Elías Casado: presente y futuro de la esgrima nacional

Elías Casado preparándose antes de una competición (Fotografía: Elías Casado)
Elías Casado preparándose antes de una competición. (Fotografía: Elías Casado)

Son las cuatro de la tarde de un día cualquiera. Millones de personas en España descansan después de comer, vuelven al trabajo o empiezan una tarde de estudio. Mientras tanto, en Madrid, en el club de esgrima de Barajas, detrás de una careta, ataviado con un traje blanco y empuñando una espada, Elías Casado se prepara para una tarde de duro entrenamiento; igual que ha hecho durante los últimos ocho años esforzándose al máximo para, sesión tras sesión, convertirse en uno de los tiradores de esgrima más importantes del panorama español.

Cuando Casado tan sólo tenía doce años, dos lesiones le apartaron del deporte que practicaba entonces: el tenis. Lo que no sabía era que aquello que parecía un golpe de mala suerte sería lo que convertiría su vida en lo que es hoy. Al poco tiempo de dejar la raqueta, su madre descubrió por casualidad una promoción para dar clase de esgrima y desde entonces no se ha separado de la espada.

Esfuerzo y dedicación

Pero llegar a lo más alto no es fácil, y Elías Casado es consciente de ello. Como señala: “si quieres llegar a estar entre los mejores de España y competir internacionalmente, necesitas mucha dedicación“, y para ello los entrenamientos son esenciales; Casado entrena tres horas diarias de lunes a viernes, y participa en unas veinte competiciones al año.

Resulta inevitable preguntarse cómo alguien con tan sólo 22 años es capaz de compaginar la alta competición  con sus estudios, la vida familiar,  la vida social y a la vez compartir cada acontecimiento deportivo o novedad en su carrera en sus perfiles de Facebook y Twitter. Aunque para muchos parece casi misión imposible,  él afirma que “no es muy difícil siempre que te organices bien y cumplas los horarios”.  Aún así, hay que estar dispuesto a renunciar a muchas cosas; “viajes, fiestas, salidas…hay que sacrificarse para llegar a lo más alto”, señala el tirador.

“Para llegar a ser el mejor hay que formarse a nivel tanto deportivo como personal”

Para un tirador de esgrima, la formación no termina en los gimnasios y polideportivos. Casado resalta tener muy claro que “es muy importante formarse tanto a nivel deportivo como a nivel personal. Para llegar a ser uno de los mejores del mundo en cualquier deporte, debes estar formado integralmente”. Por ello no ha dejado en ningún momento de lado la carrera que estudia: INEF y Fisioterapia, ni ha parado de participar en labores sociales y voluntariados como el de la Fundación Lucas Koch, con la que colabora desde su creación.

El camino al olimpismo

“Para un esgrimista no hay nada más grande que participar en unos Juegos Olímpicos, pero es muy difícil conseguirlo” dice Casado. La principal razón para que conseguir este sueño sea tan difícil es que cada continente envía representación a los Juegos, lo que como señala, “significa que salen muy pocas plazas para todos los buenos tiradores europeos que hay”.

El camino es complicado, “pero con ganas, entrenamiento e ilusión se logra” afirma Casado. Él, que aspira a competir en los próximos Juegos Olímpicos de Río 2014, además del entrenamiento diario y las competiciones realiza tres concentraciones al año. “Las concentraciones son muy duras; hacemos tres sesiones al día en las que tiramos con los mejores tiradores europeos y acabamos muertos” explica. Pero tanto entrenamiento y sacrificio merece la pena.

A la hora de hablar de dos momentos que hayan determinado su trayectoria en la esgrima, no duda: “Aunque tengo muchísimos buenos recuerdos, el día que más me marcó fue mi primera victoria en el campeonato de España sub 17 en el año 2007. Entonces, me di cuenta de que, si me lo proponía, podía llegar a lo mas alto” relata. En cambio, recuerda que “el peor recuerdo fue en 2010, cuando conseguí clasificarme para el campeonato del mundo sub 20, tras una temporada notable. Durante la competición, llegue tarde a un asalto y me expulsaron de la competición. Fue un palo muy duro”.

Cuando se trata de hablar de la selección española de esgrima, Elías Casado insiste en que al tratarse del único deporte de origen español, la selección de nuestro país siempre ha estado entre las mejores del mundo. Aunque admite que “desde hace unos cinco años se ha bajado un poco el nivel”, pero relaciona esta bajada con el cambio general que se está produciendo. Con orgullo, Casado afirma que “España tiene muchos tiradores jóvenes que pronto despuntarán”.

About Pilar Mesquida

Estudiante de Periodismo

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.