La entrada a Oriente está al salir del metro

Carteles escritos con ideogramas en la calle Marcelo Usera
Carteles escritos con ideogramas en la calle Marcelo Usera

Cobo Calleja no es el único lugar ocupado en su mayoría por chinos. Delimitado por el río Manzanares se encuentra el distrito de Usera, bautizado como el “Chinatown madrieño” al que se accede tomando la línea 6 de Metro. Una vez se suben las escaleras que acceden a la calle, da la sensación de haberse desplazado a oriente en cuestión de segundos.

A primera vista sólo se observa población china que, además, ocupa los locales de los alrededores. Incluso los carteles que informan sobre el tipo de establecimiento también están escritos en ideogramas, puesto que en la actualidad se dirigen exclusivamente al público chino, ya que son mayoría, a diferencia de comienzos del nuevo milenio, cuando la venta se dirigía a población española.

Sobre cifras, un informe realizado por la Dirección General de Inmigración y Cooperación al Desarrollo indica que en el total de habitantes extranjeros empadronados en Usera, la nacionalidad más numerosa es la china, a la que sigue la boliviana y ecuatoriana.

Tomando la primera calle a la derecha, Nicolás Sánchez, prácticamente la totalidad de los propietarios de locales son chinos. Y no solo ocupan los conocidos restaurantes. En esta calle se puede encontrar electrónica, una tienda de estanterías, peluquerías y una tienda de comida vegetariana entre otras. Además de la población y los locales, es característico el olor a sopa y pan o arroz frito a la hora de comer.

Mano de obra más barata

Si al llegar al final se gira la vista a la derecha, lo primero que se encuentra es un gran edificio con grandes letras en chino en la que es la principal calle del distrito madrileño, Marcelo Usera. Todo lo que se necesite de China se encuentra aquí, aunque también es posible encontrar pequeños establecimientos pertenecientes a madrileños.

Al entrar en uno de ellos, una tienda de confecciones, la dueña, María, asegura que “la llegada masiva de chinos ha perjudicado a los establecimientos españoles que han tenido que cerrar debido al descenso de venta porque ellos lo venden todo más barato”.

Sería interesante conocer el motivo por el que los chinos se han trasladado de forma masiva a orillas del Manzanares. Sin embargo, al entrar a los establecimientos chinos y preguntar si se debe a alguna explicación y por qué en ese lugar y no en otro, no hay respuesta.  El silencio es característico a la hora de preguntar a los que han traído Oriente al barrio madrileño.

Milagros, propietaria de una tienda de regalos lo justifica afirmado que “algunos no entienden lo que se les pregunta, otros no quieren entenderlo porque tienen miedo”. Aún así, reconoce que la llegada de chinos con la mano de obra más barata “no ha afectado a sus ventas porque los clientes que van a la tienda son los de toda la vida, pero sí ha visto como gran cantidad de amigos y vecinos han tenido que cerrar sus locales”.

Españoles a partir de los 70 años

Es casi imposible encontrar a población joven española. La que pasea por estas calles es de la tercera edad, que va acompañada por su pareja o en grupos que interrumpen el paseo para descansar en los bancos de Marcelo Usera.

Una de las vecinas de la zona, Carmen Ramos, que lleva viviendo en el distrito más de cincuenta años, afirma que “Usera ha cambiado mucho en los últimos quince años”. “Además de los locales, han ocupado los pisos de las proximidades. Son personas educadas y silenciosas pero se lo están quedando todo”, añade.

Esta es la realidad actual del barrio de Usera, de manera que si por falta de tiempo o dinero no se puede visitar el gran país asiático, siempre podrá uno desplazarse a este distrito para conocer las costumbres y las gentes aunque sin farolillos de color rojo decorando las calles.

(Visited 315 time, 1 visit today)

About Diana Saorín

Graduada en Periodismo (Centro Universitario Villanueva)

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.