Azzedine Alaïa: París, negro fetiche, moda eterna

Negro y extrema feminidad en las creaciones
Negro y extrema feminidad en las creaciones

No hay un lugar tan emblemático como es el Palais Galliera, museo de la moda de París, para rendir homenaje al couturier Azzedine Alaïa en la que será la primera retrospectiva a toda una vida de creación. La exposición está abierta del 28 de septiembre al 26 de enero, y cuv3 ha estado allí para contarla de primera mano.

Un couturier hecho a sí mismo

70 modelos únicos para conocer la obra de quien se considera un artesano del cuerpo en movimiento. Alaïa, como gran “costurero arquitecto”, realiza todas las etapas de diseño, realización, patronaje y montaje, lo que otorga a los vestidos un acabado exquisito, una segunda piel para el cuerpo femenino.

Logra expresarse con una virtualidad sin igual, capacidad casi innata ya que, como él afirma, nunca aprendió en una escuela, sino que simplemente respeta la anatomía del cuerpo, de la que ha hecho su ciencia y que le indica el camino para guardar la flexibilidad natural y conseguir que los vestidos ondulen al ritmo de la silueta.

Contemporáneo de diseñadores como Dior o Saint Laurent, aprendió de los mejores cuando abrió en París su salón de moda

Su carrera se caracteriza por un profundo gusto hacia la materia, el cual ha sido una evolución contante a lo largo de esta. Esos detalles se aprecian durante la exposición gracias a la ligereza que parecen tener los vestidos con un valor casi escultural.

Alaïa, como grand couturier, tiene su propia técnica, que consiste en una búsqueda meticulosa y aplicada, y sobre todo su propia visión de la moda porque procura que ninguna de sus creaciones pase de moda. Para ello lleva un ritmo de creación independiente, no encasillado en temporadas o semanas de la moda, no recarga en exceso los vestidos y usa el negro en la mayoría de ellos.

Negro, color fetiche para él, porque le considera el motivo de la fidelidad de sus clientas y le otorga la virtud de poner las personalidades en valor y la de transmitir solemnidad.

Referencias e inspiración

Contemporáneo de importantes diseñadores como Dior o Yves Saint Laurent, puede afirmar que aprendió de los mejores cuando abrió en París su salón de moda. También se inspiró en genios como Balenciaga, Vionnet o Madamme Grès, pero sobre todo en Charles James, quien es su máxima referencia y con quien comparte el sentido de la búsqueda y la obsesión por la belleza.

Como uno de los “grandes” que es en la industria de la moda, su clientela ha sido y es lo más selecto, como por ejemplo actrices de la talla de Greta Garbo o la primera dama de EE.UU. Michelle Obama, a través de las cuales ha conocido la perfecta anatomía del cuerpo y ha logrado casarse con la silueta de la mujer.

El arte reside en la materia

Las creaciones expuestas dejan sorprendidos a los asistentes por su perfecta flexibilidad y adaptabilidad a los cuerpos, efecto que se consigue gracias a los materiales utilizados, en los que según el couturier  reside el arte, complejos, nobles o modestos, cuero, algodón, maille strech o lana son algunos a los que Alaïa recurre para sugerir y dar un perfecto equilibrio a los vestidos.

Espaldas abiertas, vestidos cubiertos por cremalleras, aperturas imposibles, hombros asimétricos, transparencias… la variedad y la riqueza de los diseños sitúan a Azzedine Alaïa entre los grandes genios de la moda. Una exposición imprescindible para apreciar con todos los sentidos creaciones eternas en el tiempo.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.