“No hay machismo en el motor, para muchos hombres somos un ejemplo”

Amanda Hernández, copiloto de rally
Amanda Hernández, copiloto de rally

A pesar de su corta edad, siempre tuvo claro que tarde o temprano se dedicaría al mundo del motor.  Es bastante presumida y le gusta la moda, pero cada vez que se sube a su Renault Megane Coupe sólo tiene una cosa en mente: ganar. Así es Amanda Hernández, una joven que con tan sólo 18 años se ha convertido en la copiloto más joven de su ciudad, Ávila.

Esta “loca del motor”, como le dice mucha gente, lleva la velocidad en la sangre. Confiesa que para ella el rally “es algo más que un deporte, una pasión e incluso en una obsesión”.

Aunque lleva  poco tiempo compitiendo como copiloto de rally, en su primera carrera se llevó a casa tres premios. Sabe que los comienzos nunca son fáciles, por eso siempre tiene en mente las palabras de su padre: “Si de verdad es tu sueño, sigue con él adelante”.

“El piloto es el cuerpo y el copiloto el cerebro”

Es un deporte bastante duro, de modo que  se prepara para cada competición, no sólo físicamente sino también mentalmente. “Tanto el piloto como el copiloto tienen que estar psicológicamente preparados para afrontar todo lo que se ponga en su camino”, explica.

Normalmente, la gente piensa que es el piloto quien gana la carrera. Sin embargo cada uno juega un papel fundamental, pues forman un equipo. Es el copiloto el que “da las órdenes y le canta las curvas, y el piloto responde realizando los movimientos necesarios”, añade la abulense. Es muy  importante que exista una buena comunicación entre ambos si quieren dominar la carrera.

“El piloto y el copiloto tienen que estar preparados psicológicamente para afrontar lo que surja”

El riesgo está en cada tramo, en cada curva

En cada trayecto siempre sucede algo, ya sea un susto o una anécdota. Como la que le pasó en el Rally del Valle Amblés con el piloto Dani Martín. “Después de haber acabado el rally teníamos que volver al punto de partida y nos paramos en un pueblecito a quitarnos el casco y el hans. Para no descuadrar las gafas de ver mientras me lo quitaba, las dejé en el techo del Peugeot 205 y me volví a montar en el coche sin acordarme de ellas. Cuando arrancamos éstas volaron del techo y cayeron al suelo. Cuando regresé, para mi sorpresa me las había atropellado otro coche”, comenta entre risas.

Es poco habitual encontrar a mujeres dentro de este mundillo, y más siendo tan jóvenes. Sin embargo, Amanda Hernández poco a poco se va haciendo hueco en un “mundo de hombres”.  “No hay machismo en el mundo del motor, es más, creo que para muchos hombres somos un ejemplo a seguir”, explica Amanda Hernández. Confiesa que se siente bastante respetada por sus compañeros y ya ha conseguido que otras chicas se unan a este deporte. Para ella, entre sus referentes se encuentra la copiloto a nivel nacional, Vanessa Valle.

Aunque sueña con copilotar con Carlos Sainz o Dani Sordo, no descarta cambiar de asiento y convertirse en piloto profesional. Pero de momento tiene los pies en la tierra. “Estoy sumando kilómetros y mucha experiencia”, afirma la joven copiloto. Su próxima aparición será en el XX Rally Diputación de Ávila.

About Raquel Lorenzo

Alumna de 4º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.