Pérez Borrachero: “Hay que llenar la mochila de experiencias”

Eduardo Pérez Borrachero, antiguo Alumno del Centro Universitario Villanueva
Eduardo Pérez Borrachero, antiguo Alumno del Centro Universitario Villanueva

Las palabras y explicaciones muchas veces son incapaces de calar en las personas, pero algo que puede lograrlo es el mero ejemplo o la experiencia de otros.

La clase de primero de Publicidad del Centro Universitario Villanueva tuvo un encuentro con un antiguo alumno, Eduardo Pérez Borrachero que, aunque empezó con mal pie la carrera, ha terminado recogiendo los frutos de su trabajo, al darse cuenta de lo necesario que era un cambio radical en su vida.

Comenzó sin involucrarse en la carrera. No aprovechaba las clases y sus notas iban cayendo en picado. En su mente solo cabía la idea de salir y salir. Fue en cuarto cuando, por primera vez, tuvo la iniciativa de participar en un concurso de anuncios, y he a aquí el momento en el que se dio cuenta del error que había cometido años atrás al no aprovechar nada el tiempo, pues no era capaz de crear una buena propuesta ya que desconocía el manejo y funcionamiento de los programas necesarios.

Publicidad barata pero muy atractiva

Inició su año de prácticas y se dio cuenta de cómo era el mundo de la publicidad. Un espacio muy distinto y completamente al margen de la concepción que él tenía. Apartó así la idea de que la publicidad era “realizar spots de marcas conocidas”, descubriendo que era mucho más… la clave era intentar disfrutar y desarrollar la creatividad en otras cosas.

Trabajó para una agencia cuya base era la de llevar a cabo publicidad muy barata capaz de atraer la atención de los medios. Buscaba salir en las noticias, programas…y todo ello con acciones sencillas y muy disparatadas: desde inventarse una candidatura política para anunciar un centro comercial, hasta preparar una fiesta para Marlboro, en la que para no evitar atentar contra la Ley, repartían cajetillas al entrar a la fiesta, dando a entender así que estaba financiada por la empresa.

Un modelo de negocio diferente

Más tarde, creó junto con un amigo una pequeña agencia que colaboraba con Ron Brugal en el diseño de cajas y botellas, pero no tuvo gran tirada. Fue entonces cuando encontró el modelo de negocio que él quería. Un sistema diferente al de una agencia corriente.

Su agencia “Primo Larry” está formada por ocho miembros, cada uno con capacidades y destrezas diferentes, que trabajan al mismo tiempo de forma independiente y grupal llevando a cabo proyectos relacionados con marcas de ropa, entre las cuales está Adidas.

Borrachero ha conseguido todo esto a base de esfuerzo y entrega. Ha realizado trabajos brillantes bien reconocidos, pero quizás lo que más podría destacarse de este encuentro fue la idea que transmitió todo el tiempo de “llenarse la mochila de experiencias”, pues nunca sabe que puedes necesitar mañana. Él ha practicado paracaidismo, pintura y ahora entrena a un perro guía.

“Pero no debemos olvidar nunca el seguir haciendo esas cosas que nos hacen felices, pues no todo en la vida es trabajar”, concluyó.

(Visited 356 time, 1 visit today)

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.