La moda es sueño en el Museo Cerralbo

Zapato de Manolo Blahnik
Vestido Andrés Sardá
Vestido de Andrés Sardá (Foto: Leticia M. Sancho)

Madrid muestra estos días en el Museo Cerralbo más de sesenta vestidos creados por diseñadores españoles, con el objetivo de fomentar la industria textil y reconocer la gran labor de los creadores de moda de nuestro país.

La exposición no recoge tan solo vestidos y accesorios a cual de mayor belleza, sino que transporta a todos aquellos que decidan visitarla a un viaje a través del tiempo, donde la moda deja de ser un proceso de carácter industrial para convertirse en un sueño de perfecto encanto.

De esta manera, se evoca la vida en palacio de siglos atrás, que hoy en día lo habitan maniquíes vestidos con imponentes piezas como una gabardina de napa roja creada por Loewe en 1979 o un vestido negro de noche, realizado en crepé de seda y cortado al bies del gran referente de la moda española, Cristóbal Balenciaga.

Ver para soñar

El Museo que hoy en día es propiedad del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Pertenecía a los marqueses de Cerralbo y sus hijos para su uso doméstico pero también para la celebración de grandes fiestas en las que se recibían a numerosas personas.

Entre algunas de sus estancias más asombrosas destaca la biblioteca, que alberga unos diez mil volúmenes, o el salón de baile, cuyos espejos tremendamente altos, los colores dorados propios del barroco y las pinturas que decoran los techos y paredes crean un ambiente que evoca a la perfección la vida de la aristocracia madrileña de finales del siglo XIX y principios del XX.

Entre las diferentes estancias se reconstruyen escenas cotidianas de la vida de aquel entonces, los vestidos de Ana Locking, Adolfo Dominguez, Victorio y Lucchino o Miguel Palacio se rodean de paredes forradas con telas de seda, coloridas y vistosas lámparas de murano que cuelgan del techo y bodegones y retratos con más de cincuenta años que decoran las paredes.

De Manolo Blahnik a Andrés Sardá

Entre las piezas más sugerentes destacan varias creaciones de Manolo Blahnik que comprenden del año 1997 hasta el 2010, otra de las piezas más vistosas es un vestido blanco realizado por Andrés Sardá en el año 2012 que acapara todas las miradas en el salón de baile. Se trata de una creación en volantes de tul blanco, fruncidos y cosidos en degradé.

A parte de las magníficas prendas escogidas entre los más renombrados diseñadores españoles, muestra también en una sala los ganadores de los Mango Fashion Awards, un prestigioso premio a la creación que lleva en marcha desde 2006, dotando con grandes cantidades económicas a los jóvenes talentos ganadores para que sean capaces de crear su propia empresa de moda.

(Más información en el Título de Moda de Villanueva)

About Leticia Martinez Sancho

Redactora 4º Periodismo y Comunicación y Gestión de la Moda

Deja una respuesta