Alberto Rodríguez: “El éxito de un director es hacer una película al terminar la anterior”

El director de cine Alberto Rodríguez acudió a las VIII Jornadas de la Comunicación que organiza, como cada año, el Centro Universitario Villanueva, y cuv3 tuvo la oportunidad de entrevistarle.

Alberto Rodríguez comenzó su carrera como director de largometrajes, con su ópera prima El factor Pilgrim, donde se adentró en una aventura londinense, sin tener casi dinero, sin actores y sin permisos para grabar. Según explica, fue una apuesta, gastó el dinero que tenía en ese momento que había ganado trabajando en la tele y reconoce que lo pasaron muy bien, “fue una especie de excursión de ocho amigos”. Dice que no sabía qué iba a pasar con la película, “si iba a terminar siendo un montón de latas debajo de una cama, si la iban a ver tus amigos o si iba a tener repercusión”. Finalmente tuvieron suerte y fueron al Festival de San Sebastián.

Más tarde, ha dirigido otras películas como, El traje, 7 vírgenes o After. Su última película, la recién estrenada, Grupo 7, protagonizada por Antonio de la Torre, Mario Casas o Inma Cuesta, está siendo todo un éxito en los cines de nuestro país, recaudando en su primer fin de semana un millón de euros.

En la segunda mesa redonda Bon Appetit, Cinco metros cuadrados o Grupo 7 fueron las películas protagonistas. Alberto Rodríguez habló de la suya, y explicó cómo comenzó la idea de Grupo 7.  Según cuenta, la idea proviene de un sumario que le facilitó un amigo abogado sobre un caso de narcotráfico en Sevilla en los años 80. Fueron muchos meses consultando la hemeroteca y tuvieron que recurrir a imágenes de archivo.

Recrear la Sevilla de los años 80

Respecto al guión, tardaron unos 3 ó 4 meses en escribirlo. “Se pierde mucho tiempo escribiendo el guión pero luego es mejor”, dice. Asegura que fue difícil recrear la Sevilla de los 80 porque todo ha cambiado, “queríamos sacar un teléfono móvil pero en aquella época no había”. Rodríguez explicó a los alumnos la idea concreta de los personajes: “Cuando pensamos que hay un bien todos miramos hacia otra parte, y eso hace que el paisaje desparezca, y eso es lo que hacen los personajes, miran hacia otro lado”.

Explica que escriben primero el guión sin pensar en quién lo va a interpretar, y una vez lo acaban eligen a los actores.  Al principio pensaron en una actriz para un papel determinado que finalmente no es la que sale en la película, por eso cree que se debe hacer el guión y luego escoger a los actores.

Durante la ronda de preguntas, Borja Cobeaga, director de Pagafantas o No controles, que había estado en la primera mesa redonda, preguntó al director de Grupo 7 en qué momento se les ocurrió hacer una película a lo largo de los años. Rodríguez respondió que todo viene marcado por el sumario, que hay elementos reales en la película pero muchos otros no.

Una alumna preguntó acerca de uno de los actores protagonistas del film, Mario Casas, el por qué le eligieron a él y no a otro. Alberto Rodríguez explicó que se fía mucho de la gente con la que trabaja y si las directoras de casting, confiaban en Mario, él también. “Además nos financian la película, es guapo y buen actor. Es un tío súper trabajador, llega por la mañana, hace su sesión de ensayos, hace preguntas sobre su personaje, sobre las secuencias, y no es nada estrella”. Reconoce que le están atacando mucho por este tema y dice: “¿Pero es malo que Mario esté ahí?”.

En un momento de la conferencia, dijo sentirse “abucharado”, es decir, avergonzado en su tierra, Sevilla, ya que en la sala los halagos no son pocos por el éxito cosechado en Grupo 7. Asegura que nadie sabe cómo se consigue el éxito de una película. “El éxito de un director es hacer una película y cuando la termina poder hacer otra”, concluye.

About Marta Aparicio

Alumna de 5º de Comunicación Audiovisual, Centro Universitario Villanueva. @Mart_aparicio