Biombo 13: “Se acabó el vestir todas igual”

Laura Corsini, diseñadora de Biombo 13, con una de sus camisas

Su belleza exótica y la elegancia de su estilo al vestir fueron los aspectos que atrajeron la mirada de una joven asiática, dueña de un puesto de ropa en un mercadillo de ese país. Laura, que estaba concentrada en las prendas, fue interrumpida por la joven: “La conocí en un momento perfecto aunque ahora está siendo todo un poco caótico porque se me ha juntado todo pero las dos conectamos muchísimo. Sin ella no existiría Biombo“, recuerda Laura, la diseñadora de Biombo 13.

Con tan solo 22 años, esta madrileña fiel seguidora de la moda y licenciada en Empresariales, desvela en esta entrevista los mejores secretos y anécdotas de la pequeña empresa que ha fundado con menos de 1.000 euros y gracias a varios golpes de suerte que se han topado en su camino.

Cuv3 ha estado con ella para descubrir qué hay detrás de esa conversación que comenzó en Asia y que terminó siendo la marca Biombo 13, dedicada al diseño de camisas femeninas customizadas a gusto del consumidor. Una mezcla entre lo didáctico y el diseño de moda.

1. ¿Qué relación tiene Asia con este proyecto?

Este verano terminé la carrera y tenía cuatro meses por delante sin hacer nada, así que me entró un agobio porque soy una persona que no puede estar quieta. Pensé que tenía que hacer algo y dije “tengo que viajar” porque ya nunca iba a tener la oportunidad de tener tanto tiempo. Estuve en París, Londres y Asia, donde conocí a una persona que está siendo como mi ángel. La conocí en un momento perfecto, aunque ahora sea todo un poco caótico porque se me ha juntado todo, pero las dos conectamos muchísimo y está siendo parte de esto, tanto como yo, porque sin ella no existiría Biombo 13. Más que yo confiar en ella, fue ella quien confió en mí, que es lo raro y lo que a mí me chocó, que de verdad una persona quisiera que yo diseñase cosas. Suele ser al revés, que tú vas a buscar al proveedor. Fueron casualidades de la vida y tuvo que ser así. Ella es muy joven también, tiene unos 20 años y cree muchísimo en mí y en este proyecto. Está súper metida. Me está ayudando muchísimo. De las 300 ó 400 prendas que ya me ha producido no ha habido ningún error. Es increíble.

2. ¿Por qué el nombre de Biombo 13? 

Tengo una obsesión por los biombos. Además, tengo varios que me han acompañado en mi vida. Tenemos uno en la casa en la que veraneamos, que ahora mi madre me lo ha regalado y es el biombo de Biombo 13. Me parece un mueble muy romántico y me recuerda a un objeto donde se viste una chica. Me parece muy útil, también, porque te sirve tanto para separar un espacio como para tenerlo de colgador. Quería una palabra que fuese un objeto y, luego, el 13 es mi número de la suerte, mi obsesión, todo gira en torno al 13. Además, nací un martes 13 a las 13:13. Entonces, tenía que ser Biombo y tenía que ser 13.

3. ¿Con qué objetivo creó su propia marca?

Quería crear una marca de ropa accesible, del día a día y que nos podamos poner todas, tanto de día como de noche. Nunca haré prendas ni muy extravagantes ni muy raras. Estas camisas te las puedes poner durante todas las épocas del año y además, las puedes llevar tú, tu madre o tu hermana pequeña. Yo, que estudio Empresariales y nos enseñan que hay que tener un target, un público objetivo, creo que en este caso no es así y, además, creo que eso es lo que está gustando tanto, que de verdad tu madre se compre una camisa y te la puedas poner tú. En cuanto al precio, Biombo 13 es una marca accesible porque prefiero que la camisa te la puedas comprar tú misma, incluso que puedas tener varias y jugar con la decoración. En época de crisis es muy importante poder comprarte una prenda y que sea una buena inversión porque es poco precio, dentro de lo que cabe.

4. ¿Por qué camisas?

