Antiguo no siempre es sinónimo de caro

Libro sobre plantas medicinales del siglo XVII (Foto: Miriam Calderón)
Libro sobre plantas medicinales del siglo XVII (Foto: Miriam Calderón)

“Hay poca decisión a la hora de comprar. La gente mira mucho”.  Así expresan su descontento con las ventas decenas de libreros que un año más se reúnen en la XXV Feria de Otoño del Libro Viejo y Antiguo.  41 librerías españolas se concentran en el Paseo de Recoletos para dar a conocer cerca de medio millón de ejemplares, entre los que se encuentran Biblias, Quijotes, novelas o libros de historia.

Este evento cultural arrancó el 26 de septiembre y concluye este domingo 13 de octubre. Se viene celebrando desde 1988 con un horario ininterrumpido de 11 a 21 horas.  En esta edición el dibujante Alfonso Azpiri ha sido el elegido para realizar el cartel de la feria. Como es tradición, la Asociación de Libreros de Viejo de Madrid (LIBRIS), edita un libro coincidiendo con el evento. El título de esta edición es ‘Madrid bajo las bombas’ de Ramón Franco Bahamonde.

El encuentro pone en contacto al librero de toda la vida con el lector habitual. Aunque la afluencia de público es elevada las ventas cada año caen. El visitante usual oscila entre los 40-50 años de edad. Un lector que a día de hoy sigue apostando por el libro tradicional, los grabados y las publicaciones antiguas y deja de lado las nuevas tecnologías.

¿Qué busca la gente?

“La gente busca libros baratos de historia, literatura o poesía. El público no puede venir buscando a estas ferias títulos concretos porque se suele tener un ejemplar, a lo sumo dos”, asegura el responsable de la librería madrileña Maestro Gozalbo.

Por otro lado, un empleado de Tunicia que lleva participando en la feria 12 años afirma que la gente busca cosas especiales. “Desde piezas para completar colecciones hasta un libro ya leído que se encuentra todavía en las librerías pero que nosotros lo traemos muy rebajado”, constata.

La propietaria de la librería salmantina Mundis es el primer año que asiste al evento y cuenta que en Madrid se vende de todo, hasta lo más insospechado. “Lo habitual es que la gente venga buscando obras completas. Ahora están muy de moda autores como el ruso Tolstói o el irlandés Óscar Wilde“, explica.

Antigüedad y precio

El año al que pertenece la obra no siempre va ligado a su precio.  La dueña de Mundis asegura que un libro antiguo no quiere decir que valga más. “Es cuestión del autor y de la obra”, resalta.

Sin embargo, en la librería Maestro Gozalbo se pueden encontrar libros del siglo XVII que oscilan los 4.400 euros, como es el caso de un libro de plantas medicinales. Según apunta el propietario del local, el libro recoge las propiedades de las plantas y en la antigüedad era utilizado por médicos y farmacéuticos. Pero este no es el libro más antiguo que tiene a la venta.  Unas homilías del año 1590 se hallan en este stand y su precio es de 600 euros.

About Miriam Calderon

Miriam Calderón Machín Estudiante de Periodismo y Titulo Superior en Edición de Medios Digitales Twitter: @miricalderonm

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.