La ropa de segunda mano se hace un hueco en las tiendas

Humana recogió el año pasado 18.182 toneladas de textil usado.
Humana recogió el año pasado 18.182 toneladas de textil usado (Foto: María Palmero)

Abrigos que ya no usa, camisas que no se pone o bolsos que nunca estrenó ahora tienen una segunda oportunidad… Pero no para usted. Las tiendas de segunda mano están viviendo sus mejores años en España. La crisis, la moda de la ropa vintage y la preocupación por el medio ambiente son algunas de las causas.

“¡Me acabo de comprar este jersey por tres euros!”, explica orgullosa Tomasa al salir de la tienda de Humana -una organización no gubernamental para el desarrollo- en la Calle Álcalá de Madrid. La mujer, de 48 años, no tiene problemas económicos ni es una apasionada de la ropa antigua: sólo “busca ropa de calidad a buen precio”.

Los clientes que compran ropa usada en tiendas de segunda mano no sólo lo hacen por el precio. “Tenemos muchos clientes que compran porque quieren colaborar con los programas de cooperación al desarrollo de la Fundación”, afirma Rubén González, de la organización Humana.

Y es que el jersey que compró Tomasa fue depositado en uno de los cinco mil contenedores de recogida de ropa y calzado que la Fundación tiene repartidos por las principales ciudades españolas. La prenda pasó entonces una serie de procesos que confirmaron que se encontraba en buen estado, y fue puesto a la venta, como el 12 por ciento de textiles que reciben.

Si no hubiera sido así, el jersey hubiera acabado en una planta de reciclaje textil, y hubiera sido vendida a minoristas de África a precios muy bajos. “Me gusta mucho comprar aquí porque sé que mi dinero sirve para algo”, afirma Dolores, clienta habitual de la tienda que Humana tiene en Delicias.

 “Me gusta mucho comprar aquí porque sé que mi dinero sirve para algo”

Así, el cliente ahorra y contribuye a la cooperación al desarrollo, algo que es “todo un orgullo” para la organización, señala Rubén González. “El dinero recaudado es empleado en proyectos educativos, sanitarios o de desarrollo rural en África, América Latina y Asia”, añade.

Todos ganamos

Pero todo esto no sería posible sin la gente que dona sus prendas, algo esencial para el medio ambiente. Y es que con cada cien toneladas de ropa que se desecha, se está contaminando con 50 toneladas de dióxido de carbono.

Un problema que no acaba de calar en nuestro país. En España sólo se reutiliza entre un 10 por ciento y un 20 por ciento de las prendas, según la Asociación Española de Recuperadores de la Economía Social y Solidaria (Aeress). Malos datos que el Estado está tratando de cambiar con su Plan Nacional Integral de Residuos, cuyo objetivo es que haya un punto de recogida de ropa por cada 3.000 personas.

Marcas ecologistas

Las grandes firmas de ropa, desde hace unos años, están empeñadas en mostrar su lado más ecologista, de cara a la imagen pública o porque realmente quieren ayudar al planeta. Sea como fuere, lo hacen.

Una de las firmas pioneras es la sueca H&M. “Nuestros esfuerzos en sostenibilidad tienen su origen en nuestra dedicación a la responsabilidad social y medioambiental”, explicó Karl-Johan Persson, CEO de H&M en un comunicado.

La última iniciativa de la marca, que comenzó en febrero de este año, consistió en dar la posibilidad a sus clientes de depositar las prendas que ya no vayan a utilizar más o que estén defectuosas. A cambio, obtenían un cupón del 15% de descuento.

Otras firmas participan en programas de cooperación con ONG mediante la donación de stocks de ropa y calzado con un fin social, o campañas, como las que lleva a cabo Humana. “La Fundación lleva a cabo campañas de recogida de textil usado junto a grandes firmas -afirma Rubén González- como las lanzadas recientemente junto a Trucco y Prenatal“.

(Visited 441 time, 1 visit today)

About María Palmero

Alumna de 4º de Periodismo del CU.V. (Universidad Complutense de Madrid)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.