En huelga de hambre para que los políticos cumplan sus promesas

Ataviado con su abrigo naranja, Jorge Arzuaga escribe arrodillado en el suelo carteles en los que explica a la gente cuáles son los motivos que le han llevado a donde está, que se resumen en uno: que los políticos cumplan las promesas hechas a los ciudadanos. Este joven ingeniero de 25 años nació en Bilbao en el seno de una familia acomodada y lleva un mes en huelga de hambre en  la Puerta del Sol.

Debajo de la estatua de Carlos III Arzuaga llega todos los días sobre las 10 de la mañana, monta su colchón alrededor de pancartas reivindicativas y acompañado de otras seis personas más, a pesar de que no todos llevan los mismos días en huelga tienen el mismo pensamiento y el mismo objetivo. Fran, un joven gallego nacido en Canadá, es otro compañero que lleva seis días en huelga. Álex suma 24 días, Gisela 21 y Juanma y Alejandro cuentan ambos con 20 días en huelga de hambre.

Arzuaga atiende a algunos periodistas que se encuentran en la zona respondiendo a sus preguntas y no tiene problema en informar a los ciudadanos que curiosos se acercan a observar las pancartas. El problema es el silencio que están tomando los medios de comunicación porque la gran mayoría no les apoyan o porque ni siquiera se les menciona. A pesar de ello asegura que tiene bloqueo mental debido a la repercusión que está teniendo en el ámbito de la “calle”. Explica que fue entrevistado por una joven armenia que estudia en Reino Unido y por otra estudiante de Canadá que le hacía fotos.

El problema es el silencio que están tomando los medios de comunicación que no les mencionan

Los motivos que llevaron a Arzuaga a esta huelga de hambre los expuso él mismo en este video de youtube. Ahora que está más calmado reconoce que su huelga de hambre ha sido un “grito desesperado” para que, según ha explicado, los políticos empiecen a cumplir con las medidas que nos habían prometido a los españoles. Asegura que llevaba mucho tiempo pensando en esto y que está harto de que unos pocos se estén enriqueciendo a costa del sufrimiento de muchas personas inocentes.

La izquierda le critica

Desde que este joven bilbaíno empezara su huelga de hambre ha recibido tanto críticas como alabanzas de todos los frentes. Pero lo que más le llama la atención son las críticas de círculos cercanos al 15 M por haber emprendido una lucha individualista que según ellos no va a llegar a ninguna parte. Asegura que todas las críticas son constructivas y las acepta pero hay algunas que son luchas de egos y no las entiende.

A pesar de su positividad y su personalidad luchadora, Arzuaga pensó en abandonar, no por el hambre sino por dudas internas. Pero llegó a la conclusión de que lo mejor es extraer lo positivo y vivir esta experiencia en la que está conociendo a gente que piensa muy parecido a él y con la que tiene empatía. “Mi inspirador para llevar esta lucha hacia delante es Gandhi, es uno de mis mayores referentes”, explica.

No esperan a los políticos

El objetivo de Arzuaga y todos sus compañeros es la de prender la chispa y que esto haga sentirse identificados a muchas más personas y que salgan a la calle a decir “basta”. Asegura que necesitamos una ley de transparencia, derogar la ley D’hont y una ley electoral con listas abiertas.

Tanto él como sus compañeros piensan permanecer en huelga de hambre hasta que el Samur lo recomiende. Mientras tanto su huelga de hambre incluye la ingesta de agua y sirope de arce con zumo de limón. Por otro lado explica que de los políticos no espera nada, solo el silencio.

About Iciar Muñoz Chamorro

Alumno de 4º de Periodismo de CUV.

Deja una respuesta