Historia del cónclave: de Clemente IV al sucesor de Benedicto XVI

La sucesión de Clemente IV dio origen al cónclave
La sucesión de Clemente IV dio origen al cónclave

En los primeros siglos del cristianismo, el cónclave no era el procedimiento habitual para elegir Papa. Más bien, fue “un invento” que surgió en un momento concreto, para resolver una situación determinada. En su manual de Historia de la Iglesia, José Orlandis detalla el contexto en que surgió el cónclave: tras la muerte de Clemente IV (1268), el desacuerdo entre los cardenales reunidos en el palacio papal de Viterbo era tan rotundo que en enero de 1269 las autoridades municipales comenzaron a levantar la techumbre del palacio, con la intención de forzar a los electores a llegar a una acuerdo.

Pero ni siquiera este sistema funcionó: la vacante se prolongó casi tres años más, hasta el 1 de septiembre de 1271, en que fue elegido el papa Gregorio X.
Este Pontífice trató de buscar una solución para que en el futuro no se repitieran semejantes situaciones. El procedimiento ideado consistió en la introducción del sistema del “cónclave” (que, etilmológicamente, significa “con llave”), que se estableció por la constitución Ubi periculum y fue aprobado en el Concilio II de Lyon (1274).
Este sistema disponía que los cardenales que debían proceder a la elección eran encerrados en el palacio apostólico totalmente incomunicados con el exterior y allí permanecían recluidos hasta haber elegido Papa.
Estaba prevista, incluso, una progresiva disminución de los alimentos que se les facilitaban, en caso de que transcurriera demasiado tiempo sin llegar a un acuerdo. Básicamente, este procedimiento es el que ha llegado hasta nuestros días y el que se utilizará para la elección del próximo papa.
(Visited 432 time, 1 visit today)

About Gema Bellido

Corresponsal de cuv3 en Roma. www.alaspuertasdelconclave.blogspot.it

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.