José Luis Restán: “La Iglesia ha aprendido con rapidez a comunicar”

José Luis Restán en una conferencia

José Luis Restán es licenciado en Caminos. Al acabar su carrera decidió estudiar  Periodismo, que ahora es la que le da de comer. Eligió este camino ya construido y no precisamente por él.  Ahora es director de la sección socio-religiosa de la Cadena Cope , donde dirige “La Linterna de la Iglesia” perteneciente a los informativos nocturnos de los viernes.

Pregunta: Sabiendo el panorama en el que se encuentran los medios de comunicación ¿Cómo transmitir por medio de estos la evangelización?

Respuesta: Hablando del corazón del hombre, de sus preguntas, necesidades y deseos. Es el mismo corazón el de creyentes y no creyentes, franceses y españoles. Hablando de esas preguntas que, muchas veces, son silenciadas en los medios de comunicación y mostrando a través del testimonio, la razón y el discurso que el cristianismo es la respuesta más completa al deseo de justicia, de paz, de verdad y de belleza que tiene el hombre desde siempre. Intentar transmitir esto a través de los programas y los formatos de los medios es un desafío diario. Si los comunicadores no vivimos eso no lo podemos comunicar, si lo vivimos tendremos que hacer el esfuerzo de transmitirlo adaptándolo a los formatos y a la dinámica propia del medio en el que trabajamos, en mi caso la radio.

P: ¿Tienen todos los medios fácil acceso a la Iglesia? ¿O la Iglesia teme dejar acceder a determinados medios por miedo a que divulguen mal su información o la utilicen para causar daño?

R: En España la Iglesia no se reserva información para algunos y para otros no. Siempre se podrá mejorar. La Iglesia ha aprendido muy rápido la técnica de la comunicación, pero en los últimos 20 años se ha avanzado muchísimo. Actualmente no es más opaca que cualquier otro tipo de institución política o empresarial, es más transparente y verdadera en su comunicación que otras entidades. Lo cual no significa que no haya que avanzar en una disposición de ánimo para entrar en la dinámica de la comunicación, sobre todo en personas que ejercen una responsabilidad, obispos, órdenes religiosas…que no están familiarizados con los medios de comunicación y que ven que hay medios que son hostiles a la Iglesia. Hay que ser bueno, pero no tonto. Aún tenemos que aprender y afrontar los medios, movernos como peces en el agua en el mundo de la comunicación. Pero ya digo, en todo lo que significa comunicación institucional, la Iglesia está al nivel de la mayoría de las entidades que hay en esta sociedad.

P: Hay muchos periodistas que afirman que antes era más fácil llegar a Juan Pablo II que ahora a Benedicto XVI. ¿Piensa que es verdad?

R: Quien dice esto muestra un desconocimiento claro. El Papa Benedicto en materia de comunicación ha hecho cosas que, lamento decir, no hizo Juan Pablo II. Ha concedido entrevistas a la televisión, respondido preguntas en directo y sin previa preparación a niños, seminaristas, sacerdotes… Ha autorizado entrevistas cuyas preguntas muchas veces no están formateadas como las de la entrevista de André Frossard a Juan Pablo II. Son afirmaciones que nacen del prejuicio y de esquemas previos. Otra cosa diferente es que Juan Pablo II, que venía del teatro  y de las artes y que tenía un dominio de la escena bastante impresionante sobre todo a través de la gestualidad, se hacía con la escena mediática de una manera diferente. Benedicto ha dicho claramente que no juega a intentar ser quien no es, tiene un temperamento y una forma distinta a la de su predecesor. Cada temperamento, lo sabemos, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Pero yo negaría a la mayor en el sentido de que con Benedicto la prensa está menos atendida o tiene menos fuente de recursos. Yo creo que no es así, que es un error.

P: Después de dos años sin Federico Jiménez Losantos en la Cope, ¿considera que estuvo bien su marcha? Y con esto ¿se han ganado un enemigo?

R: Jiménez Losantos ha tenido una influencia muy grande y un papel estelar, de hecho se hablaba de la radio de las estrellas. En la radio, los grandes comunicadores generan a su alrededor empatía y una gran pasión que no sucede en otro medio de comunicación. Tomamos esta decisión por razones de peso perfectamente explicables por las cuales la Cope decide que hay que iniciar una nueva etapa, de buscar otro modelo nuevo de mensaje, de que hay que defender más la propia marca Cope, que está siendo poco a poco desdibujada y sustituida por la marca Federico, que es legítima pero no es  la marca Cope. Pensamos que nuestra decisión iba a ser pacífica y sin causar cierto traumatismo, pero pensar eso era utópico. Está claro que ha habido disgustos en los oyentes, sobre todo en los que tenían cierta identificación, yo diría, de tipo pasional, no solo de razón sino también de sentimiento. Por parte de Cope no se habrá encontrado ni un solo minuto de emisión, desde los dos años que se fue, donde se haya atacado a Federico. Si te refieres al revés a lo mejor hubiese deducido otra cosa, pero no te la voy a decir yo.

P: Sin embargo, han salido ganando con los fichajes del carrusel deportivo de la SER al Partido de las 12 de la Cope. Además están también los nuevos fichajes para la programación del día.

R: Necesitábamos una inyección de audiencia y de moral. Sufrimos una sangría de audiencia en un primer momento y de la cual nos seguimos recuperando. Se produjo la pérdida de anunciantes y encima vino la crisis, todo se juntó, era la tormenta perfecta. Sin embargo, hemos puesto soluciones como el comunicador de la mañana con Sáenz de Buruaga y el de la noche con Juan Pablo Colmenarejo. Son grandes comunicadores y muy identificados con el producto que queríamos hacer. Pero necesitábamos también ese tirón del deporte porque queríamos rejuvenecer nuestra audiencia, que tiene una media de edad demasiada alta. Nos encantan los oyentes mayores, los cuidamos, los queremos, pero por ley de vida necesitamos pensar en dentro de 10, 15 o 20 años. Necesitamos  jóvenes y en ese sentido ha sido un éxito, una operación empresarial arriesgada, audaz, pero muy creativa, muy inteligente y que ha dado ya sus frutos y los seguirá dando.

About Yolanda Langdon

Periodista/Journalist @YolandaLangdon