Compartir coche, la nueva forma de viajar

Varias jóvenes iniciando su viaje compartido. (Fotografía: BlaBlaCar)
Varias jóvenes iniciando su viaje compartido. (Fotografía: BlaBlaCar)

La crisis ha agudizado el ingenio y ha hecho que a todos se nos ocurran nuevas formas de ahorrar dinero de aquí y allá. Aplicaciones para conseguir descuentos, ofertas, outlets… no queremos gastar más dinero del estrictamente necesario en nada y viajar no es una excepción. Las compañías “low cost”, las rebajas en trenes y las tarifas reducidas están más al día que nunca, pero no son suficiente para los apretados bolsillos de los consumidores y es por ello que han vuelto técnicas del pasado en nuestra ayuda.

Una de las formas para ahorrar que más de moda están ahora mismo es compartir coche para realizar viajes. Este método nació en la Segunda Guerra Mundial y fue olvidado hasta la década de los setenta, pero es ahora cuando sobre todo los jóvenes recurren a él a la hora de tener que hacer cualquier viaje.

Cómo compartir un coche

Aunque son muchas las empresas dedicadas a ofrecer este servicio, una de las más populares es BlablaCar, que desde 2004 ha conectado a más de 2’7 millones de viajeros.

Su funcionamiento es sencillo: sin necesidad de registrarte, seleccionas de dónde a dónde quieres viajar y en qué fechas y la página te conecta con los usuarios que van a hacer el mismo viaje que tú y que disponen de hueco en sus vehículos. Del mismo modo, todo el mundo puede añadir su viaje para ofrecer plazas en su coche.

Es el precio lo que hace que estas páginas se hayan hecho tan populares: el coste del viaje es simplemente el precio de la gasolina dividido entre los ocupantes del vehículo más una pequeña comisión para la empresa que les ha puesto en contacto.

Viajar con desconocidos

Aún así no todo pueden parecer ventajas. El mayor miedo que reconocen los que se plantean viajar con este método son los problemas que pueden surgir al viajar con alguien a quien no conoces.

Pero es desde la propia web desde donde se intentan evitar problemas al ofrecer a los usuarios seleccionar preferencias de viaje como que no viajen mascotas o que el conductor no fume. Además, para que no haya problemas de falsas identidades es obligatorio dar tu nombre completo así como un email y un número de teléfono identificatorios.

Los testimonios de aquellos que ya han usado este tipo de servicios suelen coincidir en lo cómoda que resulta esta técnica. Elías Casado, estudiante de Inef y fisioterapia, compartió coche en varias ocasiones a lo largo del curso pasado ya que se encontraba estudiando en Grenoble, Francia.

“Viajar con desconocidos puede resultar un poco extraño pero al final es una experiencia muy positiva”

Casado, que jugó el papel tanto de conductor como de compañero de viaje, afirma no haber tenido ningún problema en ninguno de los trayectos aunque admite que sí “resulta un poco raro viajar con desconocidos pero si tienes suerte y te toca gente simpática es una experiencia muy positiva”.

Respeto al medio ambiente

Una de las consecuencias más positivas que tiene esta forma de viajar más allá del ahorro económico es el ahorro energético. Aproximadamente el 78% de los coches circula con un solo viajero, con lo cual esto reduciría de gran manera el impacto medioambiental que producen los gases emitidos por los coches.

Este dato resulta más evidente al comprobar la cantidad de dinero que se ahorra en gasolina al tener que llenar un sólo depósito entre varias personas en lugar de cada uno su depósito. En lugar de gastar unos 70 euros de media, el gasto por viaje se reduce a unos 15 o 30 euros por persona en cada trayecto.

About Pilar Mesquida

Estudiante de Periodismo

1 comments

Gracias por la info! No sabía algunos de estos datos. Aparte de blabla car hay una empresa española en la que estoy apuntado que se llama Amovens y a mi me funciona de de maravilla sobre todo para ir a la uni. Saludos

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.