Solidaridad escondida detrás de un café

Apuntes de los 'Cafés pendientes' en la pizarra de la Cafetería Comercial, Madrid | FOTO: Alejandra Madrtín
Apuntes de los ‘Cafés pendientes’ en la pizarra de la Cafetería Comercial, Madrid | FOTO: Alejandra Madrtín

Unos clientes entran en el legendario establecimiento madrileño “Café Comercial, situado en la Glorieta de Bilbao, piden dos cafés para ellos y otros dos “pendientes”.  La camarera les sirve el pedido, tan solo dos de las tazas y el resto lo apunta en una pizarra a la espera de que lo soliciten otros clientes, personas sin hogar, sin recursos, es decir, personas que por alguna razón lo necesitan y no pueden permitírselo.

Cada vez surgen más iniciativas solidarias, debido a la crisis, porque después de todos los momentos difíciles podemos encontrar a personas que tienden su mano a aquellas que lo están pasando mal.

De este modo  Fernando Jiménez, gerente de la cafetería, descubrió la iniciativa gracias a una ONG a la que pertenece, puesto que le comentaron la idea. Se dio cuenta de que en Madrid no había nada parecido, ningún bar o restaurante tenía este proyecto con la situación económica  que nos encontramos actualmente y consideró que era necesario dar el primer paso para poder ayudar a la sociedad y devolverles una parte de lo que está les da.

“¿Por qué no empezar a realizar esta idea? No teníamos nada que perder y si que ganar”, añade sonriente. “Se trata de una acción solidaria, que además de sentirnos bien al efectuarla refuerza aún más nuestra imagen y los clientes se suman a la causa”, concluye Jiménez.

Inscritos en la web que promociona el ‘Café Pendiente’  en España, explica que al principio los clientes “no sabían cómo era la idea, lo que significa la propuesta”, pero poco a poco se han ido enterando muchos de ellos gracias al boca a boca, es decir, en ir diciéndoselo de unas personas a otras, hasta que han llegado a conseguir más de 1.000 cafés en siete meses.

La historia comienza en Nápoles

“Cuando un napolitano estaba contento por cualquier motivo, en vez de pagar solo un café, el que bebería él mismo, pagaba dos, uno para él y otro para el que viniese después con problemas económicos. Es como ofrecer un café al resto del mundo”, dijo el escritor Luciano De Crescenzo, autor del libro dedicado al “Caffè sospeso”, puesto que este gesto es una tradición surgida en Nápoles, según informa el gerente de la cafetería ‘Café Comercial’.

Desde 2008, sin embargo, los camareros de este país denuncian que este hábito se está perdiendo porque cada vez la gente tiene menos dinero que regalar mientras hay más personas necesitadas de la solidaridad

Con el objetivo de despertar de nuevo esta iniciativa,  una red cultural que entre otras muchas actividades decidió dedicarle el día 10 de diciembre (jornada internacional de los derechos humanos) a la costumbre.

Ser solidario no cuesta nada

Muchos pueden llegar a pensar que se trata de un simple café, pero tristemente cada día que pasa para muchas personas este hecho es un lujo. No obstante, esta pequeña acción puede representar mucho, por ejemplo, una bebida caliente o algo que comer como un simple bocadillo puede aliviar los fríos inviernos de aquellos que no tienen donde dormir.

La clave por la que tiene tanto éxito a lo largo del mundo es porque yace de un acto generoso, sencillo y también, “Low cost”, es decir, al alcance de todos los bolsillos, por lo que no existen excusas para no ser solidario.

Desde que se comenzó a implantar el ‘Café pendiente’ en España, los establecimientos que se han ido sumado poco a poco, donde ya se puede donar su consumición solidaria han ido aumentando, llegando a alcanzar la cifra de 11 bares y restaurantes solo en la Comunidad de Madrid.

Ahora está por ver hasta dónde puede llegar la solidaridad anónima de los ciudadanos que no quieren mirar hacia otra parte, cuando tienen la oportunidad de ayudar y así poder hacer un gesto generoso, sintiéndose a gusto con uno mismo y sabiendo que ha hecho una buena causa por alguien que lo necesita.

About Iciar Muñoz Chamorro

Alumno de 4º de Periodismo de CUV.

Deja una respuesta