Encendemos La Linterna

Juan Pablo Colmenarejo, en el estudio de La Linterna de la Cope (Foto: Helena Rodríguez)
Juan Pablo Colmenarejo, en el estudio de La Linterna de la Cope (Foto: Helena Rodríguez)

Cada día, la cadena COPE enciende La Linterna a las siete de la tarde de la mano de Juan Pablo Colmenarejo, director y presentador del programa que acompaña a sus oyentes hasta la medianoche. “Es un espacio -tal y como lo define Colmenarejo- de noticias y análisis de la actualidad, que hacemos con toda la buena intención del mundo para conseguir que quien nos escucha esté informado y tenga todas las claves y todos los detalles de la actualidad de cada día”.

A las siete de la tarde ya se puede escuchar La Linterna pero, ¿cómo se prepara? Desde las 9:30 de la mañana ya hay gente en la redacción que está poniendo en marcha el programa del día, y es a partir de las 15:00 horas cuando se intensifica el trabajo.

“Estamos todo el día preparándolo y trabajándolo porque es así como sale”, asegura el director, que es el último en abandonar la emisora. A falta de quince minutos para salir en antena, deja la redacción y se dirige al estudio X, situado en la tercera planta del edificio ubicado en la calle Alfonso XI. Y lo hace con el guión de los primeros diez minutos; es el momento de repasar la actualidad de la jornada. El resto del guión llega conforme avanzan las horas, y es que Colmenarejo cuenta con un equipo de diez personas con quienes elabora todo el contenido.

“Normalmente vamos pillados de tiempo porque nos debemos a la última hora, a la actualidad, pero aún así siempre llegamos a tiempo”, confiesa Sofía Negrín, una de las dos becarias que trabaja junto a Colmenarejo. El presentador insiste en que cuando se produce una noticia inesperada, “hay que contarla con naturalidad, escribiendo en la cabeza y despacito”.

Los redactores, el técnico, las productoras… todos ellos son parte fundamental de este proyecto. Colmenarejo reconoce que “gracias al trabajo de las becarias sacamos adelante el programa, que desde la última reestructuración cuenta con una hora más”. Y se quita el sombrero ante el técnico, Antonio Mora, del que dice que “tiene todo el papel del mundo”, ya que sin él no harían nada porque “tiene el sonido en sus manos y es el que sabe si sueno bien o mal”.

La complicidad entre ellos es absoluta y es que con unas cuantas señas se entienden a la perfección. Aunque, según relata Colmenarejo a La Correspondencia de Villanueva, en algunas ocasiones no hace falta ningún gesto porque le conoce por las inflexiones de la voz. Al presentador y director de La Linterna le gusta estar cerca de sus redactores y “hablar mucho” entre con ellos, asegura.

Reconoce ser “pesado” porque “permanentemente” les da indicaciones e insiste en una estructura básica que reine en todos los textos, su máxima: sujeto, verbo y predicado. Aparte de las insistencias, también hay hueco para los ánimos. “Despacio y sin agobiarte”, son las palabras que Colmenarejo dirige a una de las becarias para tranquilizarla justo antes de empezar a locutar.

La voz no es lo más importante

“La voz no es esencial para trabajar en la radio porque se puede enseñar y cuidar”, asegura Colmenarejo, que recuerda que hay funciones en la radio que no precisan de la voz. “Se puede hacer un trabajo periodístico fantástico sin tener que locutar”, sentencia.

Después de cuatro temporadas al mando de La Linterna, Colmenarejo reconoce hacer su trabajo con ilusión y con “una motivación distinta cada día, porque siempre piensas que hay alguien nuevo que va a escuchar el programa”. Sus ganas de trabajar vienen dadas porque hace “un trabajo bonito, que le sirve a mucha gente, que hace compañía a otros”. “Esto me hace útil”, asegura el periodista.

Juan Pablo Colmenarejo es partidario de un método de trabajo que asegure una rutina a la que añadir las novedades del día a día. La estructura varía con las diferentes secciones en las que participan diversos colaboradores como la reunión del equipo económico, que siempre empieza con la crónica de Joaquín Vizmanos, o la ronda de corresponsales en la que conectan con Berlín, Roma, Lisboa y Washington.

Y parece que esta fórmula tiene éxito. Según los datos de la tercera oleada del Estudio General de Medios (EGM), hechos públicos el pasado 29 de noviembre, La Linterna suma 71.000 radioyentes más que en recuentos anteriores. En total son 527.000 los “linternautas” que escuchan a Colmenarejo y al resto del equipo cada día.

About Nerea Abad Gómez

Alumna de 5º de Periodismo @Nerea_abg

1 comments

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.