Lo de la camisa surgió porque la persona que me provee el material tenía una paleta enorme de colores, de esta misma tela, que ha salido muy bien, la verdad, porque las camisas apenas se arrugan. En cuanto vi la paleta dije “esto son camisas”. A la larga, mi idea es ir haciendo otras prendas. Por ejemplo, empezar con pantalones, aunque ya estoy haciendo alguno pero son básicos y sencillos, para combinar con las camisas. Es verdad que le estoy dando más importancia a las camisas porque, por ahora, me parece mejor centrarme en una prenda y explotarla. Luego haría algún pantalón que se pueda customizar, decorarlo con alguna tira o, incluso, que los diseñes tú.

5. En un principio, parece que su padre no aprobó su decisión de dedicarse a la Moda…

En realidad sí lo aprobó. Me aconsejó que estudiara más bien Empresariales, antes que Moda. A mí siempre me ha encantado la moda y quería estudiar algo relacionado con ello pero, a la hora de elegir la carrera, decidí centrarme en la empresa y ahora doy las gracias por haber estudiado Empresariales, simplemente porque coges la visión del empresario y no del diseñador, que al fin y al cabo trabaja para el empresario. Que mi padre hoy crea en Biombo 13 me impresiona muchísimo. Es muy triste pero ahora en España muchos diseñadores están teniendo problemas porque no saben gestionar su empresa. Entonces, yo creo que si sabes de moda o te gusta, luego te pueden ayudar a producir. Creo que estudiando tres años de Moda no aprendes lo suficiente como para, de verdad, poder gestionar una empresa. Creo que tomé la decisión acertada. Hice unas prácticas en Agatha Ruiz de la Prada y me encantó. A Agatha le está yendo muy bien porque aparte de ser diseñadora es empresaria y sabe perfectamente gestionar su empresa.

6. ¿Cómo fue posible hacer esa primera inversión con tan sólo 22 años?

Claro. Al principio, la ropa que vi en Asia iba a ser para mí pero encontré a esta persona que podía diseñarme ciertas prendas que yo tenía en mente. Le hice un dibujo mal hecho pero que supo interpretar a la perfección y decidí hacerme prendas para mí, sin pensar que pudieran ser para otras personas. Es verdad que me gasté un dinero importante pero porque creí en ella y me merecía la pena tener ropa diferente. Me hizo varias prendas que tuve un tiempo colgadas en mi casa, en un burro. Llegó un punto que pensé que tenía que intentar venderlo para que la gente lo viera y poder distribuirlo. Además, yo no podía quedarme todo porque eran unas 50 prendas. Hablé con esta persona y le dije que quería hacer una primera venta pero necesitaba más prendas porque las que tenía eran pocas y muy diferentes. Tenía que tener algo que fuera el centro y como vi que las camisas gustaron mucho, hablé con ella y le pedí que me produjese más. Esto fue increíble porque en dos semanas exactas me llegaron 30 camisas. Vendí todo al mismo precio que me costó en Asia.

7. Y después llegó la primera venta…

Sí. Al principio de agosto me fui de vacaciones a Comillas y cogí mis burros pensando que iba a hacer una venta allí, pero una de verdad y solo para mis amigas y punto. El resto me lo iba a quedar yo. Eran prendas muy básicas, sobre todo las camisas, que era lo que más había, así que quise diseñarlas yo. Pensé poner el logo de alguna manera pero de repente me di cuenta de que podía decorarlas. Eso es Biombo 13 ahora. En ocho días decoramos 30 camisas con cosas que yo tenía en una caja enorme porque soy muy de guardar las cosas que me gustan, como plumas o tachuelas. Lo de poder quitar y poner la tira de plumas es lo que más ha gustado porque puedes tener una sola camisa y comprarte 15 tiras para ir cambiándolas. En una semana las customicé con la ayuda de una persona que trabaja en nuestra casa de Comillas y que es una costurera que cose mejor que nadie.

8. A pesar de las prisas, ¿salió todo como esperaba?

Al final vino muchísima gente. Yo me agobié pensando cómo vender todo pero quedó muy bien. Hizo buenísimo ese día y la gente estaba muy participativa. Aparte de vender casi todo, me hicieron 80 encargos, que ya entregué. Eso no lo tenía pensado, ni siquiera tenía un libro para apuntar. Pensaba que podían ser 5 ó 10 encargos, no 80. Si en cuatro horas de un día vendí todo y me hicieron 80 encargos, tenía que ponerme ya en serio y hacer algo más grande. Hablé con la chica de Asia porque necesitaba hacer otra venta en septiembre. En un mes me hizo 300 camisas, las decoré en 5 días con la ayuda de mi madre y dos amigas suyas. Nos fuimos a Comillas porque, si la primera inspiración fue allí, tenía que volver a ser ahí. Surgieron muchas camisas originales y muy diferentes. Yo dormí 3 horas al día porque solo se me ocurrían ideas.

