La Gaviota de Chejov vuela con Rubén Ochandiano

"La Gaviota de Chejov", dirigida por Rubén Ochandiano

Conocido por su papel en la serie que para muchos ya es un clásico, “Al salir de clase”, y por otros más actuales en películas como “Los abrazos rotos” o “Biutiful”, Rubén Ochandiano se pasa al otro lado y debuta como director de teatro en “La Gaviota”, una versión del texto de Anton Chéjov que promete no dejarnos indiferentes. La obra comenzó en el “hall” del teatro Lara y su éxito le ha permitido trasladarse al “Galileo”.  

Pregunta: ¿Por qué elige a Anton Chéjov?

Respuesta: La obra de ” La Gaviota” me ha elegido a mí más que yo a ella. Es un texto que se trabaja en cualquier escuela. Todos la hemos trabajado y a mí me enganchó mucho. No es una elección consciente, es algo que me ha pasado. “La Gaviota” me ha acompañado durante todos estos años. La he visto montada muchas veces, la  hice en clase, tuve la oportunidad de verla en Nueva York hace 11 años, un montaje que protagonizaba Meryl Streep, y que me ayudó a terminar de entender el texto. Durante todo este tiempo me ha acompañado la idea de poder hacer mi propia versión. Durante mucho tiempo pensé que me tocaría hacerla como actor y al final vi que iba tomando cuerpo la posibilidad de hacerla como director.

P: ¿Cómo consigue traer una obra del siglo XIX a nuestro tiempo?

R:  “La Gaviota” es un texto apasionante. Lo tiene todo. Habla de todas las fuerzas que mueven el mundo: el amor, el deseo, la vocación, que en mi opinión es lo que está mas presente, el miedo, el poder, la traición, la fama…. Se ha hecho un trabajo en el que vamos más a la acción del texto. Chéjov ya escribe mucho yendo al grano pero es verdad que lo hemos ido todavía más a la esencia. Por otra parte, para mí ha sido muy importante contar con los actores adecuados para que fueran cómplices en cuanto a mi idea de cómo tiene que ser el teatro: ágil, sin artificios, es decir, vivido día a día en el escenario. No hemos modernizado el texto, sino que lo hemos acercado a los conflictos de hoy. De todas formas, ” La Gaviota” es un texto modernísimo, es imposible que sea aburrido.

P: ¿Entonces, se mantienen muchas cosas de Chejov o ha hecho muchos cambios e innovaciones?

R: Ha habido modificaciones. Cada día se cambia algo. Es materia viva. Vemos qué cosas van mejor y qué cosas caen y se van modificando. Desde que estrenamos hasta hoy ha habido un montón de pequeños cambios. Cada día va mutando un poco, pero la esencia de Chéjov está.

P: ¿Cómo es la puesta en escena?

R: El espacio es lo primero que apareció en mi cabeza cuando fantaseaba con montarlo. Está dividido en dos grandes zonas: en un lado del escenario un despacho y en el otro un camerino. El elemento central de la puesta en escena es un lago del que no quiero contar mucho más (risas) y una luna. Es una puesta en escena un poco metateatral, es decir, que los espectadores están permanentemente incluidos en la acción y los personajes y los actores se confunden. Hemos optado por una cosa un poco “pirandelliana”.

P: ¿Cómo nos animaría a ir a ver esta obra?

R: Es una puesta en escena y una apuesta muy accesible. No es nada sesuda. Esta versión acerca “La Gaviota” a todos los espectadores. Tengo amigos míos y de mi hermano, gente muy joven que ha venido a ver la función y que se ha divertido muchísimo. Hay mucho humor. Además que el espectador esté tan cerca de la acción es algo muy excitante.

P: ¿Cómo se siente después de haber pasado de un “hall” al teatro Galileo?

R: Disfrutándolo mucho. Es un escenario estupendo que nos ha permitido hacer la función más grande.  Por otra parte, no hemos tenido muchas posibilidades de invertir dinero en promoción así que cada día agradecemos que funcione el “boca a boca”, y que cada día llenemos más y más. Estamos muy agradecidos.

P: ¿Cómo ha sido su debut como director? ¿Cómo se siente estando del otro lado?

R: Ha sido un proceso natural. En realidad, aunque sí que es cierto que en los últimos años he aprendido a controlarme más, siempre he pecado de auto dirigirme. Hay actores que se sumergen en el asunto perdiendo la versión externa. Son buenos pedazos de barro: dúctiles.  Siempre he estado muy interesado por todo lo que rodea el trabajo de actuación: la fotografía, la dirección, la dramaturgia, el vestuario, la música….y aquí me han dejado jugar con el juguete completo. He podido hacerlo todo. Está siendo muy estimulante. Espero que me dejen hacerlo toda la vida.

P: ¿Tiene algún director como referente? ¿Quizá alguno de los que le ha dirigido?

R: En cine he aprendido de todo. Teatro en cambio he hecho muy poco. Donde tuve la posibilidad de ver muchísimo teatro fue un año que viví en Buenos Aires. Tengo como referentes algunos directores que pude ver ahí. Uno de ellos es Veronese.  Siempre me gustó el teatro así que me fui nutriendo desde muy pequeño yendo a ver muchas obras. Con todo eso he conformado mi criterio actual y de todo ese conjunto seguro que hay reflejos en “La Gaviota”

P:¿Cine o teatro?

R: Lo quiero todo.

P: ¿Lo que más destaca de la obra?

P: El trabajo en equipo. Cada uno lee la partitura y la toca virtuosamente. Eso hace que el producto que recibe el espectador, incluso cuando sale mal, sea apasionante.

About Beatriz Sainz de Rozas de la Serna

Alumna de 5º de Periodismo