Juan Pablo Colmenarejo: “En ‘La Linterna’ nos gustan las conversaciones, no los debates”

Juan Pablo Colmenarejo en su despacho antes de un programa de La Linterna de la Cope (Foto: Helena Rodríguez)
Juan Pablo Colmenarejo en su despacho antes de un programa de La Linterna de la Cope (Foto: Helena Rodríguez)

Hace ya cuatro años que Juan Pablo Colmenarejo vive su segunda etapa en la cadena COPE. Lo hace al frente de La Linterna y también como director de los servicios informativos. Apasionado del Atlético de Madrid, le delatan las bufandas y posters que decoran su despacho, lugar que casi nunca ocupa porque prefiere compartir espacio y cercanía con sus compañeros de equipo

Pregunta: Ha llegado a la cuarta temporada con el programa La Linterna, ¿qué balance hace de todo este tiempo?

Respuesta: Aguantar o permanecer cuatro años en un programa de radio, dicen los que saben, es buena señal porque eso quiere decir que uno tiene tiempo de desarrollar el proyecto porque la radio es muy lenta. Los oyentes se pierden de mil en mil y se ganan de uno en uno y para eso necesitas tiempo. Estar en la cuarta temporada creo que es una magnífica señal, porque cuando empecé se produjo un cambio de programación en La Cope y siempre es difícil echar raíces en una situación como esta. Por eso, el balance es bueno; el hecho de estar en la cuarta temporada es la mejor señal

P: Hace un año y cuatro meses que también es director de servicios informativos, ¿cómo compagina ambos trabajos?

R: Se hace lo que se puede, pero no es fácil porque son demasiadas cosas a la vez y conviene concentrar las energías en algo tan difícil como hacer un programa de cinco horas. Los servicios informativos es algo coyuntural, pasará y vendrá otra persona que lo hará, porque lo mío es hacer La Linterna aunque el tiempo que tenga que estar al frente estaré y seguiré. Es difícil hacerlo compatible porque la energía que te quita el programa es mucha, pero uno siempre tiene un equipo alrededor que le arregla los problemas

P: Con qué se queda, ¿radio o televisión?

R: La radio, siempre. Me sentí muy feliz el año que hice “España a las ocho” en RNE, una de las cosas de la que más orgulloso me siento. España a las 8 es una de las marcas más fundamentales en la historia de la radio española de todo el siglo XX; pero creo que esta etapa de La Linterna está dejando todavía mejor sabor de boca que aquel año en España a las 8. La televisión es emocionante y la radio, apasionante

PEn los últimos años ha ocupado altos cargos, ¿en algún momento echa de menos tener menos responsabilidad?

R: A veces sí y a veces no. Supongo que cuando estás en la parte mas dura de la cuesta siempre piensas por qué me he metido en este lio y por qué estoy yo en mitad de este jaleo. Pero yo creo que la responsabilidad en la profesión está en las pequeñas cosas y también en las grandes, con lo cual, se afrontan los retos y la verdad es que no hay que mirar para atrás. De todos modos, no he dejado de hacer el trabajo básico, no dejo de escribir, de estar en la redacción… con lo cual, no echo de menos nada

P: ¿Y piensa que debe ser una motivación para los que empiezan desde cero llegar a ocupar un alto cargo?

R: Yo creo que no hay que pensar en eso. Hay que pensar en hacer bien el trabajo, que va dando más trabajo y trae la responsabilidad. Hay que ponerse la meta de hacer el trabajo bien cada día y a partir de ahí sumar. Y cuando toca la responsabilidad, estar preparado para ello porque hay que saber asumirla

P: Y centrándonos en La Linterna, ¿cómo se hace un programa de 5 horas en la última franja del día?

R: Empezamos a preparar el programa a las 9:30 de la mañana, estamos todo el día preparándolo y trabajándolo porque si no, no sale. Trabajamos con mayor intensidad a partir de las 15 horas

P: ¿Cómo se evita que un programa diario se haga repetitivo?

