La edición más silenciosa de Kerygma Awards

Kerygma Awards vuelve a hacer su aparición en escena. Por tercer año consecutivo se celebra el concurso de cortos y spots creativos y la Universidad Villanueva forma una de las partes más importantes de este proyecto. El tema para defender este año es “El Silencio”, bajo el lema “El silencio habla”.

La capacidad del hombre para reprimir sus palabras nunca tuvo muy buena fama entre la sociedad. La palabra silencio siempre se ha visto envuelta de connotaciones negativas. Uno de los encargados de organizar este concurso, el sacerdote José Pedro Manglano, lo describe desde otro punto de vista: ” El silencio es difícil, es poner en imágenes una realidad que se entiende como una ausencia de ruido”.

Es un buen momento para sacar a relucir las cualidades que se esconden detrás de este fantástico sustantivo. Silencio y soledad quedarán totalmente desligadas, la una de la otra, cuando finalicen los proyectos de los participantes.

Lo que el silencio esconde

Esta nueva edición cuenta con más participantes. La experiencia de alumnos de la edición pasada nos acerca a la realidad del concurso. La mayoría de ellos afirman que ” fue una gran experiencia” y que ” disfrutaron mucho”. Uno de los vértices esenciales de este evento es la organización. La directora, Belén Martí, augura una mayor internacionalización para este año: “Nuestro objetivo es que participen más universitarios, de más culturas y países”.

Los interesados en participar en Kerygma Awards pueden inscribirse hasta el 11 de marzo de 2013, fecha en la que finalizará la entrega de trabajos. Se pude aspirar a múltiples premios, el primero de los cuales asciende a la cifra de 5.000 dólares, y es necesario tener entre 17 y 25 años.

El proyecto  puede resolverse con una buena idea. Con ganas e ilusión se puede  materializar algo tan abstracto como el silencio, en algo que remueva los corazones más duros.

Y es que Thomas Carlyle no se equivocó al asegurar que “el silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes”.

Con información de Gloria García Montes