Usted pregunta, el actor responde: así son los videoencuentros de Antena 3

Jonathan Ruiz y Javier Mendo en un momento del videoencuentro

Hasta 7.000 mensajes llegan a la bandeja de entrada de los videoencuentros que organiza Antena 3 Multimedia, la plataforma que dirige, entre otros, Jonathan Ruiz, un serieadicto y cinéfilo de primera. Esos mensajes que envían los seguidores de estos encuentros con actores de series españolas o con cantantes, tienen que pasar por el filtro de este licenciado en Comunicación Audiovisual, que debe elegir las mejores preguntas para incluirlas en la entrevista que hará al invitado del día.

cuv3 ha estado en el plató de los videoencuentros de Antena 3 para conocer cómo se hacen estas entrevistas virtuales. En este caso, hemos conocido a Javier Mendo, quizá más conocido por ser “Borja” en la serie Los Protegidos, una ficción que emite esta cadena y que está a punto de despedirse de la pequeña pantalla.

Pregunta: ¿Cuál ha sido el videoencuentro más difícil de realizar?

Respuesta: Resulta curioso pero casi nunca me han resultado difíciles. Quizá, la vez más difícil fue, por unas circunstancias especiales, el de Martín Rivas, no por él sino por un problema personal que no quiso compartir, y es lógico. Llegó una hora y media tarde al videoencuentro y tuvimos que estar manteniendo a la gente que estaba esperando desde casa durante ese tiempo y que preguntaba si iba a venir. Estuvimos intentando amenizar esa espera y ya fue complicado por la manera en que arrancó el videoencuentro pero pese a eso, el resto…

P: Hasta qué punto puede preguntar a los invitados por el final de las series? ¿Hay un acuerdo entre las productoras y los responsables de los videoencuentros?

R: No se habla, es decir, es un acuerdo que no existe pero trabajamos para Antena 3, entonces, en nosotros también está saber que no podemos preguntar y desvelar más. Yo sé cómo acaban El secreto de Puente Viejo, Los Protegidos y sé quien muere; también El Barco; sé mucha información y sé hasta qué punto puedo contar. No puedes desvelar mucho. Te diré que a veces los actores se van de la lengua. Sin ir más lejos Priscila Delgado, una de las niñas de Los Protegidos. Le tuvimos que distraer a base de golosinas (risas) porque contaba el poder que iba a tener Maxi Iglesias en la siguiente temporada, sin ella darse cuenta. Hay otros actores que son muy conscientes de que no pueden contar nada. De hecho, El Internado, en la última temporada, había firmado un contrato de confidencialidad por el cual ni los actores ni todo aquel que formara parte del rodaje podía decir nada del final de la serie.

P: ¿Cómo se consigue que el invitado se abra cuando no es muy hablador?

R: Mi secreto es hacerle sentir al invitado de la manera más cómoda posible como si estuviera en una conversación con un amigo, e intentar transmitirle que nos conocemos de toda la vida para que se abra y para que me hable. Ellos llegan a una entrevista y se sientan con alguien a quien no conocen de nada para hablar durante 45 minutos. Cuanto más cómodo le hagas sentir, más se va a abrir y más te va a contar. A mí me funciona. Por suerte, siempre tengo cinco minutos antes del videoencuentro para hablar con ellos y decirles que va a ser una conversación muy tranquila entre amigos. Supongo que también tiene que ver en parte mi carácter o la forma en que yo llevo la entrevista porque luego muchos me agradecen los capotes que voy dando a lo largo de los 45 minutos que dura un videoencuentro.

P: En Twitter se define como “Viajero, serieadicto y cinéfilo”. ¿Trabajar aquí le ha hecho más serieadicto o ya era serieadicto y por eso hoy presenta los videoencuentros?

