Tres pastelerías de Madrid para endulzar la tarde

El interior de la pastelería Mür Café, en Madrid (Foto: Manuel Cabrera)
El interior de la pastelería Mür Café, en Madrid (Foto: Manuel Cabrera)

El frío acaba de llegar a nuestra ciudad, y los largos paseos de otoño acaban refugiados en algún local de moda de la capital. Pasear por Madrid en una tarde en la que el frío se apodera de ti hace que siempre apetezca un chocolate caliente o un té. Pero ¿por qué no tomarnos un buen trozo de tarta, una mini cupcake, o unos macarons en una pastelería?

cuv3 le invita esta semana a dar un paseo por las calles de Madrid y descubrir esos lugares que esconden un encanto especial.

Delicias que el paladar agradece

En un pequeño local de la calle Fernando VI, en el número 23, está Mamá Framboise. Una pequeña esencia de un París romántico y moderno. Una de las primeras boulangerie/pâtisserie francesa de Madrid, con una decoración acogedora, con mesas de madera y sillones vintage. La iluminación de su escaparate de pasteles es todo un atractivo.

“Nuestros productos son artesanales, no hay nada industrial. La dedicación que le damos a nuestros pasteles hace de nosotros una gran boulangerie”, comenta Lorena García, camarera. Técnica y amor son su principal seña de identidad, si no que se lo pregunten a su gran maestro pastelero, Alejandro Montes, galardonado como Mejor Pastelero Joven de España en 2006, Mejor Chocolatero de España 2007 y alzándose con la Medalla de Oro del Open de France de Desserts en 2010.

“La dedicación que le damos a nuestros pasteles hace de nosotros una gran boulangerie”

Materia prima de calidad, ingredientes naturales, se transforman en bollería francesa, tartas, pasteles, macarons, crepes, bizcochos y otros tantos placeres que puedes degustar en esta pastelería. Sin duda, uno de sus puntos fuertes son las mini carrot cake (tartas de zanahoria), una delicia para el paladar. Los precios oscilan entre los 3 y 6 euros en postres individuales, y entorno a los 20 para tartas grandes.

Con una decoración más tradicional, mesas vestidas con manteles de flores, pequeñas lámparas, y paredes empapeladas, llegamos a Margó. Un salón de té en la calle María de Mollina, número 5.

“Nuestro producto estrella son los tés. La gran variedad de sabores, aromáticos, es lo que la gente siempre viene buscando. Pero nuestras tartas para acompañar también son muy deseadas”, comenta Lucía, camarera.

“De las tartas yo me quedo con la Red Velvet, es el mejor sitio donde la he probado”, afirma Marta Suárez, clienta de Margó. Los precios de sus postres oscilan entre los cinco y seis euros. Y los tés sobre los cuatro.

Sunday brunch, plan de mediodía

En la plaza Cristino Martos, número 2, encontramos Mür Café, un rincón especial donde su decoración es algo retro y vintage. Su entrada abuhardillada, baúles a modo de mesa, sillones de piel antigua, o mesas recogidas mirando hacia sus grandes ventanales hacen de este pequeño local con un ambiente europeo y urbano, algo muy especial.

“Servimos los brunch de 11 de la mañana a 4 de la tarde, y la verdad es que funcionan muy bien. Es nuestro carta de presentación”, explica Rosa, camarera del local. Los precios de este producto estrella oscilan entre los 16 y los 20 euros.

No es obligatorio tomar sus brunch, pasear por allí y tomarte una porción de sus maravillosas tartas. Entre las que destacan la de oreo y dulce de leche y la cheesecake. Los precios por porción oscilan entre los tres y cuatro euros.

Tres lugares de encanto en la capital. Tres lugares donde poner un poco de felicidad dulce a tu vida. Tres lugares que ahora le toca descubrir al lector.

About Manuel Cabrera Martín

Alumno de 4º de periodismo en Centro Universitario Villanueva.

Deja una respuesta