Los grupos multimedia, a la caza del “nuevo consumidor”

Blanca, durante su charla en el Centro Universitario Villanueva (Foto: Ángela Treviño)
Blanca, durante su charla en el Centro Universitario Villanueva (Foto: Ángela Treviño)

“El problema no es solo la crisis, sino los problemas que tiene la industria española”, asegura la periodista Blanca Aguirre en referencia al periodismo multimedia. Y para combatirlo, sólo hay una receta: que los grupos de comunicación hagan un cambio en su modelo de negocio para monetizar. A su juicio, los medios tradicionales están perdiendo dinero y los nuevos no acaban de avanzar, principal motivo que hace necesario el cambio.

Según explicó Aguirre en una charla ante alumnos del Centro Universitario Villanueva, es preciso remontarse al siglo XIX para entender cómo los grupos multimedia se han convertido en plataformas como Prisa, Vocento, Godó o Zeta. Sus inicios están marcados con un periódico como modelo de negocio, y a medida que ha pasado el tiempo, se ha visto engordado este grupo.

Los problemas de la industria audiovisual española

Los grupos multimedia han ido creando la industria audiovisual, que además de ejercer el papel de creadora de opinión, tendencia y moda, ha sido creadora de percepción del mundo.

Pero, como recordó Aguirre, hay que tener en cuenta los problemas que sufre la industria audiovisual. Por un lado, la falta de internacionalización, ya que no se ha buscado mercado en el exterior a excepción de Latinoamérica. Por otro lado, la poca profesionalidad de su gestión, y por último, el modelo dualizado en el que se encuentra (papel/web), siendo este último una carga de trabajo mayor para el periodista, puesto que no se da valor añadido a la web.

El nuevo consumidor

El consumidor que ha surgido busca personalizar su contenido, tenerlo donde quiera y cuando quiera. Esto ha dado pie a nuevos hábitos; aun así los grupos no acaban de adoptar su negocio y rentabilizarlo.

El avance de las nuevas tecnologías da lugar a una mayor interacción entre emisor y receptor. El usuario también es generador de contenido, estableciendo el open journalism.

Este periodismo ciudadano es una arma de doble filo, ya que se tiende a pensar -reconoce Blanca Aguirre- que “como aparece en la red, parece que es cierto”, además de facilitar su manipulación con los nuevos dispositivos. “Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos”, recalcó.

Aguirre cerró su ponencia insistiendo en el inevitable cambio, y afirmó que a pesar de todas las dificultades y los desequilibrios en el avance,  es preciso encontrar la forma de ver la luz al final del túnel.

(Con información de Ángela Treviño Lesseps)

About Paloma Soto

Estudiante de 2º de Comunicación Audiovisual en Villanueva C.U

Deja una respuesta