9. Podría decirse que el showroom de septiembre fue la venta más importante…

El showroom fue los días 27 y 28 en un local de Velázquez que me dejaron. En el local había un biombo de 3×4 metros. Yo no daba crédito. Todo han sido casualidades. Todo han sido favores. Es increíble lo que me está ayudando todo el mundo. Estoy súper agradecida. Esta venta salió muy bien. Es verdad que me daba un poco de miedo porque en Comillas me di cuenta de que lo de decorar gustaba mucho y utilizamos varias mesas con cajas que tenían las decoraciones. Se vendieron muchas ya decoradas, unas 150, además vinieron a por los encargos que me habían hecho en Comillas. En una semana la gente tenía su camisa diseñada en el showroom. Ahí vi que a la gente le gustaba elegir cómo quería su propia camisa. Hay gente que me ha pedido cosas muy extrañas pero para gustos, los colores. Mientras se pueda, yo no voy a decir que algo no lo diseño por no ser estilo Biombo 13. Las ideas están surgiendo por cómo surgen las cosas. Me voy adaptando a lo que veo que quiere el cliente quiere. Yo lo que quiero es que se acabe lo de vestir todas igual.

10. Al ver el éxito de Biombo 13, ¿qué decisión tomó?

El día siguiente al showroom me fui a París a estudiar Moda, algo que ya había decidido hacía un año. Prácticamente no había dormido en dos o tres meses. Estoy haciendo un intensivo de ocho meses de Diseño de Moda y hago lo mismo que lo que se estudia en la carrera de Moda. Es muy bonito y muy interesante. Un mes antes de irme a París pensé si de verdad tenía que irme en ese momento y dejar todo lo que me estaba pasando con Biombo 13. Esos dos días del showroom, entre ventas y encargos, llegué a vender unas 500 prendas. Mi padre me dijo que no podía dejar pasar esta oportunidad porque el tren pasa solo una vez. Me dijo, incluso, que en vez de hacer el Máster de Moda, estudiara la carrera.

11. Dependiendo de la decoración de la camisa, las vende entre 40 y 60 euros. ¿En base a qué decidió poner el precio?

Me ha costado mucho tomar esa decisión porque ahí te juegas mucho. Las camisas no las produzco yo, así que el precio sí que está compensando en cuanto a beneficios porque no tengo a nadie trabajando para mí, excepto una costurera aquí en Madrid, que es la persona que me ayuda. Es verdad que a la larga me van a ir surgiendo costes de todo tipo. Por ahora ese es el precio de las camisas pero lo voy a tener que subir obligatoriamente porque si no es imposible mantener Biombo 13. Es verdad que no se puede subir el precio pero creo que la gente lo va a entender porque si algún día voy a vivir de Biombo 13, no sería posible manteniendo este precio.

12. Y si algún día llega a montar su propia tienda, ¿quiere que sea en España? 

Me encantaría. Yo soy muy pro-España pero aquí hay una mentalidad un poco extraña. La tesina de final de carrera la hice sobre el producto de lujo en España, sobre todo me centré en tiempos de crisis. Estudié cómo está afectando al sector del lujo en España. Yo lo que veo aquí es una mentalidad de rechazo hacia las marcas buenas. Si ves a una niña con un bolso de Chanel te choca. Es tan triste que en España haya que hacer un anuncio como el de Loewe para que la gente sepa que Loewe es española, aunque la gente que seleccionaron para el anuncio no represente a los españoles. En España hay una mano de obra increíble que no se está explotando. Me da muchísima pena. Yo quiero que Biombo 13 sea española, aunque es verdad que el país te da pocas facilidades como empresario porque te quitan muchísimo dinero. Por eso tendré que subir el precio de mis camisas. Mucha gente me dice que empiece en Londres porque “suena mejor”. ¿Cómo que suena mejor? Yo quiero que mi empresa sea española.

(Más información en el Título de Moda de Villanueva)

(Visited 1.053 time, 1 visit today)

About Marta Candela

Estudiante de 5º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva (Complutense). Twitter: @MCandela_ / E-mail: mcandelam@gmail.com