“Los debates electorales influyen mucho en EE.UU.”

¿Se imagina recibir cada mañana al llegar a la oficina de trabajo órdenes directas de Hillary Clinton, esposa del expresidente de los Estados Unidos entre los años 1993  y 2001? O en su defecto, ¿cumplir instrucciones expresas de George Bush desde la Casa Blanca? Es el día a día en la vida de Jeffrey Galvin, licenciado en Comunicación Política por la Universidad de North Western de Colorado, acostumbrado a codearse con eminencias políticas nacionales. Jeff, como prefiere que le traten en las distancias cortas,  ejerce actualmente como portavoz de la Embajada de los Estados Unidos de América en España y pertenece al Departamento de Estado de Estados Unidos desde hace más de 15 años, con trato directo con Barack Obama, actual presidente en el continente americano.

Se viven días especiales en la Embajada americana en España. Se acerca el día clave, que puede decidir si hay un cambio de gobierno demócrata a uno republicano, liderado por el candidato Mitt Romney.

Galvin, que ha ofrecido una charla en el Centro Universitario Villanueva, apunta que no se equivocan si hablan de elecciones históricas, ya que salga quien salga, tendrá su toque especial. “Obama fue el primer presidente afroamericano de la Historia de los Estados Unidos; si Romney gana, será el primer presidente mormón”.

La crisis económica, el centro del debate

Pero lejos de la anécdota, el portavoz de la Embajada de Estados Unidos en España quiere destacar que se trata de una “conversación nacional”, en la que lo más importante es qué rol debe llevar el próximo Gobierno y cómo salir de la crisis económica, aspecto más relevante y que más preocupa para el 50% de la población estadounidense. “La gente quiere soluciones y se preguntan cómo reducir el déficit fiscal”, apunta.

Las etapas del ciclo electoral comienzan a quemarse. Tras superar el Caucus, las Primarias y la Convención Nacional, ambos candidatos cumplirán  el próximo 6 de noviembre una Elección General donde los americanos votarán en lugares públicos escogidos. Durante seis meses, viajan de Estado en Estado (con inicio en New Hampshire) para contactar con el pueblo llano y captar el voto, a pesar de que en Estados Unidos es reconocible qué Estado votará a qué partido.

El punto fuerte se ubica en Ohio y Florida, dos de los cincuenta estados con los que cuenta en su territorio. Ambos candidatos son conscientes de la relevancia que tienen para la votación y centran sus esfuerzos en destacar. Las quinielas aseguran que si uno de los dos aspirantes gana en ambos territorios, resulta complicado que el otro tenga alguna opción de acabar venciendo.  La guerra ya ha comenzado y Obama ha pasado al ataque contra Romney mientras que el republicano ha centrado esfuerzos en convencer a la masa.

El portavoz de la Embajada de Estados Unidos en España
El portavoz de la Embajada de Estados Unidos en España acerca las claves sobre Obama y Romney (Foto: Víctor Molina)

Otro de los puntos que destaca Galvin con respecto a las presentes Elecciones en Estados Unidos es la intención de los candidatos en arrastrar al voto hispano a su terreno. En las anteriores elecciones de 2008 hubo un 9% de voto hispano, que ha crecido un 2% en apenas cuatro años. “Están buscando el voto hispano”, asegura Galvin, que explica su argumento  demostrando cómo Barack Obama y Mitt Romney han elaborado una campaña audiovisual para captar el voto.

Los debates marcan el camino

Es célebre aquel encuentro que mantuvieron Richard Nixon y John F. Kennedy en 1960, que acabó con la victoria final del expresidente demócrata tras la negativa de Nixon a maquillarse. “Decía que eso era para homosexuales”, bromea Galvin. En televisión, Nixon reflejaba cansancio, producto de no anular ningún evento de su agenda, así como bolsas debajo de los ojos que se acentuaban por los focos de luz. Kennedy se deshizo de su oponente por su imagen, que transmitió cercanía y seguridad. Con este suceso histórico, Galvin quiere demostrar la importancia que tendrán los debates entre ambos candidatos, el primero de los cuales se celebró este jueves. “La importancia de los debates no se puede subestimar”, asegura el portavoz de la Embajada.

Los debates televisados tienen un peso muy importante en las elecciones”, puntualiza Galvin, que destaca la personalidad de Barack Obama, muy influyente para la gente por su forma de ser. En dicho debate, el actual presidente de los Estados Unidos juega con ventaja, influido también por el error de Romney, grabado en un acto público donde se burlaba de los votantes de Obama. Sin embargo, tras el primer asalto la prensa norteamericana ha dado por ganador al aspirante conservador.

Obama triunfa en las redes sociales

“Están subestimando el impacto de las redes sociales”. Jeffrey Galvin se muestra franco, claro y directo con la campaña de ambos candidatos en la red, tan amplia que te permite ganar votantes sin un exceso de esfuerzo. El portavoz de la Embajada asegura que ambos candidatos están más pendientes del conocido “knock the door”, una costumbre muy americana que es ir a buscar el voto casa por casa, dando a conocerse de forma personal al votante americano.

La comparativa del ejercicio en redes sociales que Obama practicó en las anteriores elecciones contra McCain demuestra que es una apuesta segura y fiable. El actual presidente superaba a McCain con más de 30 millones de amigos en Facebook o casi mil quinientos vídeos más en la cuenta personal de Youtube, entre otras tantas estadísticas.

“La imagen de España es de país moderno”

No corren buenos tiempos en España, con la economía, el trabajo y cuestiones de independencia como principales problemas. El New York Times ha emitido un fotorreportaje en el que mostraba el lado más negativo de España, donde mostraba familias y ambientes de pobreza. “No es un retrato fiel de lo que es España, pero cabe reconocer que muestra una faceta de lo que es la realidad hoy en España”, apunta Galvin. “Es un fotorreportaje que se podría dar en cualquier ciudad grande del mundo, se llame Nueva York, Bruselas o Tokio”.

Galvin, que hace 20 años conocía España como mochilero y se enamoraba de Menorca, asegura sentirse como en casa. Descarta que la opinión de los estadounidenses sea semejante a la que publica el NYT: “Desafortunadamente los estadounidenses no saben bastante sobre la situación en España. Las imágenes que les llegan les lleva a preguntarse qué está pasando, pero la imagen mayoritaria es que España es un país moderno, democrático y acogedor, porque viajan un millón de turistas cada año, hay gente estudiando y haciendo negocios, así que a pesar de los problemas coyunturales, es un destino privilegiado”.

(Con información de Alejandra García Daniel)

About Víctor Manuel Molina Pozo

Estudiante de 5º de Periodismo del Centro Universitario Villanueva. Twitter: @VictorMolina7