Rimarrai sempre con noi

Cartel que el Comune de Roma puso en las calles para despedir al Papa (foto: Gema Bellido)
Cartel que el Comune de Roma puso en las calles para despedir al Papa (foto: Gema Bellido)

En estos días más tranquilos, es muy interesante pasear por Roma. Ya se han disipado las multitudes que vinieron para la última audiencia de Benedicto XVI, el miércoles 27, y la despedida en Castelgandolfo el 28. Todo el mundo espera expectante que el colegio cardenalicio anuncie la fecha en que dará comienzo el cónclave que elegirá al nuevo Papa.

Sin embargo, aun se pueden encontrar personas por la calle que están viviendo de forma especial estos momentos. cuv3 ha recorrido los rincones de la capital italiana para ver cómo se viven estos días tan especiales

Dorotea, la anestesista alemana

Dorotea es alemana y estudió medicina en la universidad de Bonn, de la que Joseph Ratzinger fue profesor. Es anestesista y actualmente está haciendo un máster en Roma.

La oportunidad de despedirse de Benedicto XVI en Roma le hace recordar otros momento junto al Papa: “Cuando el Papa vino a Colonia en el 2005 para la JMJ tuve la oportunidad de ser voluntaria y no sólo a mí, sino a muchos jóvenes nos conquistó el corazón con su manera tan sencilla y humilde que reflejaba todo su actuar en estos días”.

Sobre la noticia de la renuncia de Benedicto XVI dice: “La recibí con gran asombro y primeramente con bastante tristeza, lo que experimenté todavía más en el momento en que se despidió de la gente que había acudido a Castel Gandolfo”.

“De Benedicto XVI siempre he agradecido su modo claro de hablar, tratando de ir al fondo de las cuestiones, mostrando la belleza de la fe y el atractivo de la Verdad, sin dejarse impresionar por las opiniones contrarias, sin ningún miedo al ambiente. Como Benedicto XVI toca el piano y es amante de la música, muchos de sus escritos, especialmente los que tratan de la liturgia, uno de sus temas centrales, dejan ver su gran sentido artístico. Esto es otro punto que me pareció muy atractivo porque me encanta la música”, añade.

Luciana, médico especialista en geriatría

Luciana viene de Brasil y se encuentra en Roma haciendo el mismo máster que Dorotea. Ella analiza la decisión de renunciar desde un punto de vista médico y destaca que “es habitual que las personas se jubilen entre los 60 y los 65 años. El Papa, a pesar de su avanzada edad y de sus problemas de salud ha seguido adelante, valientemente ha aceptado el peso de la elección como Papa y afrontó estos últimos años llevando el ritmo de una persona sana y con mucha menos edad.”

Al preguntarle por la decisión de renunciar comenta que el Papa Juan Pablo II les enseñó “cómo afrontar una enfermedad crónica degenerativa, que presentaba un ocaso deducible, con fe y persistencia; también ha enseñado a morir aceptando la Voluntad de Dios”. “Por su parte, Benedicto XVI nos ha enseñado a dar más de lo que uno mismo piensa que pueda ser capaz de dar en las situaciones de la vida que no son extremas pero son continuas y cotidianas; y a aceptar las limitaciones propias de la edad con humildad y sabiduría”, añade.

Un filipino en san Pietro in vincoli

Ike es filipino pero lleva unos años viviendo en Roma. Es el encargado de guiar a las visitas en la Iglesia “san Pietro in vincoli”, donde se encuentra el Moisés de Miguel Ángel. Dice que actualmente está leyendo el libro de Jesús de Nazaret en italiano y destaca que este Papa es “muy inteligente pero a la vez, muy sencillo” y,  a pesar de la renuncia seguirá haciendo lo de siempre: “promoción” a sus escritos, porque “Benedicto es un maestro que explica muy bien”.

De hecho, al dar el “tour” con los visitantes de la iglesia se puede escuchar como Ike toma enseñanzas sacadas de los escritos del Papa. Un ejemplo: al explicar la iconografía que se puede ver en las paredes del templo dice: “se puede representar a Dios a través de imágenes porque, como dice Benedicto XVI, es el mismo Dios el que se ha encarnado.” No sabemos si todos los visitantes podrán entender el significado teológico de sus palabras pero el guía está feliz de poder contribuir a dar doctrina a todos los que vienen a ver esta famosa iglesia.

Un ángelus diferente

Este domingo, numerosos fieles, sobre todo jóvenes, se congregaron en la plaza de San Pedro para rezar el ángelus unidos, aunque esta vez sin el Papa. Muchos otros acudieron a las inmediaciones de Castelgandolfo, queriendo acompañar más de cerca a Benedicto XVI, para rezar junto a él esta oración cristiana.

En las calles de Roma, todavía se pueden ver algunos de los carteles que el ayuntamiento de la ciudad colocó como despedida y homenaje a Benedicto XVI. En ellos se pueden leer una palabras que permanecen en el ánimo de muchos ciudadanos de Roma: “rimarrai sempre con noi” (Permanecerá siempre con nosotros)

(Visited 88 time, 1 visit today)

About Gema Bellido

Corresponsal de cuv3 en Roma. www.alaspuertasdelconclave.blogspot.it

2 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.