Un viaje al corazón del Grupo Hearst

Plató del grupo editorial Hearst
Plató del Grupo Hearst (Fotografía: Marta Candela)

Al principio de la calle Herrera Oria se alzan varios edificios de color rojizo, todos ellos con las mismas palabras grabadas: Grupo Hearst. Nada más acceder al interior se encuentra un ejemplo de la primera rotativa que se fabricó, “para no olvidar que el papel es importante”, recalca Juan Caño, periodista, profesor del Centro Universitario Villanueva y una de las piezas fundamentales del grupo editorial.

Cada planta del edificio alberga la redacción de cada una de las distintas revistas. Y en el edificio principal se sitúan los platós, donde ocurre toda la magia. Haciendo las labores de guía se encuentra Angélica Heras, jefa de platós.

Por una gran puerta se introduce toda la mercancía, desde muebles hasta coches e incluso un león para una sesión fotográfica. Tras pasar los camerinos y el cuarto de iluminación hay dos platós, ambos comunicados por una puerta. “No existe plató en España como este”, afirma Heras refiriéndose al primero. Se trata de una sala blanca con un techo a apenas metro y medio del suelo en el que, este lunes a primera hora, estaban grabando un vídeo para promocionar el concurso de la revista Emprendedores.

En el segundo plató se encuentra Virginia, fotógrafa que en ese momento ilustraba el fondo de la revista realizando las manchas de maquillaje aparentemente irrelevantes pero muy necesarias para las siluetas de las revistas. Fotografías de laca de uñas, de sombras o de colorete son enviadas automáticamente a los editores y maquetadores que no tienen que esperar a que la película se revele o a pasar el contenido de una tarjeta de memoria al ordenador. Esta inmediatez, explicó la jefa de plató, “permite que se vaya mucho más rápido, ya que suele haber alrededor de 1.800 siluetas en un suplemento de moda”.

Un plató único en Madrid

La visita continúa con lo que Angélica Heras definió como “la joya de la corona”. Tras subir varios pisos se encontraba una inmensa terraza acristalada. “Este plató de día es único es todo Madrid”, ya que gracias a unas barras situadas en el techo, se pueden desplazar distintos módulos creando multitud de ambientes. “En un mismo día se puede hacer un salón rectangular, cuadrado o en forma de L”, afirmó. Y todo ello con luz natural.

Lo siguiente fue la cocina, en la que un cocinero profesional realiza las recetas que más tarde irían a las páginas de las diferentes revistas. Alrededor de 14.000 recetas y tres formas de publicarlas: paso a paso, foto final con fondo en blanco o foto final con fondo ambiente. “Esta es una forma de rentabilizar al máximo y sacar todo el partido posible”, explicó Angélica Heras.

Elle, mezclando estilos

beauty book elle
Beauty Book, el mejor complemento a la revista Elle (Fotografía: Marta Candela)

La siguiente parada fue la redacción de Elle. Benedetta Poletti, directora de la revista, recibió a los invitados, entre los que estaba esta redactora de cuv3, en la sala de reuniones. “Elle da pautas para vivir”, afirmó Poletti. La directora quiso destacar la publicación, desde hace dos años, de los Books, en los que cada mes se trata un tema distinto: “Los números que más venden son los Fashion Books de marzo y septiembre”.

Durante el encuentro con los alumnos, recalcó que Elle está “en contra de los lujos”, por lo que apuesta por un look mix, es decir, “combinar una falda de H&M con un bolso de Loewe”.

En cuanto a la edición digital de la revista, Poletti afirmó que es una redacción “on&off, totalmente integrada”. Eso sí, con contenidos complementarios a la edición en papel.

Los 70 millones de Hearst

El plato fuerte de la jornada fue la visita de Carlos Pardo, director del Grupo Hearst. Asientos de cuero, una gran mesa, proyectores y revistas por doquier adornaban la sala de reuniones. El director aprovechó para dar las gracias a Juan Caño por su magnífica labor “sin la cual la empresa no sería la que es”.

Pardo comenzó aportando datos de la compañía. El más relevante de ellos fue los 70 millones de ejemplares publicados por las 17 revistas de Hearst. “Es mucho papel, pero cada árbol que talamos es plantado de nuevo”, expresó el director.

También quiso darles a los alumnos tres claves para crear una revista. En primer lugar, adaptar una revista que triunfa en otros países al mercado español, como es el caso de Car and Driver. En segundo lugar, es la creación de una revista que no exista en otro país; la revista Quo es un gran ejemplo. Y, por último, “y si la economía lo permite”, es la compra de una revista que triunfa, como es Fotogramas o Diez Minutos. 

Tras una breve exposición de las revistas del Grupo, Pardo concluyó su encuentro destacando que Hearst fue “pionero en lanzarse al mundo digital y en integrar las dos redacciones”. 

About Alejandra García Daniel

Alumna de 5º de Periodismo

1 comments

Comments are closed.