Javier Urra: “Faltan personas valientes en esta sociedad”

El psicólogo Javier Urra en las oficinas de GINSO (Fotografía de: Diego Magaña Ibáñez)
El psicólogo Javier Urra en las oficinas de GINSO
(Fotografía de: Diego Magaña Ibáñez)

Normalmente se suele oír hablar de violencia de género y sus líneas de apoyo. También vemos cómo los padres cometen abusos contra sus hijos, se abusa del consumo de drogas y alcohol, y todos estos temas cuentan con una rehabilitación con años de desarrollo para todo aquel que necesite ayuda. Pero, ¿y si el problema es el hijo? Javier Urra, conocido por sus apariciones en televisión y radio, es un psicólogo forense encargado del tratamiento de estos asuntos con las familias afectadas. Antiguo Defensor del Menor en Madrid, explica a cuv3 cómo su organización GINSO reforma a chicos violentos y ayuda a sus padres a superar este tipo de situaciones:

Pregunta: ¿Cuándo decide que su trabajo irá dedicado a los menores?

Respuesta: Muy joven ya empecé dirigiendo campamentos donde vi que los jóvenes son lo más importante a cuidar en la sociedad. De ahí comencé a trabajar tanto como Defensor del Menor, y a abrir diversos proyectos psicológicos en los cuales se encuentra GINSO, mi grupo actual. Me parece algo interesantísimo y tenemos un centro con más de 70 chicos problemáticos siendo tratados.

P: ¿Cree que los jóvenes deberían conservar su intimidad en asuntos públicos?

R: No se debe afrentar contra su intimidad. No deberían verse ante una cámara, de hecho es uno de los pocos sitios donde los periodistas han recibido sanciones fuertes por mostrar a niños. Así debe seguir siendo, otra cosa es que la ley bajase la mayoría de edad a los 16 años, por ejemplo, pero en la actualidad por debajo de 18 años eres un niño a los ojos de las Naciones Unidas.

Hay que contar lo bueno de los jóvenes, no hablar solo de vagos, ninis o delincuentes

P: ¿Cuándo se da cuenta de que es el niño y no los padres quienes causan problemas en casa? ¿Cómo decide actuar contra esto?

R: Yo me doy cuenta en el año 1990, cuando estoy en la Fiscalía y escribo artículos sobre estos asuntos con datos concretos. Yo no soy Superman, no tenemos capacidad para cambiar el mundo, pero en lo que podamos ayudar allí estaremos. Lo que no soy es cobarde, y faltan personas valientes en esta sociedad. Estuve en el Congreso viendo cómo la Ley de Responsabilidad del Menor 5/2000 se aprobaba por unanimidad y a los pocos días fui de los pocos que defendió esta ley ante casos concretos. Hay que estar con las víctimas ante todo y saber hacer leyes útiles.

P: ¿En qué consiste GINSO?

R: Tratamos a 76 chicos, pronto 80, con problemas familiares. Sin nosotros a estos chicos se les mandaría a la Fiscalía y el asunto en vez de solucionarse iría al terreno penal. Tenemos varias sedes: un gabinete, unos locales de actos para trabajar con los padres, y el centro de Brea de Tajo. El chico debe estar, pero los padres también deben estar mínimo 18 sesiones con nosotros para poder trabajar con sus hijos. De cada tres casos que trabajamos tenemos un gran éxito con dos de ellos, y el otro es un fracaso. La gente cree en nosotros, pero un chico que agrede a sus padres por más de 15 años es un problema enquistado.

P: ¿Qué ve personalmente en estos chicos, usted que incluso ha compartido días con ellos en el centro?

R: En muchos casos son chicos adoptados del este de Europa, que tuvieron falta de apego y cariño, o problemas con drogas y alcohol. Un tercio del problema está en el temperamento y problemas mentales, algunos chicos necesitan medicación. También tenemos aspectos puramente emocionales, un chico que se hace daño a sí mismo para no ver maltratos a su madre, otras chicas tienen problemas con novios machistas, etc. Para mejorar, un joven necesita sentirse querido, seguro y saber llevar su propia vida en un buen camino.

P: ¿Qué importancia tienen los psicólogos en todo esto?

R: La sociedad parece necesitar psicólogos para todo, o médicos, etc. Los psicólogos no estamos para temas anodinos, hay que centrarse en cosas que realmente necesiten ayuda y en educar, sin forzar, a una sociedad que tiene un nivel cultural bajísimo. Para que uno forme parte de mi equipo debe ser apasionado por su trabajo, debe estar formado y ser cooperativo, tener experiencia y buen humor.

P: ¿Aparecer en los medios de comunicación es importante?

R: A mí me devalúa, pero voy a programas, donde no cobro nada, para poder dar mi opinión sobre cómo ayudar a la gente. Llaman personas con problemas de violencia de género, problemas de prostitución… Las víctimas no se sienten apoyadas, y voy a los medios para poder colaborar a que los demás se conciencien de estos problemas.

P: Para la gente que nos lea, ¿qué obra escrita por usted les recomienda leer?

R: A un experto de psicología forense, el “Tratado de Psicología Forense”, a unos futuros padres o que ya lo sean, “Padres Agobiados”, si hablamos de un profesor, “Educar con Sentido Común”, y si es un ciudadano, “¿Qué se le puede pedir a la vida?”.

P: ¿A dónde invita a acudir a aquellas familias que tengan problemas?

R: Los problemas vienen porque al fin y al cabo hay amor, y de ahí se pasa al odio. Deben de buscar un tercero, sea profesional o no. Alguien que evite problemas y les ayude a juntarse y mejorar la relación. Si esto no funciona, busquen un muy buen profesional que sepa mantener distancias. GINSO es una buena solución, pero también hay otras. Aquí siempre tendrán nuestro número (900 65 65 65) para poder ayudarles, pero nunca dejen que la mala situación se enquiste. Los jóvenes en los medios reciben un trato injusto. Se ve mucha información de delincuentes, vagos, ninis o drogadictos. Hay que hablar también de lo positivo que tiene esta generación, de la preparación que deben tener los jóvenes y de su opinión en temas importantes: eutanasia, , leyes, política en general, etc.

About Diego Magaña Ibáñez

Alumno de 4º de Periodismo en Villanueva CU

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.