“Un reportaje es como el pase de un torero”

Fátima Uríbarri durante la conferencia en el Centro Universitario Villanueva. Foto: María Royo
Fátima Uríbarri durante la conferencia en el Centro Universitario Villanueva. Foto: María Royo

“De todas las experiencias aprendes algo bueno que te sirve para tu futuro”. Estas palabras son la esencia de la carrera profesional de Fátima Uríbarri Bilbao, periodista licenciada por la Universidad Complutense de Madrid, que visitó el Centro Universitario Villanueva este jueves para tener un encuentro profesional con los alumnos de periodismo.

A lo largo de su trayectoria profesional ha tenido contacto con distintos medios, y actualmente trabaja en la sección de cultura de La Gaceta (Grupo Intereconomía), y en la revista Época. Mientras estudiaba, realizó sus primeras prácticas en El Diario de Cádiz, donde trabajó en las secciones de nacional e internacional. Más tarde descubrió que en revistas como Marie Claire la maqueta prima sobre el texto.

El cambio es algo permanente en la vida

Durante el encuentro con los alumnos, transmitió que las puertas que se abren en el mundo del periodismo son numerosísimas, y que los buenos periodistas deben estar abiertos a todo. “El cambio es algo permanente en la vida”, y por ello el periodista debe ser curioso, activo, debe estar siempre disponible y tener siempre temas que proponer. En Cambio 16 fue donde vivió la introducción del ordenador, un hecho que supuso que su generación tuviese que aprender sobre la marcha. A partir de 1996 empezó en la revista Época, de información general. “Nunca te aburres cuando eres la nueva, pero no acabas de tener fuentes”, aseguró.

Tras muchos años de camino hacia su meta, consiguió entrar en la sección de cultura. Aquí escuchó que “un reportaje es como el pase de un torero” ya que se debe llevar al lector hasta el final. Es partidaria de la documentación y defiende que los redactores deben involucrarse en el material gráfico ya que “sin foto no hay tema”. Está especializada en arte y en literatura, y trabajando en lo que le gusta, afirma que el mundo de la cultura es uno de los más agradables que existen. El compañerismo está por encima de la competitividad, sin perder de vista que cada periodista debe diferenciarse de alguna manera.

La idea de constante cambio que ella transmite sigue vigente. Por ello recordó a los futuros periodistas que “el único patrimonio de un periodista es su firma”, y les animó a no tener miedo, independientemente de las circunstancias.

About María Royo

Estudiante de cuarto de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva.

Deja una respuesta