Consejos para el currículum vitae y la entrevista de trabajo

Cómo prepararse una entrevista de trabajo es clave para ser seleccionado
Cómo prepararse una entrevista de trabajo es clave para ser seleccionado

Quedarse en blanco, ponerse nervioso, decir más de lo que se debe, que reconozcan una mentira… esto es lo mínimo que te puede impedir conseguir el trabajo de tus sueños. Para que esto no suceda, Manuela Iniesta ayudó a los estudiantes del Centro Universitario Villanueva a aprender cómo enfrentar la primera toma de contacto con el mundo empresarial a través de su experiencia en la compañía Repsol.

Iniesta participó en las Jornadas de Orientación Profesional del Centro Universitario Villanueva, que consistían en enseñar de manera práctica a los estudiantes del centro a preparar un Curriculum Vitae, una entrevista de trabajo y una dinámica grupal. La ponente es responsable de selección e integración del Grupo Repsol, pero no solo eso, sino que colabora en Universia, en el departamento de empleo. Esta organización se encarga de acercar a los universitarios con las empresas, es decir, contrata becarios.

Universia es la mayor red de colaboración universitaria del mundo con presencia en 18 países de Iberoamérica con una misión clara: Universia promueve el desarrollo social y empresarial a través del talento, el conocimiento, la investigación aplicada y la colaboración institucional entre universidades y empresas.

Tu mejor carta de presentación es tu curriculum vitae 

Lo primero que ven de ti las empresas es tu CV, por lo que se convierte en la mejor carta de presentación. Es el detonante para que presten atención y tengan en cuenta tu candidatura, y por ello debes conseguir que llame la atención, desempeñar el rol de marca y diferenciarte del resto.

Sin olvidar el puesto al que quieres optar, tu CV debe estar adaptado a los rasgos que el evaluador busca. La empatía con el entrevistador es la mejor manera de salir satisfactorio.

Existen varios tipos de CV; cronológico, funcional o temático (por temas, habilidades) y combinado o mixto. Se debe cuidar la fotografía, destacar los últimos títulos de tu formación académica y prescindir de la que se presupone como preescolar o escolar. En la experiencia profesional solo se debe indicar la que tiene relación con tus estudios y prescindir de datos personales como hobbies.

Cara a cara con tu futuro: la entrevista de trabajo.

Es una fase imprescindible en el proceso de selección ya que tiene gran importancia a la hora de la selección. Las empresas la utilizan para conocer personalmente a los individuos que les han interesado de todos los CV que han recibido. Normalmente constituye la última fase del proceso de selección, aunque esto puede variar dependiendo de la compañía, el puesto y el proceso en el que se participe.

Para salir airoso de la entrevista de trabajo, la ponente aportó una serie de consejos:

–          Ser puntual, ni muy pronto ni muy tarde.

–          Ir informado sobre la empresa y saber por qué se quiere trabajar ahí.

–          Responder con seguridad, sin balbucear e intenta sintetizar las respuestas.

–          Cuando hables de tu experiencia o vida académica saca siempre las cosas positivas. No hables mal de compañeros o jefes anteriores.

–          Ten claras las metas y objetivos que te has marcado y si los has conseguido.

–          Muestra entusiasmo y motivación clara de lo que quieres.

Lo más importante:

–          Se tú mismo, solo te quieren conocer más a nivel profesional.

–          No ponerse nervioso y mantener el contacto visual con el entrevistador.

–          Cuida tu presencia el día de la entrevista.

–          La honestidad la mejor política, aunque algunas veces no.

Colaborando con tu adversario: dinámicas de grupo.

Las dinámicas de grupo cada vez están cobrando mayor importancia en los procesos de selección, especialmente si se trata de jóvenes que buscan su primer o segundo empleo. Normalmente suelen estar formadas por grupos de 5 a 10 candidatos y pueden ser  debates o ejercicios prácticos. Se establece un tipo de preparación y un tiempo de discusión. En el caso de las dinámicas de ejercicio práctico, una vez finalizada se hace un resumen de lo acordado, por lo que es posible que se nombre un portavoz y qué el evaluador haga preguntas.

Se intentan evaluar ciertas competencias de las personas como capacidad de solución en problemas en grupo, capacidad analítica, controlar tiempo, … Para concluir dio unos consejos muy útiles.

–          Ser tu mismo y actuar con naturalidad

–          No fingir una forma de trabajar sino utilizar la tuya propia

–          Tus participaciones en el grupo tienen que aportar valor. No hablar por hablar.

–          Las opiniones contrarias hacerlas de manera constructiva, argumentándola y adaptándola a los intereses del grupo.

–          Si no se tienen ideas buenas, asumir otras funciones dentro del grupo como moderar, recoger ideas, animar a la participación.

–          Escuchar y dejar hablar. Muchas veces se está más pendiente de cuando intervenir que de escuchar.

–          Cuidar el lenguaje verbal y no verbal.

(Visited 621 time, 1 visit today)

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.