Familias canguro: el eslabón que une el orfanato y la adopción

Orfanato de Santa Teresa. Murcia

Evitar que los niños que van a ser adoptados pasen por centros de acogida es el objetivo de la fundación O’Belén. Son las llamadas familias canguro las que se encargan de mantener hasta un máximo de tres niños en sus casas dándoles toda su atención para que sea más fácil el proceso de adaptación durante la adpoción.

Desde 2007 la de Rosa y Marcos es una de las 30 familias que en la Región de Murcia está acogiendo a niños recién nacidos en su casa para darles todo lo necesario mientras los adoptan. Ya llevan ocho niños acogidos. Son padres voluntarios y solidarios que de forma “invisible” y discreta hacen que una adopción sea más fácil para los padres biológicos. Cariño y atención hacen que este proceso sea más fácil y cómodo para los niños. Además esta familia ejemplar tras realizar varias acogidas dieron el paso y decidieron adoptar.

Pregunta: ¿Desde dónde hacen la acogida?
Respuesta: Desde la fundación internacional O’Belén, que son los que se encargan de menores, y la Comunidad Autónoma, que hasta el año 2011 facilitaba una subvención para el mantenimiento y gasto de los niños, pero la quitaron y por eso ahora hay menos familias que acogen a los bebés.

P:¿Cómo conocieron esta asociación?
R: Lo vimos por la tele pero pensamos “esto no es para nosotros”. Luego unos amigos nos lo dijeron. Y otros amigos nos lo dijeron también y así al año fuimos a ver qué nos decían. Y cuando vimos que nos daban ayudas ya estaba hecho. Pero luego tuvimos problemas con Hacienda, hasta el punto de que tuvimos que pagar 3.000 euros por la subvención. Y por eso hay gente que se ha ido porque no puede hacerse cargo de ese pago.

P: ¿Qué requisitos piden para realizar este tipo de actividad?
R: Son los mismos procesos de una adopción. Te hacen test psicológicos, van a tu casa, tienes que hacer un curso y además es fundamental que tengas hijos, porque si no hay más problemas cuando tengas que devolver al niño, ya que puede darse el síndrome del “nido vacío”.

P:¿Cómo funciona a la hora de acoger al niño? ¿Llaman desde el hospital en directo cuando nacen?
R: Cuando nacen y no está Asuntos Sociales de por medio, tienen ellos que hacer las pruebas a los niños y si dan positivo los dan a Asuntos Sociales. Son ellos quienes visitan a la familia y ven su situación y si no es adecuado hacen una retira de la custodia con derecho a visitas. Acuden a un punto de encuentro para que vean al niño, nosotros lo dejamos ahí y no vemos en ningún momento a los familiares, no hay contacto. Si las madres no acuden a las visitas el niño o la niña pasa en directo a trámites de adopción. Y si cumplen as visitas tienen que estar dentro de un programa para ver si puede hacerse cargo, pero siempre suele recurrirse a la familia.

P: ¿Cuánto tiempo suelen tardar en adoptar a los niños desde que lo tenéis vosotros?
R: Dependen, de 3 meses a 8 meses, aunque nosotros tuvimos uno hasta 11 meses.

P: En muchos casos son niños hijos de drogadictas ¿Se han encontrado algún niño o niña con el síndrome de abstinencia?
R: Sí, tienen que estar en el hospital hasta que se les pase el “mono” porque si no pueden salir más nerviosos o tener algún problema. Pero si todo va bien no tiene por qué pasar nada. Tienen una revisión luego más tarde en atención temprana, pero no tiene secuelas si se hace bien.

P:¿Son muy complicados los trámites de adopción?
R: Nosotros teníamos claro que íbamos a adoptar, teníamos todos los papeles. Hay listas de espera de tres a cuatro años. En el momento que decides adoptar no puedes elegir ni sexo, ni raza y en el momento que dices este niño no lo quiero, no puedes volver a adoptar. Al rellenar el formulario puedes elegir si aceptas un niño que esté enfermo, que tenga sida, que sea ciego… Nosotros solo pusimos el requisito de no adoptar enfermos mentales, porque no nos sentíamos capacitados. Y cuando fuimos nos dijeron “sí decís que no a esto no le pasará nada a vuestro expediente”. Llegamos y nos explican todo lo del síndrome de down, y al terminar lo único que preguntamos fue, ¿podemos cambiarle el nombre? Y volvieron a explicarnos el down. Y al ver que eran ellos los que no nos entendían fue cuando dijimos ¿cuándo nos lo llevamos? Y se quedaron alucinados de que aceptásemos el caso. Y en nueve meses después Pepe llegó a casa, un niño con síndrome de down. Pero ahora que queremos adoptar de nuevo, a los 2 años aún no han hecho la idoneidad y la valoración.

P:¿Y cómo valoran a la asociación?
R: Les estamos muy agradecidos porque las familias conguro les dan las necesidades que no da un orfanato. Las familias canguro les dan no solo las necesidades básicas, sino también cariño y se nota a la hora de adoptar, ya que hay menos carencia, porque toda la atención va para ese niño o niña.

P:¿Cuantas familias son en Murcia?
R: Seremos unas 30 familias, pero con la supresión de la subvención hay menos porque todo el coste corre a tu cargo. Aunque la asociación te proporciona cosas como carritos, pero los alimentos no.

P: ¿Cuánto tiempo se quedan con los niños en casa?
R: El programa está preparado de tres a ocho meses, pero se puede alargar más.

P: Es una experiencia muy dura…
R:Es bonita, pero muy dura. A la hora de dejarlos le ponemos una caja de recuerdos, la primera chupeta, unas fotos de sus primeros días para los padres adoptivos. Y les dejamos nosotros cuando se los llevan tres rosas de parte de la familia canguro, una blanca y dos rojas, con un osito para los nuevos padres.

P:¿Están en contacto con los padres de alguno de los niños que acogieron ustedes?
R: En principio no se puede, es todo muy hermético y no se tiene contacto con las familias. Pero nosotros sí, con el primero su madre adoptiva contactó con nosotros y nos conocimos, nos invitaron al bautizo y todo. De hecho si no llega a ser por esa madre que nos llamó, no hubiésemos continuado haciendo esto porque es muy duro dejar a los niños cuando los tienes tanto tiempo, pero luego ves lo que eso implica a la otra familia y al niño… merece la pena.

P:¿Pueden darse casos de niños que no se adoptan?

R:Sí, de hecho hay un niño con síndrome de down que tiene 10 años y aún está en el orfanato. Luego irán a los pisos de acogida social. Pero sí, por desgracia se dan casos.

P: ¿Y que piensa la gente cuando ven que han adoptado un niño con síndrome de down?
R: Muchas madres dicen que si hubiesen sabido que estaban embarazadas de un síndrome de down hubiesen abortado, aunque digan que ahora no los cambiarían por nada del mundo. Pero las oyes hablar y hablan diferente, con tristeza, pero yo no hablo con sentimiento de lástima sino con alegría cada vez que hablo de mi hijo, será porque soy creyente y tengo fe, pero yo no lo veo como una carga, sino como un regalo.

About Helena Rodríguez Torres

Estudiante de 3º de Periodismo

1 comments

Comments are closed.