Todas las novedades en videojuegos, en Madrid Games Week

Ryse, videojuego Xbox One (Fotos: Ignacio Abia)
Ryse, videojuego Xbox One (Fotos: Ignacio Abia)

9:45 de la mañana. Un gran número de personas se arremolina en torno a la puerta del Pabellón 8 del Ifema. Todavía no han abierto pero son conscientes de la cantidad de personas que van a llegar en breves momentos atraídas por el canto de los videojuegos. La expectativa es elevada.

Efectivamente, durante los tres días que duró la Madrid Games Week, 52.000 personas coparon el aforo del pabellón. Diseñadores de videojuegos, artistas, programadores, fans disfrazados de sus personajes favoritos, jugadores empedernidos, padres con hijos jugones… La masa de gente se perdía en el horizonte de los stands y las colas se prolongaban hasta el infinito con gente ansiosa por probar las novedades que la industria presentaba en nuestro país.

No hay que olvidar que España es el cuarto país europeo en consumo de videojuegos y el sexto a nivel mundial. “La industria se ha volcado con la feria, ha puesto a Madrid en el mapa junto con otros Games Week y es una feria con futuro”, afirmó Alberto González, presidente de ADESE, durante una mesa redonda.

Probar las gafas Oculus Rift nos parecería ciencia ficción hace diez años

Las novedades de Madrid Games Week

Cabe destacar la presencia en exclusiva de la Play Station 4 (Sony) y la Xbox One (Microsoft), las consolas de nueva generación que vienen a suceder a sus hermanas mayores a finales de este mes. Pero las consolas no son nada sin los videojuegos y no pudieron faltar a la cita los últimos Battlefield y Call of Duty así como Forza Motorsports 5, DriveClub, Need for Speed Rivals, KillZone Shadowfall, Ryse: Son of Rome o Dead Rising 3.

Por supuesto no hay que olvidarse de Nintendo y de la Wii U con el nuevo Súper Mario en 3d para los seguidores de este mítico personaje y el público más casual. Todas ellas contaban con sus enormes stands con los que ocupaban la tercera parte del pabellón y que tenían actividades constantes: pantallas enormes en las que se hacían demostraciones y se podía jugar, competiciones en los últimos títulos y firmas de personajes como Rudy Fernández, en el stand de Sony.

Toda una puesta en escena medida y calculada para satisfacer la necesidad de entretenimiento y diversión sin límites de su público.

Simulador F1
Simulador F1

Pero no todas las novedades son consolas. En el puesto de Mountain podíamos acercarnos a lo que nos parecía de ciencia ficción hace diez años y probar las gafas Oculus Rift. Con ellas el jugador se sitúa dentro del videojuego y los movimientos de su cabeza corresponden con los movimientos de cabeza del personaje.

La experiencia de juego, aunque extraña al principio, es realmente impresionante. En esto de la simulación también tiene algo de decir Namco Bandai, que puso a disposición de los jugadores un simulador de F1 y dos motos de competición. Y justo al lado nos encontramos con los juegos retro, esas máquinas que transmiten nostalgia por los retos de antaño en cada píxel de la pantalla.

Nuestra industria emergente

Y esta feria no tendría sentido sin los que se encargan de hacer industria en nuestro país, esas personas que sudan tinta, código y creatividad para ofrecernos maravillas como Nihilumbra (BeautiFun Games, 2012), nombrada “Mejor joya escondida 2012” en la Apple Store, Gods Will be Watching (Deconstructeam, 2012), Candle (Teku Studios), Deadlight (Tequila Works, 2012), Rime (Tequila Works, 2013), Full Mojo Rampage (Over the Top Games) o ColdWar y Extintion (Evil Mind), entre otros.

“Se nos presenta en España la oportunidad de crear industria, tren que no supimos coger en los ochenta”

En la feria estaban todos en el mismo stand. Parecían la Galia de los cómics de Astérix y Obélix. Todavía le queda camino por recorrer y barreras que romper a nuestra industria para poner el desarrollo a la altura del consumo.

Porque aunque todavía exista el estigma de que la industria de los videojuegos es cosa de “frikis”, se trata de una de las industrias más cualificadas y mueve nada menos que 80.000 millones de dólares al año en todo el mundo. Solo la banca y las farmacéuticas le superan en tamaño como industria. El 90% de las aplicaciones ejecutadas en el mundo con los smartphones son videojuegos y se juega durante 1.000 millones de horas todos los días alrededor del globo terráqueo.

El que no se enteró de que el último título de Rockstar Games (GTA V, Rockstar Games, 2013) generó 800 millones de euros en 24 horas es que estaba de vacaciones en otro planeta. Y por si a algún padre todavía le asusta que su hijo quiera meter cabeza en esta industria, quizás le tranquilice saber que en los inicios de personajes que han revolucionado la tecnología como Steve Jobs, Steve Wozniak o Bill Gates, estaba el desarrollo de videojuegos.

Porque la industria de los videojuegos es la Fórmula 1 dentro de la industria de la tecnología, la que le hace mejorar. No es casualidad que cinco de los diez mejores programadores de los Estados Unidos hagan videojuegos.

rime

“Ahora se nos presenta en España la oportunidad de crear industria, un tren que no supimos coger en los ochenta pero que vuelve a pasar ahora”, afirmó Ignacio Pérez Dolset en una mesa redonda. Y él tiene mucho que decir sobre la industria, ya que lleva casi veinte años trabajando en ella y revolucionó el mundo de los videojuegos allá por 1998 con Commandos (Pyro Studios, 1998) desde España, al convertirse en el segundo juego más vendido de ese año a nivel mundial.

Ahora resulta más fácil ya que existen herramientas que acercan el desarrollo de videojuegos a equipos de pocas personas y la oferta educativa está aumentando en nuestro país. Todos los centros coinciden en que quieren proveer a la industria de profesionales para el futuro, no para lo que ya están haciendo.

¿Qué se hace ahí?¿Tiene futuro?

Y los que ya están dentro transmiten pasión y ganas por construir ese tejido industrial. El modelo de negocio de cada estudio es diferente dependiendo del tipo de juegos que desarrolle, pero muchos ya están implantando en empresas de otros sectores parte de la tecnología que usan para optimizar sus procesos de trabajo: sistemas de procesado de datos, herramientas de modelado y representación gráfica, juegos adaptados a marcas para sus campañas de comunicación, etc. Y además innovan en el desarrollo de videojuegos tanto en el proceso como en el resultado final.

La industria tiene las puertas abiertas para gente con ganas de hacerle la vida divertida a la gente. Como dice Óscar Izco, artista en Evil Mind, “las empresas te valoran más por tu pasión y trabajo más que por tu experiencia previa”. Este nuevo mundo contiene creatividad a borbotones y mucho talento y, aunque de momento es pequeño, el futuro es esperanzador. Sin duda.

About Ignacio Abia

Alumno de 5º de Comunicación Audiovisual del Centro Universitario Villanueva

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.