La nueva forma de experimentar moda se llama “concept store”

El interior de Rughara. Por María Gómez

El consumo desenfrenado, histérico, ansioso y aleatorio se está agotando. La moda atrapa, y ya no solo lo hace en largas colas frente a cajas de tiendas low cost, ahora la moda ha entrado de lleno en la vida del consumidor. Bienvenidos a la era concept store.

Según una definición global, los concept stores consisten en minoristas temáticos, y para los inmersos en el mundo de la moda son la auténtica revolución del retail. Una nueva forma de comprar, sentir y, en definitiva, de experimentar moda.

Estos espacios intentan captar la atención del cliente con diferentes categorías de productos y servicios de tal manera que el consumidor se sienta evadido y se deje llevar por la filosofía de la marca. No hay reglas en este juego, desde artículos de papelería hasta un abrigo de cashmere, pasando por la aspiradora más revolucionaria, los concept stores demuestran que sí hay una nueva forma de consumir, a través de la creación de estilos de vida.

El origen de los concept stores

La venta es un fin imprescindible, pero los concept stores están demostrando que hay algo que va más allá y que es necesario hacer saber al cliente que el consumo de moda quedó lejos del ya aburrido one to one probador versus cliente.

La pionera Colette Rousseaux en 1997 abría en París el espacio que actualmente constituye una fuente de inspiración y tendencias. Colette no es una galería cualquiera, es innovación y soporte artístico para diseñadores, pintores, ilustradores, y cualquier diamante en bruto que esté por pulir.

El concept store en Madrid y Barcelona

Ahora en Madrid, grandes emprendedores se hacen un hueco en este universo para llenar de creatividad espacios de los barrios más cosmopolita. Do, con el aire amaderado de una cabaña finlandesa, conforma un concept store ubicado en el barrio de Justicia.

De toque minimalista y una gran colección de frascos de vidrio donde meter algodón de azúcar y chicles de fresa, este espacio oferta cuadernos de diseño vintage donde plasmar los viajes y paseos por paisajes otoñales. Es Do, un rincón del soho madrileño donde la moda crea un estilo de vida, con un acogedor salón de té y muebles artesanales bajo lámparas made in Talavera.

Y la variedad puede ampliarse. Las notas de música pueden crear espectáculo entre exposiciones de pintura y una gran variedad de ítems de lo más underground. Rughara, que significa pelirrojo en esperanto, es el nuevo concept store de Malasaña. Ha llegado con fuerza, y el éxito está asegurado con una gran variedad de firmas de nuevos diseñadores como Sister Jane, marcas fair trade, como Ananda Pascual, y firmas como The Iou Project que revolucionan la cadena del retail con la sofisticación  del código QR para conocer la producción de los productos.

Para dar fin a esta explosión de moda, nos acercamos a la ciudad condal. Vinçon es el concept store por excelencia del centro de Barcelona. Su fachada ya resulta espectacular y su interior todo un universo de la decoración. No ofrece ropa, pero de lo demás uno puede encontrar lo que desee: viajes, iluminación, papelería, cocina… Este lugar es una creación de estilo de vida puro. Las últimas novedades en tecnología se dan la mano con objetos de antaño como muñecos de nuestra infancia.

Las marcas ya van tomando nota y es que en este universo cada vez más masificado por las prendas textiles, el cliente busca el know how de espacios para hacerle sentir como en casa. Los concept stores llegan pisando fuerte.

(Más información en el Título de Moda de Villanueva)

About María Gómez

Alumna 5º de Periodismo @MariquiGomez