La resaca de Arco 2013, entre el optimismo y la decepción

Hombre observando una colección de fotografías sobre arquitectura en ARCO
Foto: Fátima Gracia

La feria internacional de arte más conocida de  España tenía este año que enfrentarse a un reto más. Además de la exquisitez y curiosidad del visitante, Arco tuvo que hacer frente a la subida del IVA. La cosa parecía pintar bastante fea aunque las opiniones acerca del resultado de esta feria artística son diversas.

Pese a las bajas expectativas que se tenían sobre los resultados que daría  la feria Arco 2013, generadas por la subida del IVA y que llevaron a reducir hasta 14 galerías y miles de nombres respecto a la edición anterior, Arco se despidió un año más dejando, tanto a galeristas como a interesados en arte, con el buen sabor de boca que la caracteriza.

La edición de Arco en este 2013 ofrecía nuevas propuestas artísticas de la mano de artistas a nivel nacional e internacional, con Turquía como país invitado.

La controversia

Arte contemporáneo, imaginación y abstracción se unían un año más para inspirar a nuevos talentos, así como para atraer a compradores y coleccionistas. Pese al reciente incremento de impuestos, el arte parece no haber sufrido los devastadores efectos de la crisis.

“Contra todo pronóstico, estamos muy contentos. Las ventas han ido muy bien en esta edición. Independientemente de la crisis, esta feria tiene mucho tirón”, asegura el director de la galería Leandro Navarro de Madrid, una de las más conocidas de la capital y que vendió la segunda pieza más cara, un bodegón de Picasso de 1919 -‘Compotier, bouteille, guitare devant un fenêtre ouverte’-, por casi 1,7 millones de euros.

Esta visión optimista del famoso galerista contrasta con otras opiniones más contrariadas, como la del director de la galería Edward Tyler Nahem Fine Art LLC. de Nueva York,  Edward Nahem, quien ofrecía una visión decepcionada de la edición, en este 2013, de la feria de arte más importante de España.  “Las ganancias obtenidas nos han servido para cubrir gastos, pero apenas hemos tenido beneficio en comparación a otras ediciones”, dijo.

La obra de Guillermo Mora, "Entre tú y yo", decoraba la sala principal de ARCO 2013 Foto: Fátima Gracia
La obra de Guillermo Mora, “Entre tú y yo”, decoraba la sala principal de ARCO 2013
Foto: Fátima Gracia

Sin embargo, y a pesar de que gran número de galeristas están contentos con los resultados obtenido este año, Arco 2013 arrancaba con precios a la baja, piezas menos arriesgadas y espacios más austeros que pretendían encaminar esta 32 edición de Arco hacia el mercado, sin dar tanta rienda suelta al atrevimiento e intentando aproximarse a la venta segura. Aun así, un año más, las obras más cotizadas eran las de  Picasso y Chillida, alcanzando cifras desorbitadas.

El director de Arco, Carlos Urroz, con quien cuv3 ha hablado, opina que, pese a la diferencia de beneficios que han obtenido algunas galerías en comparación con otros años, la feria ha ido bastante bien.

Los extranjeros, más pesimistas

Los visitantes salían también contentos de esta edición de la feria artística por antonomasia, “siempre es un regalo disfrutar de tanto talento”, aseguraba un hombre atónito ante un cuadro de Herbert Brandl,uno de los grandes protagonistas de Arco 2013.

Parece ser que, independientemente de la subida del IVA  que apuntaba al desastre, Arco trajo, una vez más, un caudal de inspiración que sí supo contentar a los espectadores que, a diferencia de algunos galeristas, salían sonrientes de IFEMA.

No fue coincidencia que las galerías que tenían visiones más pesimistas sobre los resultados obtenidos fuesen extranjeras. ¿Habrán notado la diferencia respecto a la venta en sus respectivos países? ¿O será que  los españoles son  por naturaleza más optimistas?

About Fátima Gracia

Estudiante de 4º de periodismo

2 comments

Deja una respuesta