Diego Martínez (Esquire): “La fotografía de moda es la niña bonita”

interior diego
Diego Martínez, fotografía cedida por él

Tras la fachada del Museo Reina Sofía de Madrid se esconde, en un pequeño local que mezcla lo vintage de sus adoquines y lo futurista de sus techos, la redacción de la revista de moda masculina Esquire.

cuv3 ha quedado allí con Diego Martínez, jefe de fotografía especializado en moda. La redacción respira un ambiente distendido y algo relajado. El próximo número cubre las paredes. Reportajes, crónicas, fotografías, publicidad, ocupan algunas de las páginas del boceto del próximo ejemplar.

Con pitillos remangados, camiseta negra y deportivas New Balance, Diego Martínez, 33 años y Jefe de fotografía de la cabecera Esquire España, responde a las preguntas.

Pregunta: ¿Qué es un fotógrafo de moda?

Respuesta: La historia ha evolucionado mucho, y también lo que era un fotógrafo de moda. Antes era una figura más mediática, súper estrella, y los tiempos están cambiando, y tenemos que adaptarnos a las ediciones escritas, a las ediciones de moda, artísticas. Un comunicador. En cierto modo comunicas lo que te gusta, tu estilo, cómo entiendes la fotografía tú, pero muy adaptada al medio, a las marcas, tienes que entender mucho de marcas, entenderte con los anunciantes, estilistas. Tienes que llegar a un acuerdo entre el medio, lo que quieres tú, el anunciante. Revistas como Esquire, Report o Harper’s llevan una relación muy estrecha con los anunciantes.

P: ¿Qué genero del fotoperiodismo realiza en esta revista?

R: Dentro del periodismo de moda de Esquire, tenemos una temática, intentamos trasmitir un concepto, nos basamos en algo histórico, en una película. Para que la gente a la que no le gusta la moda la pueda entender, creo que esa es la parte mas fotoperiodística de la moda.

P: ¿En qué se diferencia la fotografía de moda de otros tipos de fotografías?

R: La principal diferencia de la fotografía de moda con respecto a otras es que es la niña bonita de la fotografía, tenemos mejor presupuesto, se permiten más viajes, mejores medios, te puedes permitir mejores cosas a la hora de trabajar, no es un aquí te pillo aquí te mato. El concepto lo puedes construir desde cero, tienes más libertad a la hora de trabajar, y crear.

P: ¿Como es la vida de un fotógrafo de moda? Es decir, ¿cual es el día a día en su jornada de trabajo?

R: En mi caso (soy el jefe de fotografía de Esquire) tengo que lidiar con mucho, pruebas de color, preparando las sesiones. Me levanto pegado al teléfono. Tenemos la agenda organizada, pero todo puede cambiar. Aparte tengo mi trabajo de publicidad, y hago muchas cosas a la vez.

P: ¿Como fotógrafo profesional, supongo que tendrá cierto tipo de preferencias o manías. ¿Alguna con respecto al tipo de cámara, al objetivo?

R: Mi fotografía es más contrastada, siempre más en blanco y negro. También te mueves por lo que sientes en esa época, es como elegir la ropa, hoy ¿qué te pones?, tienes cierto gusto, y según cómo te sientes actúas de una forma u otra. Soy más bien retratista, me gusta trabajar con la gente, trasmitir una imagen neutral, no forzar situaciones, que tú la veas y veas una imagen normal y corriente.

Las revistas te dan mucha libertad, pero también tienes unas limitaciones técnicas

P: ¿Qué diferencia hay entre una revista y la publicidad?

R: Las revistas te dan mucha libertad, pero también tienes unas limitaciones técnicas, económicas, hace años sí, ahora no, se bajan los costes. Depende del presupuesto.Lo bueno es una publicidad que se adapte a ti, esa es la más agradecida.

P: ¿Cuándo trabaja para una revista como Esquire, forma parte de la plantilla o es freelance?

R: Hoy en día casi todos somos freelance, pero sí estoy integrado, soy jefe de fotografía, meto la mano en todo. Soy parte de una plantilla, soy parte de Esquire. El trabajo de freelance es muy complicado cuando estás empezando, hasta que te vaya saliendo algo. La publicidad te da pie a que se relaje un poco tu vida. Los precios de editoriales son comunes todos, hay precio por página, puede variar de una revista a otra en 50 euros. Lo normal son unos 200 euros por página. En publicidad no son las épocas buenas, pero se pueden llegar a pagar millonadas por un trabajo. He visto cómo amigos por una campaña ganan 50.000 euros, pero también he visto por 2.000. Todo va en función de las necesidades de la campaña, si es solo para Internet no se cobra tanto.

About Manuel Cabrera Martín

Alumno de 4º de periodismo en Centro Universitario Villanueva.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.