Siempre piensas que el oyente no esta permanentemente escuchando la radio las 24 horas, ni siquiera creo que escuche todo el programa entero. Se trata de repetir pero sin aburrir. Es decir, hay que variar, hay que ser fresco, diferente, incluso de ti mismo de la media hora anterior pero sin obsesionarte. Hay una cosa muy importante que yo le digo mucho al equipo y es que hay que tener un método de trabajo, que asegura una rutina. Y a partir de ahí, cuando se produce una situación extraordinaria, saber reaccionar porque tienes una base sobre la que moverte. Soy muy partidario del método y de que haya un sistema de trabajo ya establecido y que haya una serie de rutinas y costumbres, y luego ya se añaden las novedades de cada día. Por eso sale, no se puede uno inventar un programa cada día

P: ¿Cuántas personas forman el equipo?

R: Conmigo seremos unas diez personas, sin contar a los colaboradores

P: ¿A las 19:00 entra al estudio con el guión totalmente preparado?

R: Entro con los primeros diez minutos, nada más. Luego llega el resto, entre todos se hace. Yo dejo cosas hechas, luego se van haciendo más. Cuando hay un contratiempo se organiza el guión sobre la marcha. Yo he hecho muchos años de informativos de mediodía (en COPE tres años, en Onda Cero casi cinco años, y también el fin de semana) con lo cual, he cogido mucha gimnasia porque el del mediodía es el informativo mas difícil en el que todo va pasando y hay que ir construyéndolo sobre la marcha; eso da una agilidad y una inmediatez muy grande. Cuando se produce una noticia inesperada la cuentas despacito, un palabra detrás de otra, y lo que no ha dado tiempo a preparar, se cuenta con naturalidad y escribiendo en la cabeza.

P¿Cuál es la motivación para hacer un programa diario de 5 horas?

R: Haces un trabajo que es bonito, que le sirve a mucha gente, que hace compañía a otras; esto te hace útil. Cada día hay una motivación distinta porque siempre piensas que hay alguien nuevo que va a escuchar el programa

P: ¿Qué importancia le da a sus colaboradores?

R: Mucha, pero además le doy importancia a que ellos también formen equipo, no son gente que pasan por aquí, se implican, se crea un ambiente, una complicidad entre ellos. No soy partidario de las estridencias. Me gustan las conversaciones, no los debates

P: Dentro de su equipo, ¿qué papel tiene el técnico?

R: Tiene todo el papel del mundo, sin él no hacemos nada. El sonido está en sus manos, él sabe si yo sueno bien, lo que tiene que poner… Tengo muchas señas con él aunque a veces no usamos ninguna, llega un momento que por las inflexiones de la voz me conoce

P: ¿Da muchas indicaciones a los redactores?

R: Permanentemente, soy muy pesado, pero como hay cosas que están sujetas a un método y se explican una vez, ya no hay que explicarlas más veces. Luego hay que entrar en el detalle, que es lo que enriquece el programa del día a día. Les doy indicaciones y ellos me preguntan, hablamos mucho entre nosotros

P: ¿Qué le pide a los futuros periodistas?

R: Que tengan ganas de trabajar. Se distingue a la gente por su capacidad de trabajo, de sacrificio y de renuncia, independientemente de la formación que tengan porque, a veces, hay cosas que se suplen con el oficio. Por supuesto la formación es fundamental, el conocimiento del medio, saber por qué está uno en Periodismo, para qué sirve y diferenciarlo del tweet y de las redes sociales

P: ¿Qué busca en un periodista radiofónico?

No es esencial la voz porque ésta se puede trabajar, enseñar y cuidar. Hay muchas funciones en la radio que no necesitan de la voz, se puede estar en la radio sin tener que locutar y hacer un trabajo periodístico fantástico.

About Nerea Abad Gómez

Alumna de 5º de Periodismo @Nerea_abg

1 comments

Juan Pablo Colmenarejo: un crack de la información. Quien quiera estar informado de la actualidad, de los deportes, estar al tanto de la economía y escuchar opiniones sensatas y certeras de la actualidad debe escuchar la linterna.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.