los grupos periodísticos, principalmente medios escritos, provocarán que “éstos caigan en manos de empresas privadas”. Todo esto debido a la crisis publicitaria que los ha azotado y que el periodista de El Confidencial concretó al asegurar que “los 3.000 millones de euros que se invierten actualmente en publicidad antes eran 7.500. Solo 600 van a parar a la prensa”. El gran beneficiado de esta crisis sin duda ha sido la televisión, el medio menos afectado por la acuciante situación económica que vive el sector de la comunicación.

Falta de referentes

Sin duda, otra de las ideas que Toledo ha dejado durante su discurso es la falta de periodistas veteranos dentro de las redacciones. “Cuando entra un periodista joven necesita del modelo de los periodistas más curtidos para evitar los malos hábitos”. Y es que como él mismo contaba a modo de anécdota, “después de una convención nosotros bajamos a tomar un café con los protagonistas mientras que los más jóvenes se quedan leyendo un libro en otro lugar”.

Pero lo cierto es que esta situación ha venido motivada sobre todo por los despidos masivos que han tenido lugar en los grandes medios y que ha afectado a los periodistas más expertos, que suelen ser los que más cobran por su trabajo. ”Desde que empezó la crisis más de 8.000 profesionales han sido despedidos” denunciaba Toledo.

Trabajo confidencial

En cuanto a su labor en el citado diario, Daniel Toledo, que se dedica principalmente a la información sobre empresas, ha asegurado que aunque su labor es especialmente sensible, la corrección que a él se le exige debe ser suponible para todas las demás. “Cuando publicas información sobre empresas tu praxis debe ser inmaculada, pero sobre todo tienes que velar por tu independencia periodística” aseguró cuando fue preguntado por este asunto.

“Tienes que velar por tu independencia periodística”

Pero, además, apuntó que las nuevas generaciones “no se leen los documentos que publica la propia empresa de la que quieres informar, y muchas veces ahí está todo”. Y todo a pesar de que como él mismo confesó “las empresas se han vuelto mucho más celosas con su información”.

En cuanto a la dificultad que entraña para un periodista de confidencial el tratamiento con las fuentes, Toledo asegura que “publicar siempre el nombre de las fuentes sería lo ideal, pero no siempre es posible. A veces prima la información”. Aunque para esto son necesarios dos factores, comprobar todas las informaciones y sobre todo mantener tu credibilidad.

About Alberto Muñoz

Estudiante de 4º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva y actualmente becario en el diario EL MUNDO. Anteriormente en Informativos Telecinco y Cuatro.

2 comments

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.