La Gatoteca: un café solo o con leche, pero con gatos

En el madrileño barrio de Lavapiés se ha inaugurado un local con una original propuesta: una pequeña casa de gatos en la que los humanos somos bienvenidos para hacerles compañía y leer un libro, tomar un café o navegar por Internet.

La Gatoteca es un espacio dedicado por completo al mundo de los felinos y que, por primera vez en España, ofrece una cafetería como espacio para interactuar con estos animales.

Pero este “cat café” no es propiamente un negocio hostelero ya que los beneficios que se recaudan a través de las cuotas están dirigidos al cuidado de estos animales.

Un escaparate benéfico gatuno

Su impulsora, Eva Aznar, ha querido, junto a la Asociación Benéfica por el Rescate e Inserción de Gatos en Adopción (ABRIGA), que la idea final de esta iniciativa sea la de poner en contacto a grupos de gatos abandonados o procedentes de refugios con la gente que pueda estar interesada en adoptarlos a través de este punto de reunión que ofrece la Gatoteca.

“Un café de gatos tal y como lo tienen planteado en Japón no hubiera funcionado aquí -confiesa Eva Aznar a cuv3-. Desde el principio yo cogí la idea y dije: ya que vamos a tener gatos, que sean gatos sin hogar, y si luego les podemos encontrar un hogar definitivo, pues mucho mejor”.

Los beneficios que se recaudan a través de las cuotas están dirigidos al cuidado de estos animales

Pancho, Pulguita, Surco… son algunos de los mininos que andan a sus anchas por las instalaciones con la esperanza de que esta vez las cosas les vayan mejor. Y cuando esto ocurra y sean adoptados, otro gato tomará su lugar en espera de tener la misma buena suerte que su antecesor.

Para dar completa confianza a las personas interesadas, Aznar siempre deja claro que los felinos de la Gatoteca cuentan con todas las condiciones sanitarias. Su creadora explica que trabajan con dos veterinarias “para garantizar que los gatos se encuentran en perfecto estado”, para poder convivir con el resto y relacionarse con los visitantes.

A la adopción han querido sumar cursos “sobre el comportamiento básico del gato” o “terapias asistidas”. “Queremos no sólo rescatar gatos y poder buscarles un hogar, sino también ayudar a la gente a desmitificar toda la leyenda negra de si son ariscos o independientes”, afirma Aznar.

Un plan diferente para los amantes de los gatos

Pero si lo que quieres solamente es pasar un rato en La Gatoteca, existen unas reglas que debes conocer: se prohíbe molestar a los mininos cuando estén dormidos, levantarlos en el aire o tomarles fotos con flash. El visitante tampoco puede darles comida que no sea la de ellos o entrometerse en una pelea gatuna.

Para entrar hay que pagar una cuota: 4 euros por estar media hora o 6 euros por la hora completa. Y si planeas ir en fin de semana, el consejo desde La Gatoteca es que hagas una reserva, porque el aforo máximo para no perturbar a los gatos está en torno a las 25 personas y el local suele estar lleno.

(Con información de María Palmero)

Deja una respuesta