“El Inspector”: una sátira mordaz del comunismo ruso

Un guión interesante, actores con ilusión, un acogedor salón de actos, risas nerviosas, gritos de desesperación. El cóctel ya estaba preparado; tan solo faltaba probarlo para dar el veredicto final. Y en este caso los catadores eran los espectadores que esperaban ansiosos a que se iluminase el escenario.

Estamos en el teatro, en el Centro Cultural Alfredo Kraus. La obra, El Inspector, de Nikolai Gogol. Los actores, alumnos del Centro Universitario Villanueva. ¡Arriba el telón!

Una música adaptada a la perfección a la Rusia del siglo XIX anunciaba la entrada en escena de un narrador ataviado con una bata con algún que otro resquicio de sangre. La atención creciente se hacía latente entre los presentes, que ayudaban a crear un clímax de silencio. La función había comenzado. Uno a uno se fueron presentando a un público cada vez más interesado en conocer la verdadera historia del inspector.

La caracterización de los actores

La perfecta caracterización de los personajes, quienes lucían coloristas ropas de la época, labios impregnados de un intenso color magenta, frases elocuentes, satíricas y burlescas, marcaron el curso de la obra, llenándola de risas y marcados silencios de tensión.

Los que allí estuvieron se aproximaron a la hipocresía del comunismo y de la falsa opinión pública de los lugares mas rurales. La falta de compañerismo, la pasividad ante lo ajeno, la proximidad “al sol que más calienta” mostraron mucho de la situación vivida en tiempos pasados, disfrazada por una obra teatral alegórica, mordaz hasta la saciedad de su autor.

El inspector es la figura utilizada como vehículo de viaje para muchas personas, curiosas de la historia, para conocer las experiencias que sucedieron en un remoto pueblo de un remoto lugar. No se puede echar en falta algo desconocido. Pero en este caso lo conocemos, lo requerimos, lo tomamos como ejemplo. Probablemente muchos de nosotros vemos el teatro como algo único y, una vez más, indispensable.

(Con información de Gloria García Montes)