El trabajo imprescindible del que la sociedad suele prescindir

Algunos de los voluntarios que dedican su tiempo a colaborar con la AMPNEE
Un grupo de voluntarios de la AMPNEE junto a los chicos con los que trabajan
Un grupo de voluntarios de la AMPNEE junto a los chicos con los que trabajan

Muchos son los que en estos tiempos han puesto el grito en el cielo con sólo oír hablar de la reforma del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. Otro sector los aplaude y apoya. Los planes del Gobierno están encaminados a un cambio que afecta especialmente en la educación secundaria y superior.

Sin embargo, otros problemas educativos no son tan tenidos en cuenta ni por quienes proponen ni por aquellos que se quejan. No son una de las prioridades de la sociedad. Por ese motivo hace ya casi cinco años un grupo de padres de familia decidió embarcarse en solitario en un proyecto para la ayuda a aquellos niños que más necesitan un empujón extra en su educación debido a algún tipo de discapacidad. Así nació la Asociación Madrileña para Personas con Necesidades Educativas Específicas (AMPNEE).

Un grupo de padres emprendedores

“La idea de la asociación surgió porque hace cuatro o cinco años un grupo de padres con hijos con necesidades educativas especiales coincidimos en un centro educativo y allí nos conocimos”, explica José Antonio, uno de los principales responsables de esta organización, quien reconoce la dificultad que tienen algunos de estos chicos para poder socializarse: “No es fácil que otros niños les acepten, pero lo que necesitan es socializarse y compartir tiempo libre con otros chicos de su edad. Por eso los padres pensamos que la formación de esta asociación era una buena idea de cara al futuro y a resolver dudas y problemas comunes de otros padres.”

El objetivo de José Antonio y el resto de padres que conforman la AMPNEE es conseguir que sus hijos puedan desarrollarse sin que sufran ninguna traba debido al posible rechazo de otros niños. Para ello esta organización trabaja con voluntarios para poder atender las necesidades de estos chicos.

Autosuficiente pero con necesidad de más ayuda

La forma en que esta asociación consigue financiarse es a través de las cuotas que abonan los socios  y de algunas aportaciones externas generadas a través de mercadillos y acontecimientos similares. Sin embargo los recursos de la organización siguen siendo muy escasos, por lo que para lograr conseguir el local en el que trabajan actualmente han tenido que pedir ayuda al Ayuntamiento de Madrid.

Después de mucho pelearlo, ya hace dos años que consiguieron obtener el permiso para usar el Centro Social Luis Vives, en el número 160 de la calle Hermanos García Noblejas, durante todos los fines de semana. Además, la AMPNEE aún sigue batallando con el ayuntamiento para que al fin se le reconozca la utilidad pública de la labor que lleva a cabo.

Al margen de lo ya conseguido, José Antonio también deja muestra de su disconformidad con el sistema educativo de la Comunidad de Madrid, que a su juicio “sale peor preparado que otras comunidades para incluir a personas con discapacidad, en especial en los cursos de secundaria”.

Varios son los voluntarios que colaboran con la AMPNEE y muchos de ellos afirman que trabajar con estos chicos resulta muy enriquecedor a nivel personal. Para Jorge resulta un placer acudir cada sábado a ayudar a los chicos, que según dice, “en realidad me hacen más un favor a mí que yo a ellos”.

Hay quienes piensan que no pueden colaborar con organizaciones de este tipo por timidez. Era lo que le pasaba a Lorena, pero ella misma reconoce ahora que se siente “llena” al colaborar con los chavales. También es digno de reseña el caso de Daniel, que se apuntó junto con un amigo para poder ir moldeándose para en el futuro seguir dedicándose de manera profesional a  cualquier tipo de labores sociales.

Todos ellos son el ejemplo de personas que, viendo una situación complicada no esperaron a que otros con más medios prestaran más atención al asunto sino que se decidieron a actuar por su cuenta. Se trata de una forma de ser emprendedor y solidario al mismo tiempo.

About Darío Soriano Gallego

Estudiante de 3º de periodismo

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.