“Con Blancanieves queríamos ser los primeros en devolver el cine mudo a las pantallas”

El productor de Blancanieves, Ángel Durández, sujetando el número de la revista Fila7 con Maribel Verdú (Foto: Inés Gallego)
El productor de Blancanieves, Ángel Durández, sujetando el número de la revista Fila7 con Maribel Verdú (Foto: Inés Gallego)

El cine Paraíso de Mirasierra acogió una proyección muy especial de la película española con más repercusión del pasado año, Blancanieves, ya que  estuvo presentada por Ángel Durández, presidente de la productora que financió la película, Arcadia Motion Pictures. Tras la proyección respondió a las preguntas de los asistentes.

Durández es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid. Él mismo se califica como un enamorado del cine y se implica personal y profesionalmente en el negocio. Es consejero en empresas de medios como Mediaset y de otros ámbitos como Repsol.

Una apuesta arriesgada

“El proyecto llegó hace seis años a nuestras manos. Fue muy complicado encontrar financiación”, asegura Durández, que reconoce que cuando les llegó el proyecto, y a pesar de los problemas que pudieran encontrar por el camino, quisieron sacarlo adelante a toda costa.

La idea de llevar de nuevo el cine mudo y en blanco y negro a las pantallas era muy novedosa. Pero las televisiones no se mostraron interesadas en participar en el proyecto: “Pensamos entonces en hacerla en sonido y color, pero ese pensamiento tan sólo nos duró unos instantes. “Queríamos ser los primeros en devolver el cine mudo a las pantallas”.

La novedad resultó no serlo tanto y esta fue una carta que no jugó a favor de la promoción de la película. “Cuando empezamos a rodar Blancanieves nos enteramos de que se estaba promocionando The Artist“, recuerda el productor.

Además se estrenarían otras dos películas de Hollywood bajo el mismo título, pero ninguna comparable. A pesar de esta serie de incómodas casualidades nuestra Blancanieves se ha creado un sello personal internacionalmente. The New York Times y la edición estadounidense de la revista Vogue dedicaron varias páginas a la película.

El nacimiento de Blancanieves

Según explicó Ángel Durández, fue durante el Festival de San Sebastián hace ya más de seis años cuando nació la película. Se proyectó Avaricia, película de 1924, y entre los espectadores estaba Pablo Berger, director de Blancanieves. Además llegó a sus manos un álbum de fotografías de la “España profunda”.

Todo esto sumado a los cuentos que le contaba a su hija dio lugar a esta novedosa película, con la que es imposible no emocionarse y así lo manifestaron los espectadores.  “Pablo Berger es fundamental, ha sido el factótum del proyecto, de él fue la idea, aunque es verdad que ha encontrado unos productores que se entusiasmaron con la misma. Pablo era quién transmitía el entusiasmo a todo el equipo”, recuerda el productor.

Invertir en cine

En España aquellos que quieran invertir en cine pueden llegar a obtener un 18% de desgravación fiscal. Los inversores obtienen beneficios fiscales y además se les invita a los estrenos y entregas de premios, lo cual puede resultar más atractivo que invertir en cualquier otro sector. Por eso en algunas ocasiones resulta relativamente fácil encontrar inversores privados, concluye Durández.

La célebre historia de la muchacha desdichada que come manzanas ha sido contada una vez  más, pero esta vez tiene un toque diferente al que hoy en día no estamos acostumbrados. El cine moderno ha robado el protagonismo a las imágenes, olvidando el poder de conmover del silencio. “Esta obra maestra española con una magnífica fotografía y un gran reparto devuelve el gusto por el cine clásico”, comentó uno de los espectadores durante la proyección

About Marta Serra

Estudiante de Comunicación Audiovisual.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.