R: Trabajar aquí me ha hecho más serieadicto por la gente que he conocido. Antes veía mucha ficción española y cuando entré en Antena 3, por influencias y por gente que conocía, empecé a ver la primera serie que me recomendaron: A dos metros bajo tierra. Me fascinó. La siguiente que vi fue Perdidos, con la que me volví loco, parecía el centro de mi vida. A partir de ahí empecé a cogerle muchísimo gusto a la ficción. Veo mucha ficción nacional porque me gusta saber qué es lo que se hace, no sólo en Antena 3 sino en Telecinco y en otras cadenas. Veo por lo menos el piloto de todas las series, lo tengo como norma, pero sigo pensando que estamos muy lejos de la ficción que se hace fuera. Cuando veo producciones inglesas o americanas me doy cuenta de que estamos en el buen camino porque se empiezan a hacer cosas muy buenas y se empieza a apuntar muy alto pero nos falta, ¿eh?

P: ¿Qué es eso que le falta a la ficción española? ¿En qué falla?

R: Es curioso. Después de conocer a muchos actores, además de que me encanta charlar con ellos, muchas veces veo series españolas y me faltan buenos actores en las series, que sí veo en el cine español. Hay actores buenos en televisión pero, sin duda, más que por los actores, creo que hay un problema de guión en muchas de las series. Hay ideas muy buenas pero mal llevadas. Tengo amigos guionistas, aunque pueda sonar un poco mal, y creo que muchas veces falta el hacer un buen guión, potente, una buena historia que conmueva para que la gente se enganche. Parece que muchas veces escriben series españolas con patrones, ¿verdad? “Esto funciona, esto es una apuesta segura…” y de ahí no salen.

P: ¿Se ha planteado el equipo hacer videoencuentros con actores extranjeros?

R: Sí. Nos planteamos traer sobre todo a cantantes porque para traer a actores americanos es mucho más difícil. Yo creo que se escapa un poco de nuestras posibilidades, que son muy limitadas porque, aunque es verdad que hay ficciones extranjeras que emite Antena 3, como Downtown Abbey o Sherlock, creo que sería impensable porque también habría que hacerse cargo de los costes. Creo que no saldría rentable pero a mí me encantaría. Si me preguntan hacia dónde me gustaría que tendiesen los videoencuentros, me encantaría poder contar con estrellas internacionales. Sería un sueño. Aún no lo hemos hecho con actores pero se podría hacer.

P: ¿Le quita mucho tiempo estar al día con todas las ficciones para luego preparar los videoencuentros?

R: Sí. Tengo un truco y es algo que yo me autoexijo. Siempre que hago una entrevista me gusta saber de lo que hablo porque si tengo que echarle una mano al actor o si me está preguntando algo, quiero saber por dónde va y qué es lo que me está contando. Además, como exigente espectador de televisión que soy, cuando veo que un entrevistador pregunta algo al entrevistado me doy cuenta de si sabe de lo que habla o no. Es muy fácil pillarles y a mí no me gustaría que me pillasen en esas. Por lo tanto veo todas las series de Antena 3. Tengo un reproductor que me permite verlas al doble de velocidad. Lo veo muy rápido pero al menos sigo las tramas y estoy al tanto de todas las historias.

P: ¿Cón qué videoencuentro se queda? ¿Cuál ha sido el mejor?

R: Es muy difícil. Para mí uno de los mejores videoencuentros que he hecho o del que más orgulloso me siento fue el de Pablo Alborán. Le trajimos en un momento en que su carrera empezaba a despegar. Algunos veían que iba a ser una estrella. Dio un concierto en acústico para nosotros. Fue espectacular. Se trajo su guitarra y nos cantó cuatro o cinco canciones de su disco. Yo estaba nervioso y no suele pasarme eso. Pablo Alborán a mí me gustaba y ya había escuchado su disco. Han sido muchos videoencuentros. Uno muy bueno fue el que hicimos a Maxi Iglesias y Luis Fernández, que vinieron al final de la temporada pasada de Los Protegidos y fue un despropósito porque me las hicieron pasar canutas entre los dos. Son muy gamberros y me conocen desde hace muchos años. Ya han pasado la barrera de ser actores a ser amigos. Además, tuvimos implicación directa con fans, que nos mandaron un montaje que habían hecho y se lo enseñé a ellos. Fue difícil controlarles pero fue muy divertido.

About Marta Candela

Estudiante de 5º de Periodismo en el Centro Universitario Villanueva (Complutense). Twitter: @MCandela_ / E-mail: mcandelam@gmail.com