El concierto secreto de Dani Martín

Concierto de Dani Martín, Yam Session. ( María Rodríguez)

El grupo Yamaha está de aniversario: cumple 125 años. Para celebrarlo sus responsables organizaron una exposición y venta de sus instrumentos en el Círculo de las Bellas artes de Madrid. Cuando las puertas de la exposición cara al público se cerraron se abrieron otras, las del concierto privado de Dani Martín. Durante toda la tarde la presencia del cantante había sido el secreto mejor guardado. Muchos de los asistentes al evento recogían sus invitaciones sin saber qué se iban a encontrar.

Un público muy variado

A las nueve de la noche se cerraron las puertas al público para volver a abrirse a las nueve y media para recibir a los invitados al especial concierto que Dani Martín iba a ofrecer en el teatro Fernando de Rojas, en la segunda planta del Círculo de las Bellas Artes. Los acomodadores del teatro acompañaron a esta redactora a su asiento desde donde pudo observar las distintas sensaciones del público.

No se puede englobar a todos los asistentes dentro de un mismo tipo de público, pues la verdad es que era de todas las edades y aspectos. Estaban las fans incondicionales del cantante en primera fila que desde su entrada a la sala ya estaban con los nervios a flor de piel esperando la salida del cantante. Junto a ellos, los empresarios del grupo Yamaha, que probablemente no sabían quién era el cantante y estaban más preocupados de sus smartphones que de la música y el lugar. Y, por último, parejas a las que el ambiente y la música ayudaban a sentirse aun más enamorados.

“Dejar de estar tan serios, podéis cantar”, reclamó Dani Martín al público, pues el cantante está más acostumbrado a multitud de adolescentes gritando sus canciones que a un público formado en su mayoría por hombres de traje y corbata que probablemente no habrían escuchado nunca una de sus canciones.

Un concierto de viejas y nuevas canciones

A pesar de que el concierto también fuera una manera de promocionar el nuevo disco de Dani Martín, Cero,  no podían faltar clásicos de El canto del loco, grupo del que el cantante era vocalista y compositor. “No podía dejar de cantar estas canciones tan especiales para mi”,  afirmó el solista tras cantar uno de los grandes éxitos de su anterior grupo.  “La canción más indie que mi primo y yo compusimos”, reconoció el músico

El concierto poco tiene que ver con los que el cantante nos tenía acostumbrados en su anterior etapa. Fuera quedaron los grandes efectos de luces y sonido. Una guitarra, un piano, una voz que le acompañaba y un escenario realmente único fueron todos los elementos que Dani Martín necesitó para que todos aquellos que estaban ensimismados en sus teléfonos móviles los abandonaran para escuchar al cantante y dejarse sumergir en el ambiente de ese concierto tan íntimo y especial.

About María Rodríguez

Estudiante de 4º de Periodismo en Villanueva C.U.

1 comments

Deja una respuesta