Josu Feijoo, la increíble historia del primer diabético que irá al espacio

Josu Feijoo durante la presentación de la conferencia (Foto: Inés Gallego)

“Vitoriano, ingeniero, alpinista, conferenciante, astronauta, diabético”. Con estas seis palabras fue presentado Josu Feijoo, protagonista esta semana de los Encuentros Profesionales para los alumnos de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad Villanueva.

Posiblemente estas seis palabras se queden bastantes cortas con el inmenso historial que Feijoo lleva a sus espaldas. Ha sido el primer diabético en el mundo en subir las siete cumbres y en visitar el Polo Sur y el Polo Norte, completando así el Grand Slam de montaña. Además quiere ser el primer diabético astronauta, llevado por la empresa Virgin Galactic y financiado por diversas empresas privadas que experimentan nuevas fórmulas de insulina artificial.

“El futuro es de los que creen en la belleza de sus sueños”

Durante su intervención, Feijoo se centró en el esfuerzo por aprender como principio fundamental para lograr los sueños individuales. Con esta idea como cabecera, comenzó explicando la travesía que llevó a cabo para alcanzar la cima del Everest. A pesar de las dificultades logísticas y de salud, Feijoo aseguró que no es un inconsciente. “Me gustan los retos difíciles que puedo superar”, afirmó.

“Si yo me hubiese parado a pensar que no era capaz de hacerlo, jamás lo habría intentado, y no estaría aquí con vosotros”, repitió en varias ocasiones. “No tenéis límites, pero debéis ir aprendiendo poco a poco. Porque las grandes empresas hay que hacerlas en equipo”.

“Debes olvidarte de los estereotipos de la televisión”

A través de una serie de fotografías, explicó su complicada escalada hacia la cima del Everest. En primer lugar, “debes olvidarte de los estereotipos de la televisión”. Contó que los chavales de la zona llevaban 30 kilogramos de peso al precio de tres euros y medio. Y que muchos de esos jóvenes morían de cáncer de piel por falta de medios materiales a la hora de protegerse del sol.

La escalada también era una realidad muy difícil. “La presión es tan baja que se te revientan las venas”, comentó. “Pierdes hasta 14 kilos durante el ascenso, por lo que debes estar muy bien amueblado mentalmente si quieres lograr tu objetivo”.

En el mundo de la montaña, la palabra “equipo” es clave, y aprender del líder del grupo es crucial si quieres llegar a la meta. Feijoo explicó cómo un joven americano perdió la vida durante la subida cuando insistió en hacerlo a pesar del mal tiempo. Feijoo admitió que “no es agradable decirle a una persona que sueña lo mismo que tú que no puede hacerlo”, pero al mismo tiempo afirmó que “la gente muere en el Everest porque no hace los deberes”.

“El fracaso nunca fue una opción”

En la segunda parte de la conferencia, detalló el proyecto que lleva labrando durante varios años: ser el primer diabético astronauta. Ha realizado bastantes pruebas físicas (la ingravidez, las acrobacias aéreas…), la mayoría superadas con éxito y a la primera. Sin embargo, en una de ellas suspendió y no pudo superarla hasta el quinto intento. Feijoo destacó que, en ese caso, “el fracaso nunca fue una opción. Nunca dudé de mí”.

Ahora lidera un proyecto denominado “Diabéticos hasta el campo base del Everest”, con el fin de animar a miles de personas que padecen su misma enfermedad a adentrarse en la montaña y a, como señaló al final de la charla, “ver que el vaso está siempre lleno. Todos tenéis un Everest ahí afuera: nunca dejéis de soñar”.

(Visited 262 time, 1 visit today)

1 comments

Almas grandes para grandes escritores capaces de captar la esencia que nos hace realmente humanos.
Enhorabuena por el fantástico artículo. Cómo me hubiera gustado estar allí…

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.