Kimonos y geishas en Segovia

Cartel de la exposición

Cartel de la exposiciónSegovia ha acogido estos días el espíritu japonés en su Centro Cultural La Alhóndiga. Desde el 17 de enero hasta el 17 de febrero los visitantes pudieron disfrutar gratuitamente de una muestra selecta de sedas, grabados y porcelanas de la cultura oriental. Bajo el nombre de “Japón: geishas, sedas y grabados” se recogieron todos estos objetos de la colección de Pilar Coomonte y Nicolás Gless.

Paseando desde la catedral gótica de Segovia hacia su famoso acueducto romano por la calle Juan Bravo se podía encontrar a mitad de camino una fantástica oportunidad de viajar hasta oriente. Permitía recrear las costumbres más tradicionales de Japón a través de grabados originales del final de la era Edo (1603-1868), la era Meiji (1868-1912) y la Taishô (1912-1926).

Kimonos espectaculares apoyados de grabados xilográficos

Sin duda destaca el amplio repertorio de espectaculares kimonos femeninos de la época con sus grandes cinturones en seda (obi), sin olvidar los kimonos masculinos (haori) y trajes de samurai (kami shimo). Todos estaban apoyados por grabados y carteles explicativos sobre su uso y modo de confección.

Kimono femenino
Uno de los kimonos expuestos en la muestra

También se podían observar en la exposición numerosos grabados xilográficos, comúnmente conocidos como  “pinturas del mundo flotante, de dos grades movimientos artísticos japoneses. En primer lugar, de los principales autores del movimiento ukiyo-e representan escenas palaciegas y del teatro, con geishas y actores. En segundo lugar, grabados del movimiento yuchi-e son imágenes de mujeres vestidas de forma tradicional que se publicaban en las novelas románticas.

En menor medida, pero no menos llamativos, la colección costa de varias porcelanas de las regiones Kutani, Satsuma e Imari. Son un reflejo de costumbres, paisajes, dragones, personajes… en jarrones, platos y figuras de la típica porcelana de la región.

La recreación de este mundo se ve claramente reflejada en la película Memorias de una Geisha (2005) y en el libro en que está basada de Arthur Golden (1997).

Deja una respuesta