Francisco celebra Misa en la Parroquia: “¡Qué Papa más cercano!”

Una pancarta que refiere a una de las palabras que más menciona el Papa "camina". (foto: Marian I. Arias)
Una pancarta que refiere a una de las palabras que más menciona el Papa: “caminar”. (foto: Marian I. Arias)

Los romanos no dan crédito y los agentes encargados de la seguridad del papa andan un poco preocupados y sorprendidos. El Papa ha celebrado la Misa dominical en la pequeña iglesia de Santa Ana, parroquia del Vaticano, a la que, sobre todo, acuden los laicos que trabajan en la Santa Sede. Después de la Eucaristía, Francisco ha salido rápidamente a la puerta donde ha querido saludar a los asistentes. Una frase se le escuchaba en cada uno de estos saludos: “Reza por mí”.

El primer ángelus de Francisco

La plaza de san Pedro y la via della Conciliazione estaban repletas de personas – más de 150.000 se ha calculado- que deseaban escuchar al Santo Padre y rezar con él el ángelus.

Como en el resto de los días, el Papa ha hecho “lo previsto”, pero a su manera. Ha leído un pequeño discurso que hablaba de la misericordia de Dios, comentando el evangelio de la mujer adúltera, el correspondiente al domingo V de cuaresma. “Hermanos y hermanas, el rostro de Dios es el de un padre misericordioso, que siempre tiene paciencia. ¿Has pensado en la paciencia de Dios, la paciencia que tiene con cada uno de nosotros? Esa es su misericordia. Siempre tiene paciencia, paciencia con nosotros, nos comprende, nos espera, no se cansa de perdonar si volvemos a Él con un corazón contrito”, proclamó.

Después, dejó de lado los papeles y relató un suceso que le ocurrió con una “abuela” argentina: “¿quiere confesar?”. “Sí”, dijo. “Pero si no ha pecado…”. Y ella dijo: “Todos tenemos pecados…”. “Pero tal vez el Señor no se los perdonará…”. “El Señor perdona todo”, me dijo.  “¿Pero cómo lo sabe señora?”. “Si el Señor no perdonara todo, el mundo no existiría.” Sentí ganas de preguntarle: “Dígame, señora, ¿estudió en la Gregoriana?”. En este y en otros momentos Francisco ha hecho reír al público. Otro momento divertido ha sido cuando ha hablado de un libro del cardenal Kasper sobre la misericordia: “Pero no creáis que hago publicidad a los libros de mis cardenales” ha dicho sonriendo.

Un papa que “llega” a la gente

A modo de curiosidad, se puede decir que el Papa ha incluido algunas novedades, respecto a los ángelus precedentes: sólo ha hablado en italiano, mientras que lo habitual es dirigir un saludo en diferentes lenguas; sólo ha rezado una vez el gloria, cuando lo más común es rezarlo tres veces, y la parte que se solía cantar, esta vez sólo la ha leído. Algunos decían: “Es que a este Papa, no le gusta cantar”.

Finalmente, se ha despedido de forma cariñosa: “Buen domingo y buena comida”, frase que ha gustado a todos los presentes, pero especialmente a los italianos. “Qué cercano, me parece muy simpático”; “yo lo veo con un perfil muy de pastor, siempre pone ejemplos, cuenta anécdotas”. Frases de este estilo se escuchaban cuando Francisco se despidió y se cerró la ventana de las estancias papales.

Y un pequeño, que estaba sobre los hombros de su padre, preguntaba desconcertado y un poco “molesto”: “¿papá, porqué hay tantos que hablan en español?” a lo que el padre le decía “porque el papa es argentino y muchas personas han venido de Latinoamérica para verle… ¿Y has oído al Papa? Tenemos que aprender a querer a todos”. Se ve que Francisco “llega” a la gente.

(Visited 205 time, 1 visit today)

About Gema Bellido

Corresponsal de cuv3 en Roma. www.alaspuertasdelconclave.blogspot.it

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.