Onda Cero: el éxito de una radio está en el “buen rollo”

Uno de los estudios de Onda Cero (Foto: Miriam Calderón)
Uno de los estudios de Onda Cero (Foto: Miriam Calderón)

Los alumnos de 3º de Periodismo fueron invitados a visitar la redacción de Onda Cero, una de las radios generalistas más importantes de España. Durante unas horas pudieron vivir en primera persona cómo es una mañana en la radio y ver cara a cara a las voces que escuchan cada día dos millones de españoles. El encargado de guiar a los futuros periodistas por los estudios de la cadena fue Javier del Castillo, director de Comunicación de Onda Cero.

La primera parada de los estudiantes en su visita fue el estudio donde se emite el programa de mayor audiencia de la emisora: “Herrera en la Onda”. El ambiente que allí se respiraba entre locutores, contertulios y técnicos era muy familiar y raro era el momento en el que no se gastaban bromas o se dejaba escapar algún comentario sobre las últimas noticias o la publicidad.

Sobre todo es de destacar la naturalidad con la que se desarrolla el trabajo que hay detrás de uno de los programas de mayor audiencia en estos momentos. “Somos una radio de referencia y de buen rollo”, aseguró Javier del Castillo a los alumnos de Periodismo.

Una alumna de Periodismo, protagonista en directo

Una prueba de ese “buen rollo” del que presumía el director de Comunicación se pudo apreciar cuando uno de los locutores del programa de Carlos Herrera invitó a una alumna, Cloe García, de 3º de Periodismo, a coger el micrófono y hablar en directo.

“A ver cómo suena tu voz”, bromeó uno de los contertulios con la futura periodista. De esta forma, la improvisada locutora tuvo la oportunidad de contar qué pensaba hacer en vacaciones a 2.500.000 de personas, que es la audiencia con la que cuenta el programa según el último análisis del EGM.

El estrés del boletín informativo

Y de la familiaridad y distensión de “Herrera en la Onda”, los estudiantes pasaron al estrés del boletín informativo. En un estudio bastante más pequeño, dos periodistas contaban las noticias de última hora mientras que en la sala de control un técnico y una productora se encargaban de que todo funcionase bien.

Allí no era algo extraño que de improviso, en el último segundo, entrase alguien en el estudio diciendo “Oye, que voy a meter un apunte” o “Hay que cambiar el corte”. Un ritmo que no muchos podrían soportar pero que sin duda es apasionante.

Carlos Herrera, desde Sevilla

Por último, la visita terminó en la sala de redacción, donde el ruido de los teléfonos y las teclas de los ordenadores era incesante. A pesar del continuo ir y venir de periodistas, son cada vez más los que deciden trabajar fuera de las redacciones de las emisoras. Este es el caso, por ejemplo, de Carlos Herrera, que realiza cada mañana su trabajo en “Herrera en la Onda” desde Sevilla.

Onda Cero es una muestra de que la radio sigue viva y que resiste al paso del tiempo. Es un medio superviviente que sigue conquistando a la audiencia día a día por su cercanía, porque acompaña al oyente en sus trayectos, sus horas de trabajo y de descanso.

Cuando millones de personas cada día encienden la radio pueden conocer el mundo que les rodea o desconectar de él, reír y llorar con las historias que escuchan, y, por qué no, disfrutar del “buen rollo” de la radio, que en días como éstos hace mucha falta.

Con información de Miriam Calderón

About Lola González Giraldós

Estudiante de 4º de Periodismo del Centro Universitario Villanueva.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.