Madres primerizas en tiempos de crisis

El embarazo pasa rápido, prepara todo para su llegada (Foto: blog Salud)
El embarazo pasa rápido, prepara todo para la llegada del bebé (Foto: blog Marianista)

Carmen González, madre de 24 años, daría todo por su pequeño Andrés: “Creí que no iba a estar preparada, que podría no ser una buena decisión, lo busques o no, en el momento de la verdad te entran las dudas y los miedos ¿Seré buena madre? ¿Y él será buen padre? Todo se te olvida cuando ves su cara por primera vez, te das cuenta de que estás dispuesta a todo, lo que sea pero a tu hijo nunca le faltará de nada”.

Ella es un ejemplo de que, pese a que la natalidad española cae día a día, nuestro país esta lleno de madres jóvenes con pocos recursos pero luchadoras.

Los nacimientos en España caen un 13%

El número de nacimientos en España ha caído hasta un 13% desde que empezó la crisis. Según el INE en el año 2012 vinieron al mundo 453.637 bebés. Los precios suben, los salarios se reducen y las ayudas familiares se acaban. “Laura es una niña buscada y deseada, cuando me quedé embarazada todo nos iba bien, los dos trabajábamos, en casa entraban alrededor de 2.500 euros, hicimos números y la cuenta nos salía. Con lo que no contábamos era con que al volver de mi baja maternal un ERE me dejaría sin trabajo. Ahora nos cuesta llegar a fin de mes, hemos tenido que recortar muchos gastos, pero entre nuestros ahorros y la ayuda de nuestras familias Laura tiene todo lo que una niña de dos años se merece”, manifiesta Ana Guillén.

Nuestro país es uno de los que menos ayudas destina a maternidad en Europa. Una de las que ha desaparecido es el famoso cheque bebé de 291 euros. Esta falta de apoyos económicos estatales hace que sean las propias familias de los padres los que tengan que rascarse el bolsillo.

“Sin ayuda de nuestros padres no habríamos podido”

Tasa de natalidad y número de nacimientos en  España (Foto: INE)
Tasa de natalidad y número de nacimientos en España (Foto: INE)

Lucía Esteban explica que los primeros momentos siempre son difíciles. “El primer año gastamos cerca de los 6.000 euros, prácticamente la mitad de nuestros ingresos anuales ya que solo tenemos el sueldo de Juan -asegura-. De alquiler pagamos 450 euros al mes, al año ponle que unos 5.500. Vamos, que al mes nos quedaban unos 300 euros para nuestra comida, luz, agua y calefacción… Sin ayuda de nuestros padres no habríamos podido”.

Si se hace una comparación entre la tasa de natalidad y las medidas de la crisis, se puede observar que hay una clara conexión. Pero tener un hijo no es imposible.

Por si acaso, no están de más cinco consejos para ahorrar en el primer año de vida:

  1. Amamanta al bebé todo el tiempo que sea posible. Supone un gran ahorro y es lo más recomendable para el pequeño.
  2. Compra pañales en grandes cantidades; suele suponer un descuento. Otra posibilidad es usar pañales lavables de tela, es una opción muy económica.
  3. Serán muchos los regalos que reciba el chiquitín, es mejor pedir que sean útiles y necesarios para no acumular cosas inservibles.
  4. Los bebés crecen muy rápido y la ropa se usa durante periodos muy cortos. Aprovecha la ropa de familiares y amigos.
  5. Solo hay que comprar los muebles estrictamente necesarios, el cambiador no es uno de ellos

La guardería ya no es una opción

A la escasez de prestaciones económicas hay que añadirle los elevados precios de las guarderías. Como en la educación obligatoria, existen diferentes opciones, pero la escasez de plazas en las guarderías públicas hace la situación mucho más difícil. Los precios en los centros públicos se establecen en función de la renta de la unidad familiar pero aún así hay muchas familias que no pueden asumir el coste.

“Uff, ni pienses en guarderías. Tenemos la suerte de que los dos trabajamos pero lo que tengo que agradecer de verdad es que cada semana se turnen entre los abuelos. No podríamos permitirnos una guardería. Ahora te cobran por todo. Si ya la plaza es cara, si le añades comedor y la hora adicional, sube casi hasta los 400 euros al mes. Es una vergüenza, tener un hijo a día de hoy en este país es sortear una dificultad tras otra… Y luego se quejan de que la tasa de natalidad es muy baja ¡Claro, si lo único que ponen son problemas!”, manifiesta Clara Soler.

A pesar de todo son bastantes las madres luchadoras que deciden ir a por todas y traer al mundo a una nueva criatura. “No me arrepiento en absoluto de lo que estoy viviendo, todo esfuerzo se queda pequeño cuando le miro”, afirma con rotundidad Carmen González.

About Cloe Garcia Lacroix

Alumna de 4º de Periodismo

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.